Medicina natural, actualidad y economía

zinc selenium

El selenio y el zinc, dos importantes elementos para la salud humana y especialmente ante el cáncer

El selenio es un semimetal y el zinc un metal. Se les considera mini nutrientes; importante que sus presencias superen determinados límites, de manera que no motiven carencias.

Al selenio se le considera con poder especial contra el envejecimiento y el cáncer.

El zinc es un mineral requerido por el cuerpo para apoyar la función inmune y ayudar en diversas actividades celulares. Es un antioxidante para el cuerpo humano; ayuda a controlar un sistema inmunológico debilitado.
Primero se analizará el selenio, para después hacerlo con el zinc.

Selenio

El selenio era en 1957 un elemento químico componente de suelos y alimentos. En 1979 se publicaron estudios en animales y humanos en los que se puso de manifiesto su capacidad para combinarse con un aminoácido para crear una enzima, la glutation peroxidasa, de valor extraordinario para luchar contra los radicales libres y el cáncer.

Según Wikipedia, su “Papel Biológico” es el siguiente:

El selenio es un micronutriente para todas las formas de vida conocidas que se encuentra en el pan, los cereales, el pescado, las carnes, las lentejas, la cáscara de papa y los huevos. Está presente en el aminoácido selenocisteína y también se puede encontrar como selenometionina, reemplazando al azufre de la cisteína y la metionina respectivamente. Forma parte de las enzimas glutatión peroxidasa y tiorredoxina reductasa.

Nota: Más adelante se da información de alimentos de habitual alto contenido de selenio, bastante diferente a la dada en el párrafo anterior.

Es antioxidante, ayuda a neutralizar los radicales libres, induce la apoptosis (modalidad específica de muerte celular, implicada en el control del desarrollo y crecimiento; evita la formación de tumores), estimula el sistema inmunológico e interviene en el funcionamiento de la glándula tiroides.

Las investigaciones realizadas sugieren la existencia de una correlación entre el consumo de suplementos de selenio y la prevención del cáncer en humanos. De manera similar, algunos estudios han comprobado que algunas concentraciones de selenio resultan quimioprotectoras frente a la apoptosis inducida por estrés oxidativo.

Aún es tema de investigación, pero se sabe que la forma química en la que se encuentra el selenio (selenito, selenato o selenoaminoácidos) afecta a su absorción y a su posible toxicidad. Los datos actuales apuntan a que la forma orgánica (formando parte de proteínas como selenoaminoácidos) es la más beneficiosa para los animales. Además potencia el buen humor.

La deficiencia de selenio es relativamente rara, pero puede darse en pacientes con disfunciones intestinales severas o con nutrición exclusivamente parenteral, así como en poblaciones que dependan de alimentos cultivados en suelos pobres en selenio. La ingesta diaria recomendada para adultos es de 55-70 ?g; más de 400 ?g puede provocar efectos tóxicos (selenosis).

Nota: Más adelante se plantea que la deficiencia de selenio se hace más habitual.


De artículo “El mineral selenio demuestra ser un poderoso medicamento anti-cáncer”.
Fte: http://www.doctornews.org/el-mineral-selenio-demuestra-ser-un-poderoso-medicamento-anti-cance
Publicado en julio 24, 2012

De contenidos de este artículo, presento antecedentes que me han parecido especialmente interesantes.

Protege y estimula el sistema inmunitario, previene las arritmias cardíacas así como la muerte cardiaca súbita, neutraliza las toxinas, ayuda a eliminar los metales pesados como plomo y mercurio, interviene sobre la agregación plaquetaria al fluidificar la sangre y previene el envejecimiento.

Numerosos estudios científicos confirman que aportes alimentarios de selenio son capaces de reducir y prevenir la mortalidad por cáncer porque protege al organismo de la agresión oxidativa, y mejor si se le asocia a la vitamina E.

La administración de selenio disminuye en un 50% el índice de mortalidad en los tres cánceres más frecuentes: pulmón, próstata y colorrectal, y también previene el cáncer de mama en mujeres genéticamente predispuestas.

El selenio ha demostrado en múltiples estudios ser un arma eficaz en evitar diversos tipos de cáncer, incluido cánceres de mama, esófago, estómago, próstata, hígado y vejiga.

No es mucha la cantidad de gente que recibe la dosis recomendada de 200 microgramos al día. La mayoría de los ciudadanos de los EE.UU. solo recibe entre 60 y 100 microgramos de su alimentación según la publicación Disease Prevention and Treatment de la Fundación Life Extension. Esto significa que podría considerarse conveniente consumir suplementos.

El selenio se usó por primera vez en la medicina convencional como tratamiento contra la caspa, pero los conocimientos sobre sus beneficios se han ampliado mucho posteriormente. Hoy investigaciones revelan que el selenio, especialmente cuando se usa en conjunción con la vitamina C, vitamina E y beta-caroteno, trabaja para bloquear reacciones químicas que crean radicales libres en el cuerpo (que pueden causar daños en el ADN y causar cambios degenerativos en las células, conducentes a cánceres).

También ayuda a impedir que las moléculas de ADN se reproduzcan, en otras palabras, actúa para prevenir el desarrollo de tumores. “Contribuye hacia la muerte de células cancerígenas y pre-cancerígenas. Su muerte parece ser que ocurre antes de que se reproduzcan así ayudando a detener el cáncer antes de que se ponga en marcha”., dice el Dr. James Howensteine en A Physician´s Gude to Nature Health Products That Work.

Por otra parte el selenio hace a la quimioterapia más segura y eficaz

Además de prevenir la aparición del cáncer, también ha demostrado ayudar en ralentizar (lentificar) la evolución en pacientes que ya son cancerosos.

Según Life Extension Foundation, el uso de selenio durante la quimioterapia en combinación con vitamina A y vitamina E puede reducir la toxicidad de los fármacos de quimioterapia.

El selenio también ayuda “mejorar la eficacia de quimio, radiación e hipertermia a la vez que minimiza los daños en las células normales del paciente haciendo con ello que la terapia sea más bien una toxina selectiva”, dice Patrick Quillin en Beating Cancer with Nutrition.

Un estudio de 1996 del Dr. Larry Clark de la Universidad de Arizona mostró hasta qué punto es eficaz el selenio en la protección frente al cáncer. En el estudio de 1.300 personas mayores, la ocurrencia de cáncer en quienes tomaban 200 microgramos de selenio a diario durante unos siete años, se redujo en un 42% en comparación con las personas que recibieron un placebo. Las muertes de cáncer de quienes tomaban selenio se redujeron en casi la mitad según el estudio que fue publicado en Journal of the American Medical Association.

Aunque el estudio concluyó que el mineral ayudaba a proteger frente a todo tipo de cánceres, tenía un impacto particularmente potente en los cánceres de próstata, colorrectal y de pulmón.
Jean Carper en Miracle Cures, llamó a los hallazgos del Dr. Clark “un estudio de intervención en cáncer sin precedentes” que “reforzó la respetabilidad del uso de suplementos frente al cáncer a varios niveles”.

Fuentes alimenticias que aportan selenio

A pesar de que demasiado selenio puede ser tóxico para el cuerpo, investigaciones indican que la mayoría de la población no está recibiendo suficiente de este elemento esencial. Sin duda que la buena fuente es el selenio orgánico que contienen los alimentos.

Contenido de selenio en los suelos es algo muy importante a considerar

Eso se da para muchos micronutrientes tales como el yodo, el germanio que es un semimetal al igual que el selenio, y el zinc. Muy importante es el caso del yodo, cuya deficiencia en los suelos de regiones llamada bocígenas, generan alimentos pobres en yodo lo que motiva el bocio y el que puede llegar en zonas más aisladas a límites extremos con la aparición de cretinismo. En América Latina existen extensas superficies, distantes de la influencia del mar, en donde el bocio se ha hecho históricamente presente. El problema en gran parte se ha superado con la yodación de la sal y con el mayor consumo de alimentos provenientes de otras regiones que se va produciendo con el desarrollo económico y los mayores ingresos. Los problemas más serios se han presentado en los lugares más aislados.

Otros caso que me ha tocado conocer es el del germanio, también un micronutriente muy importante contra el cáncer; se señala que los suelos de Corea por ser ricos en germanio, hace que los ajos provenientes de ese país contengan bastante de este interesante elemento.

Por ello hay que considerar con prudencia los análisis de contenido de micronutrientes en los alimentos, porque pueden estar muy influidos por la presencia de aquellos en los suelos.

Se tiene información que hay algunas fuentes dietéticas buenas aportantes de selenio

Se mencionan a champiñones, yemas de huevo, mariscos, riñones de aves y ganado, hígado y músculos; verduras como el ajo, cebollas, brócoli, espárragos, tomates y otros, además de granos enteros también pueden ser buenas fuentes de selenio.

Sin embargo, debido a que el contenido de selenio en verduras y granos depende del grado de presencia de este elemento en el suelo de donde provienen, puede ser difícil para el consumidor medio saber cuánta cantidad del mineral están realmente recibiendo en sus dietas.

El contenido de selenio en los alimentos depende en gran medida del contenido de ceniza volcánica en la tierra donde ha sido cultivada las plantas alimenticias, con una cantidad más alta de ceniza volcánica arrojando niveles más altos de selenio” dice Sue Gebo en su libro What´s Left to Eat. Gebo añade que en general, la tierra del Oeste de los EE.UU. es más rica en selenio que la tierra de la parte Este.

De acuerdo con esto, la geografía puede tener un impacto significativo en la dieta.

En su libro Antioxidants Against Cancer, el autor, Ralph Moss PhD dice que una teoría por la cual los niveles de cáncer son tan altos en Linxian, China, apodada “capital mundial del cáncer”, es que la tierra es deficiente en los minerales esenciales selenio y zinc.

En el libro Earl Mindell´s Supplement Bible, Earl Mindell RPh PhD, se sugiere que parte de la razón por la cual los hombres americanos tienen cinco veces más probabilidades que los japoneses en fallecer de cáncer de próstata, podría ser porque en general “la dieta asiática contiene cuatro veces más selenio que la dieta media de los EE.UU.“.

Otra razón por la cual parece ser que es difícil que los americanos puedan obtener suficiente selenio es el procesado de muchos de sus alimentos que sufren antes de llegar a las estanterías de los supermercados. Mindell señala que por ejemplo, el procesado del trigo para convertirlo en harina blanca le resta una gran parte de su selenio.

Es interesante esta información, que robustece el planteamiento negativo que se está dando para el consumo de derivados refinados de cereales que favorecen el desarrollo de las células cancerígenas al ser esos refinados alimentos destacados de células cancerígenas cultivadas in vitrio. Se sumaría al negativo fenómeno alimentario, la reducción de la presencia del selenio.

Una manera de conseguir más selenio en tu dieta podría ser comer más alimentos cultivados orgánicamente que algunos estudios han demostrado que contienen más selenio además de niveles más altos de beta-caroteno y vitamina E. Estos dos elementos trabajan conjuntamente con el selenio en la prevención del cáncer, según el libro Alternative Medicine de Burton Goldberg.

El tema anterior merece a mi juicio más análisis, ya que los cultivos orgánicos no deben recibir fertilizantes químicos, que podrían contener micronutrientes.

Aunque dosis extremadamente altas de selenio pueden tener un efecto tóxico, la mayoría de las personas no corren riesgo de una sobredosis de este tipo y podría usar más mineral de hecho.

Simplemente con añadir más alimentos ricos en selenio tales como verduras de cultivo orgánico y frutas a tu dieta y tomar suplementos, puede ayudar a reducir tu riesgo de cáncer.

Otro efecto secundario positivo del selenio, según los autores de Eat and Heal, de los Editores de FC&A Medical Publishing, es que el selenio puede mejorar tu estado de ánimo. Estos editores escriben que “las personas que no comen suficientes alimentos ricos en selenio tienden a ser más irritables que las personas con una ingesta alta dietética según estudios recientes”. Así que cómete una nuez del Brasil y sonríe.

Nota: La nuez del Brasil tiene un muy alto contenido de selenio.

El selenio ha demostrado en múltiples estudios ser un arma eficaz en evitar diversos tipos de cáncer, incluido cáncer de mama, esófago, estómago, próstata, hígado y vejiga.

No es mucha la cantidad de gente que recibe la dosis recomendada de 200 microgramos al día. La mayoría de los ciudadanos de los EE.UU. recibe entre 60 y 100 microgramos de selenio al día de fuentes dietéticas según la publicación Disease Prevention and Treatment de la Fundación Life Extension.

Necesidades de consumo

Las necesidades diarias se cifran en 60 microgramos para las mujeres y 80 para los hombres, lo que equivale a 1 microgramo por kilo de peso, y la suplementación está particularmente indicada en los deportistas, en todas las personas cuyas resistencias e inmunidad están disminuidas, como los convalecientes, personas de edad o simplemente mayores. Nota. Cabe destacar que estas recomendaciones están distantes de los 200 microgramos señalados anteriormente como los niveles más convenientes; al parecer estos 200 microgramos le darían a la dosis el carácter de antioxidante.

La dosis media aportada por los alimentos se sitúa en unos 45 microgramos, totalmente insuficiente, mientras la “dosis antioxidante” se cifra en 200 microgramos al día.

La Comisión Europea, a través del Comité Científico para la Alimentación Humana, recomienda una dosis diaria entre 55 y 450 microgramos de selenio.

Nota: Llama la atención el amplio rango de la recomendación anterior.

Los alimentos más ricos en selenio, expresado en microgramos por 100 gramos de alimento son: nueces de Brasil o kokitos (1.300), cangrejo (260), mejillón (200), rape (una especie de pez)(200), merluza (130), riñones de cerdo (120), atún (110), hígado (77), sardina (60).

Otros alimentos que lo contienen: huevo (52), pan integral (50), nueces (40), chorizo (35), maní o cacahuete (33), pan blanco (26), carne de cerdo (20).

Tener presente que el contenido de selenio en los suelos puede influir en el que se tenga en sus productos cosechados, y además es posible que el contenido de los pastos y otros forrajes pueda influir en la presencia de selenio en los productos pecuarios.

Puede ser útil tomar selenio como suplemento solo bajo indicación médica.


Zinc

Según Wikipedia, el Papel biológico del zinc es el siguiente:

El zinc es un elemento químico esencial para los seres humanos y ciertos animales. El cuerpo humano contiene alrededor de 40 mg de zinc por kg y muchas enzimas funcionan con su concurso: interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos, estimula la actividad de aproximadamente 100 enzimas, colabora en el buen funcionamiento del sistema inmunitario, es necesario para la cicatrización de las heridas, interviene en las percepciones del gusto y el olfato y en la síntesis del ADN. El metal se encuentra en la insulina, las proteínas dedo de zinc (zinc finger) y diversas enzimas como la superóxido dismutasa.

Hay 2-4 gramos de zinc distribuidos en todo el cuerpo humano. La mayoría se encuentra en el cerebro, los músculos, los huesos, el riñón y el hígado, con las concentraciones más altas en la próstata y las partes del ojo. El semen es particularmente rico en este elemento, siendo un factor clave en la correcta función de la glándula prostática y en el crecimiento de los órganos reproductivos.

El zinc aumenta la testosterona en sangre indirectamente, funcionando como coenzima en el metabolismo de las hormonas masculinas por medio de su formación a través de la hormona luteinizante (LH), que estimula las células de Leydig. También previene que la testosterona se degrade en estrógeno por medio de la enzima aromatasa.

En el cerebro, el zinc se almacena en determinadas vesículas sinápticas mediante neuronas glutamatérgicas y puede “modular la excitabilidad del cerebro”. Desempeña un papel clave en la plasticidad sináptica y por lo tanto en el aprendizaje. Sin embargo, ha sido llamado el “caballo oscuro del cerebro” (“the brain’s dark horse”) ya que también puede comportarse como una neurotoxina, lo que sugiere que la adecuada homeostasis del zinc desempeña un papel fundamental en el funcionamiento normal del cerebro y del sistema nervioso central.

Deficiencia

La deficiencia de zinc perjudica al sistema inmunitario, genera retardo en el crecimiento y puede producir pérdida del cabello, diarrea, impotencia, lesiones oculares y de piel, pérdida de apetito, pérdida de peso, tardanza en la cicatrización de las heridas y anomalías en el sentido del olfato y el gusto.

Las causas que pueden provocar una deficiencia de zinc son la deficiente ingesta y la mala absorción del mineral —caso de alcoholismo que favorece su eliminación en la orina o dietas vegetarianas en las que la absorción de zinc es un 50% menor que de las carnes— o por su excesiva eliminación debido a desórdenes digestivos.

La carencia de zinc en los períodos de rápido crecimiento afecta negativamente el desarrollo cognitivo, cerebral y sexual.

Según el CSIC, este elemento tiene un papel de suma importancia en las funciones mediadas por neurotransmisores, actuando como modulador de la excitabilidad neuronal. En este sentido la deficiencia de zinc puede causar trastornos del humor y neurodegeneración, como depresión y Alzheimer.

Exceso

El exceso de zinc, denominado hipercincemia, se ha asociado con bajos niveles de cobre, alteraciones en la función del hierro, disminución de la función inmunológica y de los niveles del colesterol bueno HDL, vómitos, diarrea, daños a los riñones y depresión mental.

Zinc en la dieta

Se le encuentra en diversos alimentos, especialmente en aquellos ricos en proteínas, ya que el zinc queda retenido entre las mismas, como las ostras, carnes rojas, carne de cerdo, cordero, aves de corral, algunos pescados y mariscos.

Otras fuentes ricas en zinc son las habas, nueces, granos enteros y levadura.

Las frutas y las verduras no son habitualmente buenas fuentes, porque el zinc en las proteínas vegetales no tiene tanta biodisponibilidad para el ser humano como el zinc de las proteínas animales.

Los cereales integrales, las legumbres y los frutos secos son ricos en fitatos, que son conocidos bloqueantes del zinc. La biodisponibilidad del zinc en el pan leudado (fermentado con levadura) es mayor que en los productos sin levadura, ya que el proceso de leudado activa la fitasa, que descompone el ácido fítico.

El resultado es que mejora la biodisponibilidad del zinc.

La ingesta diaria recomendada de cinc ronda los 11-20 mg para hombres adultos, menor para bebés, niños, adolescentes y mujeres adultas (por su menor peso corporal) y algo mayor para mujeres embarazadas y durante la lactancia. La absorción del zinc es muy variable (entre un 20 y un 30 %), y aumenta cuando el consumo es bajo o cuando aumentan las necesidades.

Aunque los adultos vegetarianos tienen a menudo una ingesta menor que la de los omnívoros, parece que en general presentan un nivel adecuado de zinc, como se refleja en los niveles de zinc en sangre y en los estudios sobre el balance de zinc.

Las personas de la tercera edad, independientemente de su tipo de dieta, tienen un mayor riesgo de deficiencia de zinc.

Como el zinc, en general, se absorbe de manera menos efectiva a partir de una dieta vegetariana que de una dieta omnívora, es importante que los vegetarianos seleccionen alimentos ricos en zinc.

Fte: “Deficiencia de zinc y crecimiento del cáncer: ¿cuál es su riesgo?” Por el Dr. David Jockers DC, MS, CSCS
Fte: https://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&prev=search&rurl=

Resumen del artículo

 El zinc es un mineral requerido por el cuerpo para apoyar la función inmune y ayudar en diversas actividades celulares.

Desafortunadamente, un estimado del 25% de la población mundial (alrededor de 2 mil millones de personas) tiene una deficiencia de zinc.

  • Los expertos creen que la razón principal de la deficiencia de zinc es una dieta inadecuada. Una dieta rica en azúcar y carbohidratos evita que el cuerpo absorba adecuadamente el zinc. Los ácidos fíticos que se encuentran en las legumbres y granos pueden bloquear la absorción de zinc cuando se consumen en grandes cantidades.
  • La deficiencia de zinc es también común en las personas que carecen de la capacidad de absorber el mineral, como los que tienen síndrome de intestino con fugas. Tomar regularmente antiinflamatorios no esteroideos (NSAIDs) también puede afectar negativamente los niveles de zinc.
  • Algunos de los síntomas más comunes que pueden ser un signo de deficiencia de zinc incluyen: Inmunidad reducida, mala memoria, cáncer de mama y próstata, infertilidad, pérdida de libido, resfriados frecuentes o flus, pérdida de cabello anormal, proceso de pensamiento lento, manchas en las uñas, baja energía, insomnio, pérdida de sabor o de olor, problemas y alergias en los senos, erupciones cutáneas / eczema y pérdida de apetito
  • La deficiencia de zinc puede promover una variedad de cánceres humanos incluyendo esofágico, así como cánceres relacionados con el tracto digestivo, la cabeza y el cuello. Se ha demostrado que la suplementación con zinc reduce el número de tumores y la gravedad carcinogénica.
  • Las fuentes naturales de zinc incluyen: ostras, huevos, granos enteros, nueces, semillas, mariscos y carne. Los mariscos pueden acumular toxinas, por lo que las mejores opciones carne de vacuno y de órganos de animales alimentados por pastoreo directo, así como huevos producidos localmente a partir de animales criados en pasturas al 100%. Las fuentes de zinc a base de plantas se encuentran principalmente en semillas germinadas de zapallo o calabaza, cáñamo, girasol y chía.
  • Generalmente se recomienda a los adultos ingerir diariamente 8-11 miligramos de zinc. Sin embargo, expertos en salud funcional y nutricionistas más progresistas aconsejarán que se prefiera 30-40 mg / día. Exceder 100 mg / día puede crear reacciones adversas a la salud y realmente aumentar el riesgo de cáncer.

 

El zinc es un mineral requerido por el cuerpo para apoyar la función inmune y ayudar en diversas actividades celulares.

La mayor parte del mundo es deficiente en zinc. El zinc es esencial para el desarrollo de hormona sana y de las moléculas inmunes así como crecimiento humano. Este antioxidante fundamental para el cuerpo estimula y ayuda a controlar un sistema inmunológico debilitado.

Se estima que el 25% de la población mundial (alrededor de 2.000 millones de personas) tiene una deficiencia de zinc. Los expertos creen que la razón principal de la deficiencia de zinc es el resultado de una dieta inadecuada.

Se cree que las deficiencias de zinc contribuyen a 400 mil muertes al año. El zinc es especialmente importante para las mujeres embarazadas y los niños en crecimiento, ya que ayuda en el desarrollo cognitivo y regula las hormonas como la leptina, el IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina-1) y el cortisol.

Una dieta alta en azúcar y carbohidratos crea un equilibrio poco saludables de azúcar en la sangre evitando así que el cuerpo absorba adecuadamente el zinc.

Los ácidos fíticos que se encuentran en las legumbres y granos pueden bloquear la absorción de zinc cuando se consumen en grandes cantidades. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) también afectan adversamente los niveles de zinc cuando se toman regularmente.

Algunos de los síntomas más comunes que pueden ser un signo de deficiencia de zinc:

  • Inmunidad reducida
  • Mala memoria
  • Cáncer de mama y próstata
  • Esterilidad
  • Pérdida de libido
  • Resfriados frecuentes
  • Pérdida de pelo anormal
  • Proceso lento de pensamiento
  • Manchas en las uñas
  • Energía baja
  • Insomnio
  • Pérdida de sabor o olor
  • Problemas sinusales y alergias
  • Erupciones cutáneas / Eczema
  • Pérdida de apetito

El zinc es necesario para mantener la función inmune. Las enzimas superóxido dismutasa (SOD) son fuertes antioxidantes intracelulares que dependen del zinc para su estructura y función. Estas enzimas ayudan a inhibir la infección viral y los residuos tóxicos de la acumulación dentro de las matrices celulares. Protegen las secuencias genómicas de una célula que son responsables de la expresión génica.

El zinc disminuye la inflamación en el cuerpo

Nota: Tener presente que en general las inflamaciones favorecen la presencia del cáncer, como también su metástasis.

La respuesta inmune innata se activa cuando el sistema inmune detecta un patógeno y desencadena una serie de reacciones en el cuerpo.

El zinc reduce el desarrollo de células cancerosas

Está asociado con la inhibición de la angiogénesis en las células tumorales, así como la secreción de citoquinas inflamatorias. Se ha encontrado que el zinc estimula la muerte celular programada conocida como apoptosis en células anormales. Los eventos de apoptosis normales reducen el riesgo de crecimiento del cáncer.

La deficiencia de zinc puede promover una variedad de cánceres humanos, incluyendo esófago, así como los cánceres relacionados con el tracto digestivo, la cabeza y el cuello. Se ha demostrado que la suplementación con zinc reduce el número de tumores y la gravedad carcinogénica.

Es especialmente importante en los cánceres de próstata y de mama

Los investigadores encontraron un menor riesgo de desarrollo de cáncer en las personas con las mayores concentraciones de zinc. El mismo estudio también encontró que los individuos con los niveles más bajos de zinc en sus cuerpos tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer de mama.

La asociación entre la deficiencia de zinc y un mayor riesgo de cáncer de vejiga también existe

No solo la investigación encontró que los pacientes con cáncer de vejiga tienen bajos niveles de zinc, sino que el propio tejido canceroso tiene concentraciones de zinc significativamente bajas. Los investigadores concluyeron en que el suplemento de zinc a los pacientes con cáncer de vejiga estimula la apoptosis (muerte celular programada) y, en consecuencia, da como resultado un efecto anticancerígeno.

La suplementación de zinc también puede reducir el riesgo de cáncer de piel, sin embargo su asociación directa es incierta.

Se observa que el zinc reduce la inflamación, suprime el crecimiento anormal del tejido y disminuye la incidencia de lesiones cutáneas más grandes y tumores más deletéreos.

Deficiencia de zinc y el gen p53

El gen p53 es el principal gen que protege a los hombres del cáncer de próstata y las mujeres del cáncer de mama. Se dice que este gen es el guardián del genoma humano por sus beneficios protectores

Una mutación en el gen p53 incrementaría por lo tanto drásticamente el riesgo de desarrollo del cáncer. El zinc es esencial para el gen p53 a fin de reducir el riesgo de mutaciones de este protector vital.

Zinc apoya la producción y el uso de la progesterona

Así, una deficiencia de zinc aumenta la sensibilidad al estrógeno y disminuye la respuesta a la progesterona. Con el fin de equilibrar eficazmente las hormonas en estas mujeres, es esencial elevar los niveles de zinc y simultáneamente disminuir las concentraciones de boro, cobre y calcio.

Cómo hacer frente a una deficiencia de zinc a través de la suplementación

Las fuentes naturales de zinc se encuentran en las ostras, huevos, granos enteros, nueces, semillas, mariscos y carne. Debido a la bioacumulación tóxica en las ostras y los mariscos, estas fuentes deben ser limitadas. Las excelentes opciones incluyen carne de vacuno y carne orgánicas (alimentada con pasto), así como huevos producidos localmente a partir de aves criadas en pasturas al 100%.

Las fuentes de zinc a base de plantas se encuentran principalmente en semillas germinadas de zapallo, semillas de cáñamo, girasol y chía.

Generalmente se recomienda a los adultos tomar 8-11 miligramos de zinc diariamente. Sin embargo, expertos en salud funcional y nutricionistas más progresistas aconsejarán que se prefiera 30-40 mg / día. El consumo de concentraciones superiores a 100 mg / día pueden crear reacciones adversas de salud y en realidad aumentar el riesgo de cáncer.

Las mejores formas de zinc están en quelatos de aminoácidos tales como glicinato de zinc o bisglicinato, donde el zinc está unido a una o dos moléculas de glicina. La glicina es un aminoácido clave que ayuda con la fase 2 de desintoxicación del hígado, apoya la relajación y mejora los síntomas del insomnio. Otra buena forma es el orotate de zinc, que actúa como un antioxidante en el cuerpo como el glicinato de zinc.

Debe evitarse es el gluconato de zinc, que es el zinc conectado a una molécula de glucosa fermentada. Esta forma tiene un bajo nivel de biodisponibilidad en el cuerpo.

___________________

Escriba un comentario

4 respuestas

  1. Muy interesante artículo
    Estoy operada de by pass gastroyeyunal y malabsorbo todas las vitaminas sobre todo las solubles en grasa vitaminas c d b1b6 b12 k tengo anemia ferropenica y deficiencia de las vitaminas anteriores y en magnesio zinc y selenio desde hace 10 años y las suplementaciones me las tengo que buscar yo por internet sobre todo lo que no sean vitaminas que es lo único que me recetan
    Quisiera saber cómo suplementarme adecuadamente sobre todo pero si sólo puede informarme sobre selenio y zinc ya me ayudaría mucho porque hay tantos tipos y mezclas como estrellas en el universo
    Siento mucho si este mo es el sitio donde comentar esto si hay otro sitio más adecuado por favor diganmelo
    Gracias

  2. 14 de febrero de 2018
    Nuria:
    Pienso que su caso es para que sea analizado por un especialistas en nutrición clínica. Las recomendaciones deben surgir de una serie de análisis de su organismo y de su evolución después de la operación. Considero que no puede basarse la recomendación en consideraciones generales. Atentamente. Rolando

  3. Soy nuria
    Soy de Asturias encuentro muchas clínicas de nutrición pero no se como encontrar algún especialista en nutrición clínica
    Algún consejo

  4. 16 de febrero de 2018
    Nuria:
    En general en un buen hospital público o en una clínica de prestigio existen nutricionista especialistas en nutrición clínica. Atentamente. Rolando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos