Medicina natural, actualidad y economía

El modelo de desarrollo chileno muestra profundas debilidades, no sólo en lo económico sino que también en lo social y en lo político. Interesantes planteamientos de la socióloga Doris Cooper.

Nuestro modelo ha sido muy alabado interna y externamente por las posiciones neoliberales, opiniones muy divulgadas por la prensa mayoritaria. Desde los años 80 he estado criticando al modelo que ha generado tan fuertes debilidades, dentro de una estructura de desempleo permanente, que se agudizan en las crisis como en la que estamos entrando. La delincuencia se agudiza y se rejuvenece en forma impresionante y en violencia. Las cárceles no dan abasto a pesar de que aumentan las sanciones jurídicas que no llevan al delincuente a la prisión. Cada día se debilita más la familia como base fundamental de la sociedad; más de la mitad de los nacimientos están fuera de una familia legalmente constituida. Se observa una preocupante pérdida de valores a todos los niveles; desde los superiores que consideran como aceptable o lógico que disposiciones de la Constitución no se respeten, otros que sí cuando a ellos políticamente les convenga.; otras no se cumplen cuando a las dos parte, oposición y Gobierno les conviene. Poco se plantea el llegar a una autentica Constitución Nacional que nazca de profundos estudios, análisis y después aprobada por la voluntad mayoritaria nacional.

Me impresionaron las palabras de una distinguida socióloga, de Doris Cooper, en una entrevista de hace un par de semanas en Radio Cooperativa sobre la delincuencia y la violencia. Culpaba en gran parte de esto al desempleo, especialmente en la juventud, motivado por el debilitamiento de las pequeñas y medianas empresas por la apertura a los mercados externos y por la acción de las transnacionales que invaden los mercados mundiales con sus productos generados en los países de muy bajas remuneraciones. Las cárceles no dan abasto y en nada corrigen el comportamiento social de los que delinquen.


No conocía de Doris Cooper, pero coincidí con gran parte de sus inquietudes. Por ello me preocupé en conocer algo más de ella.

Antes de referirme a ella y sus opiniones, quiero recordar las palabras de un guía que nos acompañó en Dubai en una corta visita hace un par de años. Cuando le pregunté si había delincuencia me respondió de inmediato: “No, aquí hay empleo pleno”.

Hoy leo información de China comunista en que se teme que con la abundancia del desempleo, se calcula que unos 10 millones de personas que han emigrado al medio urbano se quedan sin trabajo, y se teme que aumente la delincuencia

Sobre Doris Cooper recogí un currículo breve y una interesante entrevista que se le hizo en el 2005. Presento las dos informaciones, que comfirman su competencia y autoridad sobre estas materias-

Sobre su currículo:

Socióloga. Ha realizado sus estudios de Pre y Postgrado en la Universidad de Chile, Vice presidenta de la Sociedad Chilena de Sexología y Educación Sexual, Directora de la Sociedad Chilena de Criminología, Directora Fundacional del Instituto de Criminología de Concepción y Vicepresidenta de la International Sociological Association ISA, del Research Commitee for the Sociology of Deviance and Social Control.
Se ha especializado en criminología, abocándose al desarrollo de investigaciones asociadas a la Marginalidad Social referentes a Problemas Sociales de la Delincuencia, Disciplinarios, Comportamiento Sexual Situacional, así como a la de los Mapuches, las Mujeres, Jóvenes, Pandillas, Control Social, etc. Durante 20 años, ha estudiado en terreno los diversos tipos delincuenciales en Chile, logrando elaborar varias teorías -del Continuo Subcultural de la Delincuencia, de la Economía Informal Alternativa Ilegal y de la Configuración Ideológica Capitalista.

Muy interesante es la entrevista que se le hace en la prensa, La Nación: Se le titula, Doris Cooper, criminóloga, entra al debate sobre la delincuencia

Domingo 2 de octubre de 2005

Los políticos están ciegos
En tiempos electorales, los políticos compiten en nuevas y más duras medidas represivas. La criminóloga Doris Cooper dice que la pobreza y el desempleo generan siempre más delincuentes de los que es posible encarcelar. Y que no sirve para nada construir más cárceles.

La Nación

Mauricio Becerra R.

Casi todos los candidatos del mundo han caído en la tentación de ofrecer infierno para los delincuentes como remedio a la criminalidad, y Chile no es la excepción. En las estadísticas de Naciones Unidas, Chile figura en lugares diversos: segundo por cada mil habitantes en robos (detrás de España), pero en el 45 en asesinatos.

También figuramos en altos lugares de criminalidad, en compañía de países como Finlandia, Suecia o Dinamarca; sin embargo, en estos lugares el 80% de la población manifiesta sentirse segura. Por ello, la ONU se ocupa de advertir que altos índices estadísticos suelen reflejar un buen funcionamiento del aparato policial y de justicia, más que una criminalidad desatada.

Para la criminóloga chilena Doris Cooper, el modelo económico es la causa principal de la delincuencia. Ella es tal vez quien más ha investigado el fenómeno en Chile. Es rigurosa: entrevista en cuatro regiones a todos los menores presos. Quizás ello explica su jerga, trufada de giros del hampa y terminologías sociológicas. Exige rigor científico, no sondeos de marketing político, a la hora de las decisiones en seguridad pública, pero su opinión parece que no cuenta: jamás nadie la ha consultado.

-Hace tiempo que usted viene desarrollando una tesis sobre la economía de los sectores más deprimidos socialmente que desemboca en la delincuencia.

-Existe lo que llamo una economía informal alternativa e ilegal propia de los pobres y desempleados a nivel planetario, sobre todo en América Latina. A partir del estudio con población privada de libertad en Chile, descubrí que operan distintos roles laborales: ladrones ladrones, o sea quienes se autodenominan así y se enmarcan dentro de una carrera delictiva sean adultos o menores de edad; los traficantes de drogas por menor; el comercio ambulante; el trabajo infantil, y finalmente la prostitución infanto-juvenil. Estas actividades son de quienes están marginados de participar en la economía formal y se potencia y adquiere magnitud según el grado de pobreza del país donde se enquista.

-¿Se podría sostener entonces que luego de una crisis económica los índices de delincuencia suben?

-Sí. Un ejemplo es Concepción, ciudad donde porcentualmente hay más menores presos, lo que coincide con la crisis del carbón ocurrida hace diez años. La crisis del 80 incrementó en tres veces la población penal en Chile.

-Las actuales políticas contra la delincuencia apuntan a subir las penas y aumentar las cárceles.

-Las proposiciones actuales de represión de la delincuencia están invirtiendo en recoger lo que el mismo sistema ha producido, para intentar rehabilitarlo. Estas medidas francamente son ya tardías, porque la etiología de la delincuencia es la falta de trabajo y esto se incrementa cada vez más porque a nivel mundial está ocurriendo un proceso que resulta dramático para los pobres del planeta.

-¿Eso explicaría la mayor incidencia de delitos cometidos por menores de edad últimamente?

-Hoy se empieza la carrera delictiva a menor edad. Según las últimas estimaciones serias, empiezan ahora a los seis años. Cada vez vemos niños más chicos que salen de sus hogares para tratar de encontrar alguna forma de subsistencia, al estar sus padres desempleados. Así parten como niños moscas, niños que suben a los camiones de la basura en movimiento, luego un porcentaje se empieza a prostituir en rotondas y algunas avenidas, otros tantos comienzan a cometer pequeños hurtos en las ferias libres y posteriormente empiezan a especializarse.

-O sea, más cárceles no es la solución.

-No entiendo cómo los políticos pueden ser tan ciegos. Pueden llenar Chile y América Latina de cárceles, pero no habrá efecto alguno sobre la génesis de la delincuencia, porque van a seguir naciendo niños extremadamente pobres.

-¿Hay muchos casos de niños o jóvenes que delinquen cuyos padres no pertenecían al mundo delincuencial?

-En las regiones Quinta, Octava, Novena y Metropolitana, donde encuesté a todos los niños privados de libertad, solamente el 8% de los padres son ladrones y en un 2% las madres están involucradas en el narcotráfico. O sea, sólo un 10%. Pero, eso sí, todos provienen de la más extrema pobreza.

-¿Cree adecuado entonces rebajar la edad de imputabilidad penal?

-La entrada al mundo de los ladrones no es de adulto ni a los 14 años, es de edad más temprana. La rebaja en la imputabilidad penal cuando más va a tener por efecto que los niños que comienzan a robar a los 14 años estén presos. Pero esos niños no son ladrones en términos estrictos, sino que su acción fue ocasional.

-Encarcelando más temprano, ¿hay verdaderas opciones de rehabilitación?

-En absoluto. Las actuales condiciones de empleo no alcanzan ni para toda la población económicamente activa, menos lo será para reintegrar a quienes han cometido delitos. En los bolsones de pobreza urbana marginal tenemos los roles laborales de obrero, comerciante ambulante, ladrones, traficantes y la prostitución. ¡Sólo los primeros tienen un trabajo legal!

-En el trabajo que ha hecho con niños y jóvenes recluidos, ¿cómo piensan ellos su futuro?

-Del total de niños privados de libertad, 72% ya se autopercibe como ladrón verdadero, por lo tanto ven su futuro dentro de esos marcos. Además, ya tienen todo un código ético, código penal, roles laborales y grados donde quienes tienen más prestigio son los asaltantes; en segundo lugar, los ladrones internacionales, y sucesivamente hacia abajo los monreros, los lanzas, los mecheros, los cuenteros, los atracadores y los que trabajan de toco robando autos. En su gran mayoría buscan juntar dinero e irse a robar a Europa.

-¿Hay un tipo específico de delincuente que provoca la tan manoseada inseguridad ciudadana?

-Sí, son los pandilleros o domésticos, como les llaman en las cárceles, que alcanzan al 28%, y son quienes roban en sus propias poblaciones. Los ladrones verdaderos castigan a los domésticos y a los que les roban a los mismos pobres, ya que uno de los valores principales de los ladrones verdaderos es robarle solamente a los ricos.

-¿Qué pasa con los delitos llamados de cuello y corbata?

-La proporción de las personas presas de clase media por delitos de estafa o malversación de fondos es muy baja si lo comparas con la cuantía del daño económico que cometen. Uno sólo de estos delitos equivale a dos mil delitos perpetrados por los de clase baja. Si comparas con los daños, que no son definidos como delitos, de gente de clase alta, como la corrupción, la cifra se expande. Hay un sesgo ahí dramático.

-¿Cómo explica la alta tasa de población femenina vinculada al tráfico de drogas?

-Ésta surge con el proceso de independencia de las mujeres en las zonas urbanas de dominación masculina, siendo el trabajo la forma principal de lograr independencia y respeto a sus derechos. Si bien, tanto las mujeres de clases altas y medias tienen su espacio laboral, las mujeres jefas de hogar más pobres del país optan por el microtráfico, negocio que compatibiliza la necesidad de generar ingresos con seguir siendo jefas de hogar, madres y dueñas de casa al mismo tiempo. Un 75% de las mujeres presas en Santiago por tráfico son jefas de hogar. Además, cualquier persona que sobrepasa la barrera de los 60 años ya no encuentra trabajo, por lo que también hay muchas ancianas sin libertad por esa causa.

-Supongo que dentro de toda esta discusión, sobre rebajar la responsabilidad penal o generar políticas contra la delincuencia, la han llamado alguna vez.

-Nunca, ni siquiera me han llamado para preguntarme. Y no lo digo por mí, sino que no es posible a estas alturas que se tomen decisiones políticas en este tema sin científicos de por medio que las discutan. Es un atentado contra la racionalidad, es irresponsable tomar decisiones y crear leyes sin una base científica. Me parece ilógico que se siga trabajando simplemente con las percepciones que los políticos consideran como lo correcto y lo adecuado, sin una racionalidad precisa y fundamentada de por medio. El problema es mucho más complejo de lo que se dice.

-¿Hay gente que sobra para el modelo económico?

-Sí, por supuesto. LND

_________________

Esta entrevista daría para un amplio análisis, por ahora el artículo lo dejo hasta aquí, sin dejar de señalar la impresión que me dejó esta entrevista. Algunas cosas uno las percibía, pero qué importante es oír esta cuenta de una persona tan calificada y con tanta experiencia.

Escriba un comentario

2 comentarios

  1. Conocí a Doris Cooper en 1992 , hace 21 años, en un evento internacional de la Sociedad Chilena de Sexología liderado por el Dr. Eduardo Pino en el Edificio Norambuena de calle Amunátegui. Me impresionó su rigor científico en lo que para mí era entonces contenidos de prensa amarilla y roja, la invité a exponer en mi Servicio de Obstetricia , Ginecología y Neonatología del Hospital Clínico San Borja Arriarán en donde dejó muy impresionados a todos mis compañeros de trabajo. La rutina asistencial y lo denso de la vida capitalina ha sido vertiginoso, me faltó coraje para acercarme nuevamente a ella cuando supe de un doloroso duelo familiar que le tocó vivir. Hoy trabajo en la Patagonia y quisiera rescatarla para invitarla a mostrarnos en nuestros centros laborales y comunitarios toda esta verdadera realidad por donde se nos escapa la vida tan dominada por egoismos mercantilistas globalizados…decidámosnos a terminar con la pobreza, con el hambre, con la inequidad , especialmente en educación y salud, y ojalá las cárceles impliquen trabajo productivo y digno desde el primer día de internado con habitaciones dignas autofinanciadas con el mismo trabajo ya sea de barrendero-as, pinches de cocina, maestros especializados, etc. obvio todo monitorizado por funcionarios públicos o privados honestos verdaderamente comprometidos con nuestra sociedad , con control de la calidad del trabajo. JULIA GONZALEZ RIVERA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos