Medicina natural, actualidad y economía

El tema de los cobros ilegales del Banco del Estado puede traer graves repercusiones. Lo abordado cubre menos del 10% de las cuentas de ahorro afectadas. Lo más grave es lo en torno a los millones de cuentas de ahorro a plazo

El reciente acuerdo del la Corte Suprema en contra del Banco del Estado ha terminado en una conciliación que ha significado que varias centenas de miles de poseedores de las libretas de ahorro a la vista tengan la posibilidad de recuperar los dineros de los que se apropió el banco estatal.

Debe hacerse un especial reconocimiento a Conadecus que presentó esa demanda colectiva, que fuera la primera. Además es meritorio que esta corporación siguió luchando por su éxito durante casi una década, con un mínimo apoyo externo y logrando saltar los obstáculos que una poderosa institución financiera puso, apoyado por prestigiados y eficaces abogados.

Cuando ya se estaba en los últimos trámites, se hace parte en la demanda colectiva el SERNAC; sin duda que esta intervención tuvo a mi juicio importante efecto positivo tanto en el fallo de la Corte Superior como sobre en lo que se consiguió en la conciliación, que se puede considerar como forzada por el ente superior de la justicia chilena.

Esta intervención postrera del SERNAC se ha usado políticamente como crítica a la Concertación, la que sin dudas fue responsable de las decisiones del Banco del Estado que establecieron estas cobranzas. Pero debe tenerse presente que mucho demoró el gobierno de la Alianza para tomar esta determinación, la que aparece en el último año de gobierno cuando ya gran parte de las batallas se había ganado. Tampoco la clase política de gobierno y de oposición se hizo presente en los diferentes períodos ni procuró actuar frente a esta tan perjudicial realidad.

Debe tenerse presente que este resultado sólo cubre un bajo porcentaje de los ahorrantes de los cuales el Banco del Estado se estuvo apropiando de sus patrimonios; sería menos de un 10%. El fuerte sector afectado fue el poseedor de las cuentas corrientes a plazo, que corresponde en alto grado a personas menores y a familias que confiaron en el Estado chileno que desde las primeras décadas del siglo pasado fomentó el ahorro a través de la entonces Caja Nacional de Ahorros. El país mantuvo así una política de Estado que pasó varios regímenes de gobierno incluso durante el largo periodo del gobierno militar, que algunos prefieren  a mi juicio merecidamente llamarlo dictadura, hasta pasar tres años del nuevo gobierno de derecha, de la Alianza, la que sólo al final, cuando el proceso estaba cerca de su exitosa maduración, aparecer SERNAC dando su muy útil respaldo.

Debo señalar que en mi opinión estamos en un grave problema nacional cuando esa masa de millones de chilenos tomen conciencia de cómo se les apropió de su patrimonio frente a la pasividad de tantas instituciones y de tantos responsables de la política chilena, pertenecientes ya sea a los gobiernos de turno como a los opositores.

Hay un tema de profunda ética económica y social; cómo reparar a esos millones de ahorrantes a los se les privó no sólo de beneficios sino que se les quitó patrimonio. Gran parte de los afectados son de sectores de bajos ingresos. Cabe preguntarse, con qué fin se hizo todo eso; habrá sido para prestigiar a los ejecutivos del Banco del Estado a base del aumento de sus utilidades o sus rentabilidades y/o para incrementar los ingresos fiscales a través de lo que puede denominarse uno de los más inmorales y regresivos tributos, ya que las utilidades del Banco del Estado no van a beneficio de particulares, sino a las arcas fiscales.

Pienso que millones de estos perjudicados creen que la pasada conciliación los favorece y los resarce. Cuando tomen conciencia de que eso no es así, es difícil imaginar las justificadas reacciones que se pueden generar. Sin duda esto desprestigia a la clase política nacional.

Mis inquietudes las he presentado tanto al SERNAC como a CONADECUS, corporación a la que pertenezco

Acompaño más adelante un reciente artículo que apareció en la página web de Conadecus (www.conadecus.cl), sin habérseme consultado, en que se presentan planteamientos y contenidos de publicaciones que desde hace años he estado haciendo. No reprocho el artículo ya que todo lo ahí incluido es parte de lo que yo he publicado al respecto.

Los Cobros indebidos que terminaron con el Sistema de Ahorro.

A continuación revisamos un interesante y extenso articulo escrito por Rolando Chateauneuf ex Vice Presidente de Conadecus en el año 2011, planteando el gran tema de fondo que encierra el caso de cobros indebido del Banco del Estado; El Término del Sistema de Ahorro de Miles de Chilenos.

Desde entonces instalamos la grave problemática que esconden los abusos contra los consumidores, cuando aún no existía apoyo de ningún organismo ni interés por sacar a la luz la infracción a la Ley del Consumidor. Sólo parece reaccionar CONADECUS iniciando un juicio en el 2004, el que sólo obtiene un fallo favorable en primera instancia en septiembre de 2011. Esto se ha iniciado principalmente por la intervención de tres personas que fueran funcionarios de la antigua Corporación de Fomento de la Producción, CORFO, los señores Emilio Carabantes, Iván Parra y Ernesto Benado. Yo también fui de CORFO.

Traté de oponerme a esta medida desde que se estableció. Lo hice mediante emails a Jaime Estévez a quien conocía y de presentaciones al Banco del Estado mismo. Plausible fue que a lo menos se nos produjera un diálogo, desgraciadamente en mi opinión, sin resultados positivos. Nada conseguí.

Señalo más adelante otras gestiones que realicé – Mandé cartas a los diarios, sin ningún resultado. Ninguna fue publicada: Preparé un extenso artículo con una distinguida persona que tuvo importancia en el quehacer político en altos cargos, para ser publicado en una prestigiada revista, sin resultado alguno. Incluyo más adelante lo que se preparó. Conversé con muchas personas sobre el tema y la mayoría me comentaba que éste era un abuso, que se sentía estafada y que ya había cerrado sus cuentas de ahorro en esa institución.

Revisando información de la prensa de entonces, me impresionó una entrevista en el 2003 en La Cuarta a Jaime Estévez, como Presidente del Banco del Estado. Extraigo de esa noticia unos de sus párrafos más relacionados con el tema.

– BancoEstado está reactualizando esa tradición que dice que las guaguas vienen con la marraqueta bajo el brazo, en el caso de ustedes con una cuenta de ahorro para los niños.

– Efectivamente, es una tradición muy bonita, que mucha gente mantiene, ya sean los padres que abren a sus hijos una libreta de ahorro o los padrinitos-cachos y queremos fortalecerla a través de la Libreta Ahorro Niño, con mejores condiciones. Como bautizo, regalamos a todos los niños que nacieron el 1 de septiembre, fecha en que celebramos nuestro 50 aniversario, una libreta con 10 mil pesos. Aprovechamos a través de La Cuarta, para que todas las mamás, papás o compadres, con el certificado de nacimiento en la mano y durante el mes de septiembre, se acerquen a cualquier sucursal nuestra y se les va a entregar el regalo. Con mucho gusto entregamos las primeras 21 libretas en el Hospital de Peñalolén, incluso con gemelos. Y quienes no hagan giros, van a tener un interés reforzado de un 10 por ciento en la cuenta de Ahorro Niño.

– ¿Qué hay de cierto en que la libreta físicamente va a ser reemplazada por tarjetas magnéticas?
– Se estimulará el uso de tarjetas para abaratar los costos del proceso, pero naturalmente las personas que quieran seguir teniendo la tradicional libreta la van a tener. Ya se sabe pública y masivamente de este negativo accionar del Banco del Estado, gracias a un primer fallo judicial.

Debe tenerse presente que esta medida de cobro de comisiones, le significó un importante aumento de sus utilidades a esta institución financiera y por tanto de su rentabilidad, que prestigió a su entonces presidente y seguramente a los demás miembros del Directorio. Este “éxito de gestión” ha sido a base de quitarle patrimonio a millones de personas, muchas de ellas de escasos recursos que confiaron en este ente financiero, sucesor de esa gran institución que fue la Caja Nacional de Ahorros.

En mi opinión esto constituye una inmoralidad social.

Estos millones de cuentas de ahorro y todo su desarrollo histórico del resultado del fomento de esta noble práctica del ahorro individual y familiar se fue destruyendo, frente a la pasividad de la sociedad, con una medida establecida por el primer gobierno socialista del periodo de la Concertación, medidas que continuaron en la Presidencia de Michelle Bachelet.

Los partidos políticos no reaccionaron a esto, ni partidos de Gobierno ni de Oposición. Tampoco al parecer hubo reacción en el Parlamento. Uno puede preguntarse a qué se debe todo esto.

¿O estamos muy equivocados los pocos que protestamos?.¿O hay una pasividad preocupante en la sociedad chilena?. ¿O el Banco del Estado tiene un poder fáctico alarmante?.

Me han comentado que la prensa no acepta nada escrito en contra de este banco estatal, por el riesgo de perder su publicidad, que sin dudas es generadora de altos ingresos. Le convendrá a un parlamentario, que habitualmente requiere recursos financieros para sus campañas, entrar en conflicto con este poderoso Banco del Estado.

Hoy vemos con el nuevo Gobierno que el sistema continúa y que además esta institución no sólo no fomenta el ahorro sino que estimula el endeudamiento personal y familiar, fomenta el consumismo con mensajes de aliento al fácil endeudamiento inicial sin intereses. Uno tiene el derecho a preguntarse, ¿qué es lo que está pasando en nuestro Chile?.

El juicio iniciado por CONADECUS en el 2004, sólo tiene hoy, después de 6 años, un primer fallo favorable que beneficiaría del orden de un millón de personas. Será de esperar que el Banco del Estado de hoy no apele a este fundamentado fallo. Ojalá que ello suceda.

Banco Estado abandona fomento al ahorro

¿Cumple sus obligaciones de fomentar el ahorro?, ¿Contribuye a una mejor distribución del ingreso?

Existe consenso en muchos economistas, que analizan la realidad chilena, que en el país debería incrementarse el ahorro nacional y, de forma imperiosa, mejorarse la distribución del ingreso. Lamentablemente, Chile se muestra como una de las naciones con más desiguales del mundo y, lo que es peor, con tendencias a agudizarse.

Una mejor distribución del ingreso contribuiría a un mayor bienestar de la población; a cumplir con valores de justicia social; y a reducir tensiones internas que parecen acentuarse. Por ello, el fomento del ahorro y el mejorar la distribución del ingreso debieran ser objetivos básicos de políticas de Estado.

El país, se puede decir, tuvo una política de Estado que se pudo considerar exitosa en el fomento del ahorro. Fue iniciada por la desaparecida Caja Nacional de Ahorros, que lo fomentó desde los años 30 del siglo pasado y lo continuó el Banco del Estado, con la incorporación del sistema reajustable.

Su éxito pudo medirse por los millones de cuentas de ahorro, especialmente a plazo, que se abrieron en el país. Se estimuló el ahorro en los niños, en particular en el sistema escolar, y se creó conciencia en los padres sobre lo conveniente de abrir cuentas a sus hijos e incluso a sus nietos. Se creó así un verdadero patrimonio social nacional en torno a esta inmensa red de ahorrantes.

Lamentablemente, a partir del Gobierno del Presidente Lagos y con Jaime Estévez como presidente de BancoEstado, se inició el cobro de una comisión trimestral fija a las cuentas a plazo, reajustada también trimestralmente y de un monto independiente de los saldos depositados. El nuevo proceder golpeaba así a los que tenían menos fondos, posiblemente a los más pobres y a las familias que más cuentas individuales de ahorro tenían.

Muchos ahorrantes vieron en esta forma de proceder, sin ser informados seriamente, que su pequeño patrimonio, formado con esfuerzo y sacrificio, se fue destruyendo. Eso significó, al desaparecer sus saldos como consecuencia de que los bajos intereses devengados eran inferiores a los descuentos por comisiones, que no sólo su capital se redujera sino que incluso desapareciera, procediendo la institución bancaria a cerrar sus cuentas. Otros al ver que sus fondos se reducían, procedieron a cerrar sus cuentas antes de perder más.

Qué penoso es que BancoEstado, por aumentar sus utilidades y con ello posiblemente “prestigiar a sus autoridades”, haya procedido así, destruyendo ese esfuerzo casi centenario que constituyó ese verdadero capital social de la magnitud impresionante de ahorrantes de todo el territorio nacional y de los valores que se llegó a inculcar en nuestra población. No se puede dejar de señalar que estas comisiones han llegado a constituir uno de los impuestos más regresivos que han existido. Se les saca no sólo ingresos, sino que patrimonios a los más pobres, para aumentar las utilidades de BancoEstado, las que pasan a ser ingresos fiscales.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos