Medicina natural, actualidad y economía

En el día internacional de la mujer, una mancha negra en la política chilena. El ataque a la Presidenta Bachelet

Cuesta creer que en un día como hoy se actúe con tanta bajeza en contra de una mujer chilena, la primera presidente de Chile del género y que hoy prestigia al país y a sus mujeres en tan alto cargo en las Naciones Unidas, desde donde por ética no puede defenderse. Parece increíble que políticos chilenos y mujeres con esas características se presten para ello. Afortunadamente una voz como la de Lily Pérez, de un partido de Gobierno, no se presta a ello, no sólo con el silencio sino que con su voz critica fundadamente tal proceder. Hay políticos de valer en todos los partidos.

Un grupo de sus colaboradores en altos cargos, especialmente mujeres, han salido a su defensa.

No pocas críticas se le pueden hacer justificadamente al gobierno de Michelle Bachelet; en todo esto siempre hay juicios de valores. Las crítica honestas son constructivas y pueden ayudar a que en un futuro su gobierno pueda ser mejor. Pero esas críticas no se hacen, se hacen las otras.

Con qué bajeza se le ha cuestionado frente a su accionar inmediato después del gran terremoto y los maremotos del 27 de febrero. Tempranamente ella se hizo presente con su sencillez para tratar de ayudar. Cómo se ha buscado en cada una de sus actuaciones algo en dónde basarse para atacarla. Cómo se le ha culpado incluso de generar muertos y desaparecidos. No cabe dudas que nadie quiso que esa tragedia llegara a esos extremos. Sin duda que hay culpables no intencionales, pero los hay. Lanzarse contra ellos, especialmente contra hombres de la Marina, es riesgoso, puede traer costos políticos; es más seguro lanzarse contra la primera dama.

Ella puede haber tenido alguna culpa remota. Uno puede preguntarse, por qué se sacó al Dr. Alberto Maturana del cargo de ONEMI y por qué se alejó a ese oficial de marina con quien ese tan preparado profesional formaba un valioso equipo. Los conocimientos y la experiencia del Dr. Maturana eran reconocidos en el mundo entero; su palabra daba confianza a la sociedad, a los chilenos

Hoy parece no haber mayor preocupación por instalar equipos desde años existentes, para ayudar frente a sismos futuros. Hasta se culpa a la Contraloría por demorar su pronunciamiento sobre un convenio entre Gobierno y Universidad de Chile. Uno tiene derecho a preguntarse si se requiere realmente un visto bueno previo de la Contraloría para poner en vigencia un convenio de esa naturaleza; podrá ella invalidar un convenio que necesita operar con premura. Estoy cierto de que si alguna falla tuviese, el convenio puede perfeccionarse, pero no invalidarse.

Sólo en una oportunidad estuve en una reunión profesional con Michelle Bachelet. Me impresionó su actuación. Era entonces ministra de Salud y se trataba de una reunión especialmente con médicos en que uno de los temas versaba sobre una proposición de políticas para enfrentar las enfermedades catastróficas hospitalarias. Yo estaba como economista colaborando desde la Universidad de Chile en este trabajo.

Tuve así presente en un interesante debate sobre aspectos de salud en que la ministra enfrentaba posiciones de médicos presentes. Me impresionó la forma como actuó, con qué claridad y firmeza lo hizo; capté que no se le rebatieron sus planteamientos.

Tengo un recuerdo de una reunión social en casa de una familia amiga en La Cisterna, yo viví 27 años de mi niñez y juventud en esa comuna. En la conversación se hizo referencia a la familia Bachelet, vecina del sector. Surgió en la conversación un gran reconocimiento al General Bachelet, un hombre muy querido y apreciado; se llegó a hablar de su hija Michelle. Se comentaba que la conocieron como una niña muy estudiosa e inteligente; al parecer era extraordinaria.

Mucho me extrañó cuando el presidente Lagos la designa ministra de Defensa. Recuerdo que estaba en el extranjero. Yo no lo podía creer. Cómo designaba a una mujer a cargo de las Fuerzas Armadas que tan mal habían tratado a su padre. Los acontecimientos posteriores y otras informaciones que tuve, me llevaron a pensar que fue una atinada designación. Ella tenía posgrados en temas relacionados con las fuerzas armadas; sin duda que parece extraño en una doctora; posiblemente esa formación le sirvió para llegar a ser tan gran estadista, de prestigio mundial que la lleva a uno de los más altos cargos de Naciones Unidas.

Muchas de estas cosas no las conoce gran parte del electorado nacional, pero su desempeño público la ha hecho ganadora de un gran apoyo ciudadano. Ella irradia simpatía y confianza, dos cualidades importantes para ganarse al electorado.

Escriba un comentario

4 respuestas

  1. 12 de marzo de 2013
    César: Gracias por tu opinión. No es un artículo como los que escribo habitualmente. Pero me sentí obligado a hacerlo. Saludos. Rolando

  2. Don Rolando, me encanta su blog y lo sigo desde hace tiempo. Tengo 28 años y como ciudadana me parece de muy mal gusto el ataque a Michele Bachelet.

    Algo muy importante que rescato de sus palabras “Hay políticos de valer en todos los partidos”, eso me permite seguir informándome y preocupandome de tener una opinión; a pesar de que la política me decepcione a menudo… 🙂 Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos