Extraña actitud de un par de ministros de Gobierno en sus declaraciones. Convendría que los ministros sean más cautos en sus declaraciones. Otras inquietudes

  1. Cuestionamiento de la Ministra del Trabajo al reparto de dividendo de las AFP
  2. Reiteradas discutibles palabras del Ministro de Salud
  3. Ministro del Hacienda manifiesta voluntad de donar el 30% de su sueldo de Ministro

Paso a referirme a estos temas en particular:

1. Cuestionamiento de la Ministra del Trabajo al reparto de dividendo de las AFP

 Me preocupó la extraña la noticia que aparece en El Mercurio en su edición del día 20 de abril de 2020, la que puede ser errada pero no ha sido desmentida. Ella se encabeza por:

Ministra del Trabajo critica a las AFP por repartir utilidades. 
‘Son señales bastante equívocas hoy en día’, dijo. Administradoras han anunciado dividendos por uno US$ 180 millones”

Menciona a tres AFP (Provida, Habitat y Capital). Respecto a Habitat señala que repartiría el 30,05% de sus utilidades. Entiendo que este porcentaje es casi el mínimo que una empresa que se transa en la Bolsa, como es Habitat, tiene la obligación legal de repartir. Repartir menos o no repartir sería un delito legal.

Me extraña que sea la Ministra del Trabajo que se refiera a esta materia, tan alejada de su cartera. He revisado los antecedentes profesionales de la Ministra en Wikipedia y se aprecia que es una brillante profesional y académica de varias universidades, de una amplia formación profesional:

  • Abogada. Licenciada en Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC).
  • Licenciada en Historia.
  • Magister en Derecho Público de la misma universidad.

Puede llamar la atención que una Ministra abogada cuestione a una empresa que se ve forzada por ley a un reparto del 30% de sus utilidades a sus accionistas.

Con su intervención en algún grado puede contribuir al descontento que se presenta en importantes sectores de la sociedad contra las AFP. Cabe recordar que en las violentas protestas iniciadas en octubre de 2019, se hizo presente el importante apoyo al lema “no más AFP”.

Se ha desarrollado en Chile desde hace varios años una reacción bastante amplia en contra de las AFP por razones sin duda en muchos aspectos justificada, pero ellas existen legalmente. Sin embargo es preocupante que una ministra de Estado letrada entre a criticarlas publicamente porque reparten utilidades cuando tienen la obligación de hacerlo.


Convendría analizar,

¿por qué se les critica tanto a las AFP?

Debe recordarse que el sistema nace en el período de la Dictadura Militar, cuando se cambia el sistema previsional chileno calificado como de reparto basado en un conjunto de instituciones denominadas Cajas Previsionales, siendo las más importantes las de: Seguro Obrero, Empleados Públicos , Empleados Particulares y Fuerzas Armadas. Era un sistema con diferencias entre sí derivadas de distintas disposiciones legales por las que fueron creadas. Muchos esfuerzos se hicieron antes por modificar el sistema, sin mayores resultados.

Se inicia el cambio junto al otro sistema de reparto que se mantuvo, el de la Caja de las Fuerzas Armadas (con una serie de privilegios). Las restantes se agruparon en un solo instituto que las integró administrativamente en el llamado Instituto de Normalización Previsional  (INP), el cual se estimó transitorio mientras que se esperaba que todo el conjunto pasara a sistema de capitalización individual, lo que no se pudo concretizar. Éste pasó a asumir funciones permanentes y a denominarse Instituto de Previsión Social (IPS), el que fue recibiendo posteriormente nuevas responsabilidades de carácter permanente.

Los asegurados de las diferentes cajas existentes en aquel entonces fueron obligados a pasarse al nuevo sistema de capitalización individual, salvo a los de las Fuerzas Armadas. El principal estímulo para ello fue el hacer un menor descuento previsional en el nuevo sistema y por lo tanto, el imponente pasó a recibir una mayor remuneración líquida. Se afirmó entonces que las pensiones del nuevo sistema se asemejarían mucho a los montos de las últimas remuneraciones como empleado antes de jubilar; además se señaló que más adelante el traslado sería obligatorio, lo que no sucedió.

Los primeros que se trasladaron próximos a jubilar, recibieron buenas pensiones, al parecer porque las inversiones del sistema en compra de acciones tuvieron una apreciable revalorización por esta nueva demanda por acciones.

El nuevo sistema daba una jubilación a base del fondo acumulado y la esperanza de vida del pensionado. El aumento de la esperanza de vida se tradujo en una baja de los montos mensuales de la jubilación contrastando con lo sucedido con el anterior sistema, el de reparto, en que nada afectaba al monto de su pensión de jubilado, la mayor esperanza de vida del nuevo pensionado al momento de jubilar.


Volviendo a lo que habrían sido las expresiones de la ministra del Trabajo, no he observado críticas directas. Bien podría haberse dicho “pastelera a tus pasteles” y no contribuir a incrementar en la opinión pública la enemistad contra las AFP, que puede contribuir al renacimiento de los actos de violencia del pasado una vez que se aminoren los problemas derivados de la pandemia del COVID-19.

Sí me llamó la atención el contenido de la carta al Director de El Mercurio del 21 de abril de 2020 escrita por don Pablo González (Gerente General de Inversiones de la Construcción ILC S.A.), que se titula  “Repartición de dividendos” tiene fuertes contenidos críticos. Menciono en cursiva lo textual.

Estos van dirigidos expresamente a:

“… lo que sorprende es que connotados periodistas,  panelistas informados, comentaristas supuestamente letrados y políticos profesionales utilicen la vitrina de columnas de opinión, cuentas de Twitter y programas radiales para cuestionar el reparto de dividendos, olvidando de manera malintencionada el simple funcionamiento del mercado de capitales (regulado por la Comisión para el Mercado Financiero) exigiendo a sus accionistas, particularmente a los de AFP Habitat a que desconozcan la ley, para así ganar votos, followers y likes en redes sociales”.

La ley a la que se refiere el señor González es la 18.046 que obliga a las sociedades anónimas que se transan en la Bolsa a repartir a lo menos el 30% de las utilidades.

“Es importante que todos ellos revisen la propuesta de dividendos de AFP para su próxima  Junta Ordinaria de Accionistas, la que, evidentemente y con una esperable comprensión del entorno país, se ajustará al mínimo legal, tal como lo solicitó el propio ministro de Hacienda”.

No sé si este gerente es abogado, pero seguramente está asesorado por competentes profesionales. Cuesta dudar que esté equivocado en la ley que menciona y en su contenido.

Me llama la atención que en el último párrafo se entienda que el ministro de Hacienda haya solicitado que los dividendos repartidos se limiten al mínimo legal vigente. No sé cuáles son los beneficios de ello, el dejar más dineros inmovilizados en la empresa. En cambio no pocos pequeños accionistas estén experimentando reducciones de ingresos, por la contracción económica,  entre otras razones por las moratorias en el pago de arriendos. Además repartos mayores pueden influir positivamente en una mayor demanda, que contribuye a alentar la economía y también a una captación de mayores impuestos.


2. Reiteradas discutibles palabras del Ministro de Salud

Me referiré brevemente a este tema, que ya parece superado y que al parecer, creó serias preocupaciones al Gobierno.

Sin duda que el ministro de Salud ha dado un valioso aporte a enfrentar este flagelo y da garantías de una valiosa labor. Muy buen expositor, sus presentaciones tiene un muy ordenado contenido, generando una visión muy útil en su conjunto como en sus diversos contenidos.

Desgraciadamente sale de pronto con extrañas expresiones muy personalistas, que dañan relaciones sociales y políticas, las que son muy necesarias especialmente en las situaciones delicadas en que se encuentra el país.

Me recuerdo una expresión que se daba de un jefe que tenía reacciones similares. Se decía que “era como una vaca que daba decenas de litros de leche en la ordeña manual, pero que después le daba una patada al balde”.

El alejamiento del ministro de su cargo sería gravísimo. Mucho se habla que vendrán tiempos muy difíciles. Su partida sería posiblemente nefasta para el país, pero para él esto podría beneficiarlo en su imagen a futuro, cuando la situación se agudice y él no sea ya Ministro, puesto que se puede estimar que esa situación se haya generado por su ida.

Afortunadamente al parecer el Ministro ha moderado las expresiones repentinas de su personalidad, algo individualista.


3. Ministro de Hacienda manifiesta voluntad de donar el 30% de su sueldo ministerial

Afortunadamente su declaración no tuvo mayor repercusión y al parecer habría generado molestias en personeros de Gobierno.

El tema es delicado; ha habido bastante demagogia en la reducción de las remuneraciones de funcionarios del Estado. Ello al parecer ha nacido de las consideradas altas remuneraciones de los  parlamentarios, y de las proposiciones de nuevos parlamentarios especialmente jóvenes de la oposición. También se ha mencionado altos honorarios que reciben los nuevos personeros de Gobierno que se integran a la administración pública. Incluso se ha pensado en que son altas las remuneraciones en la judicatura al llegar a los grados más elevados.

Aunque no son personeros propiamente de Gobierno, se han mencionado altísimos ingresos que reciben algunos Conservadores de Bienes Raíces y de otras responsabilidades similares.

Hubo molestias en el Poder Judicial y en el personal administrativo y de colaboración a parlamentarios del Poder Legislativo.

Se ha llegado a considerar que sea el Directorio del Banco Central que proponga una política de remuneraciones para el Sector Público. Lo que afortunadamente no prosperó, seguramente por planteamientos del mismo Banco Central.

El debate hoy está en plena discusión

Diversos parlamentarios sugieren rebajas en sus dietas de distintos porcentajes. Otros sugieren que una organización de Gobierno encargada de promover las mejores designaciones en los altos mandos de la administración pública, sea la encargada de proponer o fijar las remuneraciones en los altos cargos.

Habría proposiciones que estas fijaciones se establezcan para fechas futuras, bastante distanciadas. Y al parecer muchas otras alternativas se están analizando.

Esto a mi juicio está distrayendo al Poder Legislativo en algo bastante estéril, por no decir imposible de que llegue a resultados positivos. Bien debería dedicar el Parlamento este tiempo a temas de mucha mayor importancia como sería una reforma tributaria y a promover políticas, programas y proyectos a favor del desarrollo del país y de la creación de empleo formal.

Cuántos personeros no tienen comprometidos sus remuneraciones futuras a base de endeudamiento considerando sus ingresos futuros que estaban garantizados.

El tema de las renuncias voluntarias a remuneraciones no es tan claro y más complejo aún son los compromisos de donar parte de sus remuneraciones.

Cada cabeza de familia tiene situaciones muy distintas, diferentes cargas familiares, costos muy diversos en educación de sus hijos, situaciones de sus padres, compromisos de donaciones a diferentes instituciones, diferencias en situaciones de salud, etc.

LO QUE DEBIERA GENERARSE ES UNA CAMBIO EN EL SISTEMA TRIBUTARIO, EL QUE DEBIERA DESCANSAR EN GRADO IMPORTANTE EN UN IMPUESTOS PROGRESIVO A LOS INGRESOS PERSONALES, COMO SE DA EN LA MAYORÍA DE LOS PAÍSES DEL NIVEL DE DESARROLLO DE CHILE.

EN CAMBIO EN NUESTRO PAÍS EL PRESUPUESTO ESTÁ EN GRADO PODRÍA DECIRSE EXAGERADO DEPENDIENTE DEL IVA A UNA TASA UNIFORME, LO QUE CONSTITUYE UN IMPUESTO REGRESIVO.

Una nueva tributación no sólo captaría los limitados ingresos que se generarían con las rebajas de remuneraciones a quienes sirven al sector público, sino que también a muchos más de privados, en que se encuentran los más altos ingresos personales.

No puedo dejar de manifestar mi inquietud sobre la falta de madurez política de servidores de alto nivel público como también de los jóvenes parlamentarios de oposición, que carecen de una alta visión política, como también de otros de oposición que están más preocupados de cosas menores que creen darles prestigio. En grado importante ha contribuido que la Presidencia de la Cámara de Diputados haya quedado en un representante de la minoría de Gobierno.

¿Algo que decir? comparta con nosotros un mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.