Medicina natural, actualidad y economía

Forma conveniente de reducir el peso excesivo. Comer menos y mejor y más actividad física

 

Este es un tema bastante importante, cada vez lo es más debido los aumentos porcentuales de la población que muestra sobrepeso y obesidad

Hay bastante consenso en cuanto a dos grandes causas que pueden considerarse de esta negativa evolución, la excesiva y deficiente alimentación por una parte y la reducción de la actividad física por otra.

Así se puede ir profundizando en lo que serían las causas inmediatas de estas dos causas principales e ir haciéndolo más hacia atrás. Podríamos desarrollar de esta manera lo que se llama un “Modelo analítico causal”.

El tema sin dudas que puede abordarse desde dos ángulos diferentes, uno desde el de la salud pública y el otro desde el problema de una persona particular. En esta última situación toma importancia el metabolismo basal propio de la persona.

No soy un especialista en estas materias pero algo me ha tocado conocer del tema, tanto desde el análisis de salud pública como también conocer sobre casos individuales, incluso de mi propio organismo..

En el último tiempo se ha tenido en discusión algunas dietas en especial, recomendadas por algunos destacados médicos. También bastante se ha comentado y escrito sobre la llamada dieta mediterránea, que ha mostrado positivos resultados. Otras de las dieta que estuvo de moda en los años ochenta fue el de la clínica Mayo. Sobre estas dietas especiales hay fundadas críticas.

Iniciaré el tema desde esta visión individual. Una persona llega al sobrepeso y a la obesidad principalmente por la elevada ingesta de energía, frente al gasto que de ella hace principalmente en su actividad física. Las dietas basadas en proteínas si bien tienen efectos rápidos en la baja de peso, afectarían el metabolismo basal lo que motivaría facilidades futuras a aumentar más de peso.

Así surge la recomendación básica “de perogrullo”: Comer en general menos en torno a una dieta muy variada, a una mejor dieta y hacer más actividad física”. Con esto se logra una lenta pero sostenida baja de peso, lo ganado al respecto se conserva más fácilmente.

La sociedad del mundo desarrollado o en desarrollo tiende a requerimientos menores de energía; con los avances tecnológicos, el esfuerzo humano productivo es decir la intensidad del trabajo físico se reduce; la mecanización y los adelantes tecnológicos hacen tender a ello. Por otra parte se van dando tendencias a un mayor sedentarismo, a menos actividad física, desde la misma niñez.

 

Cómo llegar al peso conveniente

Mucho se ha escrito sobre métodos para lograr alcanzar los pesos deseados. Uno de los más recientes cuestionados es el de la dieta de proteínas,

A base de mis limitados conocimientos alimentarios, la dieta de proteína tiene sus efectos benéficos, ya la proteína actúa como alimento esencialmente calórico cuando hay subalimentación, lo que se llama “quemar la proteína al ser usada sólo como aporte calórico, que es el que primero pide el organismo, para después que sean utilizados plenamente los aminoácidos que en su conjunto pasan a ser los alimentos más importantes para el organismo.

Me ha llamado mucho la atención en lo que he leído en torno a alimentación y cáncer, que el exceso de proteínas pasa a ser ellos un nutriente muy importante de las células cancerosas y uno de los tratamientos contra el cáncer es reducir el aporte proteico de una dieta, consumir menos carnes especialmente de las llamada rojas, menos leche e incluso menos leguminosas; éstas tiene del orden del doble de contenido proteico que los cereales, por ello se recomienda los cereales en mayor proporción y con mínimos refinamientos. Los alimentos refinados, especialmente el azúcar blanca y para nosotros el trigo, se recomiendan ser sustituidos por azúcar menos refinada (azúcar morena, antiguamente llama azúcar sindicato, ya que se les daba a los trabajadores por ser de costo más bajo y ahora acusa en el mercado precio sensiblemente más altos) y por harinas más integrales, especialmente en el pan. En países tropicales y subtropicales se consume bastante el producto cristalizado obtenido del jugo de la caña de azúcar, llamado en varios países “panela”, producto que ahora es nutricionalmente más recomendado entre otras razones por el tema del cáncer. Además la panela es rica en algunos minerales y otros nutrientes menores, que no están presentes en el azúcar refinado, ya que el proceso industrial los elimina.

Con la leche también se han modificado los hábitos siguiendo las recomendaciones nutricionales. Antes en zonas productoras, incluso en las industrias lecheras que fabricaban mantequilla, la leche descremada se botaba o se vendía a muy bajo precio para la alimentación de cerdos. La leche se pagaba por su contenido de materia grasa. Hoy la situación es diferente; la leche descremada tiene en general precio más alto que la entera.

Con lo que he leído y por la experiencia, me atrevo a hacer las siguientes recomendaciones para bajar de peso:

1. Importante es comer menos y mejorar la dieta. Enriquecerla en verduras y frutas y en productos menos refinados. Reducir el consumo de grasas, aceites y sal. Ser cuidadoso en no eliminar en términos absolutos ciertos consumos que eran altos, por ejemplo el pan.

2. Se recomienda un buen desayuno y la comida de la noche que sea más liviana.

3. Ser más ordenado en las comidas, en lo posible hacerlas sólo en las horas recomendadas, para unas cuatro comidas diarias. No consumir a deshoras.

4. No debe pretenderse lograr reducciones de pesos aceleradas. No más allá de medio a un kilo en la semana. A mayor peso y en los inicios se logran descensos mayores.

5. Pesarse diariamente en la mañana antes de desayunar, Seguramente apreciará que si el día o los días antes ha comido más se reflejará en aumento de peso. Ello ayuda a tomar más conciencia de la adecuada alimentación en magnitud y calidad de la dieta. Importante conocer cuál es el peso máximo normal, especialmente relacionado con su altura. Ha tomado importancia considerar la obesidad llamada abdominal que es la más riesgosa para el organismo; la circunferencia abdominal máxima recomendada para adultos; la que varía según sexo, para el varón, 102 cm, para mujer 88 cm.

6. Puede ser conveniente hacer eventuales ayunos o comer menos de lo normal. Podrá captar que primero se siente hambre y si no come al poco tiempo el hambre desaparece. El organismo empieza a obtener la energía faltante usando sus propias grasas de reservas acumuladas.

7. Muy importante aumentar la actividad física. Cada caso persona debe asesorarse para ello. En general aumentar más las actividades habituales tales como caminar o correr; subir y bajar escaleras y utilizar menos ascensores y escaleras mecánicas. Hacer más deportes e iniciar gimnasia o hacer más de ella.

8. Habría plantas medicinales y algunos alimentos que contribuyen a reducir las grasas acumuladas. Puede mencionarse por ejemplo la leche de alpiste que contendría lipasa, contribuyente a reducir las grasas. Como hierba estaría el toronjil cuyano a Marrubium vulgare. Hay otros alimentos que reducen el apetito; mención especial se hace en favor de un mayor consumo de agua como tal antes de las comidas.

9. Importante usar menos sal en los alimentos y especialmente en platos que se consumen. Además de generar menos apetito, reduce algunas serias anormalidades orgánicas como el aumento de la presión sanguínea.

En resumen, comer menos y mejor y hacer más actividad física.

Más adelante me referiré algo más a las causas de un creciente sobrepeso y la mayor obesidad. Además presento dos dietas más recientemente recomendadas, una de ellas la basada en proteínas a la que se le atribuyen varios efectos negativos y la otra en torno a lo que recomienda el médico Frédéric Saldmann, de contenidos bien reconocidos.

Cambios en la actividad física

En el pasado era común que gran parte de los escolares tuviesen que recorre a pie distancias de cierta consideración para llegar a su establecimiento educacional y después para regresar a su hogar. Hoy se usa mucho más la movilización colectiva o el traslado de los escolares en autos de sus padres o por servicios motorizados especiales para escolares. Los que somos mayores meditemos como han ido cambiando los hábitos de vida para personas de edades similares a través de los años. Recuerdo de niño cuánto tiempo dedicaba en la semana a jugar futbol en los patios del colegio y en los potreros cercanos a donde uno vivía o en terrenos urbanos eriazos; incluso recuerdo las pichangas que se armaban en calles de Santiago, jugando hasta con pelotas de trapo.

Eran tiempos en que las pelotas de futbol eran comparativamente caras. Cuántos clubes deportivos existían en los barrios y cómo se iban formando cada vez más. Recuerdo de mis años de niño y joven en la comuna de La Cisterna entre los años 1936 y 1959 que viví allá.

Cómo han cambiado los tiempos. Qué difícil es ahora practicar deportes. Además cuesta más dedicar tiempo a la actividad física espontánea como la del pasado; la atracción de la televisión y el “deporte televisivo” que otros líderes practican nos llevan a una pasividad frente a la pantalla. Muchos han dejado hacer el esfuerzo físico de llegar a ser espectador en un estadio para ver un partido, en parte con los movimientos extras y repentinos de felicidad o rabia frente a un gol en el estadio. Cuántos de los que íbamos a los estadios hoy a última hora prendemos el televisor para ver el partido y mientras lo hacemos estamos bebiendo gaseosas ricas en azúcar y consumiendo otras comidas llamadas vulgarmente “chatarra”; motivados estos consumos por la publicidad, los premios y los agregado especiales para hacerlos apetitosos e incluso hasta para crear dependencias.

Recuerdo allá por los mediados de los años cuarenta del siglo pasado cuando llega a mi liceo en La Cisterna, que era de los salesianos, uno de esos atractivos nuevos camiones amarillos de la Coca Cola a regalarnos en el patio masivamente las atractivas botellas con esta bebida. Llegó bastante a gustarme esta cola, que más tarde a muchos nos atraía cuando la consumíamos como “cuba libre” (Coca cola con ron). Hoy entiendo que una de las bebidas más consumidas por la juventud, especialmente en los fines de semana, es una cola con pisco. Es la cola internación que se mezcla con el componente alcohólico propio de cada país.

Ha sido impresionante el cómo se ha aumentado en el mundo el consumo de las bebidas gaseosas y también las alcohólicas, especialmente la cerveza. Cómo estos consumos se asocian al deporte pasivo. El rojo bus que trasporta a nuestra selección que se le televisa durante su trayecto hasta el estadio, gentileza de una cola. O los grabados en las camisetas deportivas con la identificación de una marca determinada de cerveza. .

A continuación presento dos artículos de presa relativamente recientes sobre estos temas, el primero se refiere a la dieta basada en alto consumo de proteínas y el otro en referencia a las recomendaciones del médico Frédéric Saldmann:
________________
El colegio de médicos francés expulsa a Dukan, autor de célebre dieta. Fue sometido a un juicio de ética por afectar la salud de sus pacientes.

El Mercurio, 28 de enero de 2014

PARíS.- El colegio de médicos francés anunció este lunes la expulsión del doctor Pierre Dukan, autor de una célebre dieta que lleva su nombre, por haber hecho promoción comercial de su régimen.

La decisión fue adoptada por la cámara disciplinaria del colegio y, en la práctica, no tendrá ningún efecto, porque el propio Dukan ya se había dado de baja de este organismo en abril de 2012, poco después de su jubilación, en desacuerdo con sus colegas.

Pese a ello, el colegio de médicos mantuvo el proceso disciplinario contra el dietista, autor de un método que, según sus propias estimaciones, ha llegado a 40 millones de personas en todo el mundo.

El famoso “método Dukan”, basado en una dieta de alto contenido proteico, ha provocado las críticas de muchos colegas, que consideran que puede crear desequilibrios alimentarios en los pacientes.

Además de los fines comerciales de sus prácticas, el colegio de médicos reprochó a Dukan haber querido introducir en el bachillerato francés una opción dedicada a la lucha contra la obesidad.

En declaraciones a la emisora “RTL”, el médico afirmó sentirse tranquilo, consideró su expulsión como “una vieja historia” y acusó a sus colegas de no querer evolucionar.

“Es una vieja instancia que continúa su camino, es su problema no el mío (…) No me atacan a mí, atacan a alguien que quiere cambiar algo en Francia, que ha creado un fenómeno social”, señaló.

Dukan defendió su dieta que consideró que “ha frenado la progresión del sobrepeso” y consideró que la decisión de sus pares le da “un impulso para seguir avanzando”.

“Me digo que a mis 70 años tengo que acelerar, porque me necesitan y porque se puede ganar la guerra del sobrepeso”, indicó. En cuanto al uso comercial de su dieta, Dukan aseguró que, gracias a la misma, muchos pacientes han podido perder peso por tan solo 6 euros, que es el precio de su libro, del que ha vendido 13 millones de ejemplares en el mundo.

El dietista recordó que entre sus seguidores se encuentra el presidente francés, François Hollande, que adelgazó mucho en los meses previos a la campaña electoral que en 2012 le llevó al Elíseo.

Dukan reconoció que el jefe del Estado ha engordado desde entonces y lo consideró “normal” dado “el estrés, el de la vida y el del amor”.
___________________
Médico entrega las claves para combatir el exceso de peso de forma natural

En “El mejor medicamento eres tú”, Frédéric Saldmann revela otros secretos para que las personas se protejan y curen de las enfermedades, sin tener que recurrir a los remedios.

Emol 19 de abril de 2014

Frédéric Saldmann es un cardiólogo, nutricionista y especialista en higiene en el Hospital Européen Georges-Pompidou de París, y durante los años que lleva ejerciendo la medicina, se ha dado cuenta de que el escuchar, explorar, diagnosticar y extender recetas a sus pacientes, en realidad no es la mejor forma para curar una enfermedad.

Es por esto que en su libro “El mejor medicamento eres tú” (Aguilar), este médico francés presenta una nueva forma de tratar eficazmente lo síntomas y las enfermedades, activando y utilizando las capacidades que tanto el cerebro como el cuerpo humano tienen.

“Albergamos en el fondo de nosotros medicamentos innatos para tratarnos, pero no los empleamos. Somos nuestra propia medicina, pero no lo sabemos”, plantea Saldmann.

En este sentido, el especialista afirma por ejemplo, que la amigdalitis o la gripe son enfermedades que se curan solas, sin la necesidad de recurrir a un médico o a medicamentos. “No hay que comportarse como una persona asistida en lo que a salud se refiere, sino como un emprendedor activo”, es su llamado.

Saldmann considera que su libro puede compararse con una navaja suiza, ya que “es multiusos y permite afrontar de manera inmediata y práctica todas las situaciones”. De hecho, en él entrega -entre otras- recetas para mejorar el sueño, para luchar contra las enfermedades infecciosas, para eliminar el estrés y, por supuesto, para combatir el exceso de peso.

En este último tema, el médico sostiene que la clave está en “controlar la alimentación sin privarse del placer de comer”. De esta manera, entrega una serie de ideas para “engañar el hambre”, tales como:

– Chocolate negro: afirma que si es 100% negro, interrumpe la pulsión alimentaria o antojos.

– Azafrán: dice que tiene un efecto anti picoteo y aumenta en forma significativa la sensación de saciedad.

– Agua: asegura que tomar dos vasos grandes antes de participar en un aperitivo o empezar una comida tomando un gran vaso, permite controlar mejor el apetito.

– Reloj: señala que hacer pausas de cinco minutos cuando llevas la mitad del plato, o entre plato y plato, permite reeducar el centro de saciedad para que cumpla su papel de regulador del apetito.

– Clara de huevo: la califica como “la estrella de los inhibidores del apetito de origen proteico”, ya que provoca una excelente sensación de saciedad que dura varias horas y, a la vez, no contiene grasa ni colesterol.

El especialista francés también sostiene en su libro que la sal, además de ser una amenaza para la salud si se consume en exceso, es muy eficaz para abrir el apetito, por lo que no es una buena aliada para quienes desean regular su peso. Así, aconseja no poner el salero en la mesa, no echar sal antes de probar la comida y acostumbrarse a cocinar sin ella.

“Al principio, los alimentos les parecerán insípidos y desabridos. Eso dura unos quince días. El apetito disminuye claramente (…) Protegerán sus arterias, y el riesgo de padecer cáncer de estómago será mucho menor. Y la guinda del pastel es que su apetito será mucho más fácil de controlar”, asegura.

Asimismo, Saldmann recomienda reemplazar la sal por pimienta, la que -dice- “ha demostrado ser un aliado interesante para adelgazar”. Afirma que permite disminuir el apetito, facilita la digestión reduciendo las flatulencias y que, además, está en estudio si actúa quemando grasas e inhibiendo la adipogénesis (formación de grasas de reservas).

Los postres y los platos “light”

El médico señala que un truco para controlar los antojos por azúcar es comenzar el día comiendo un postre en el desayuno. “Las personas que empiezan por la mañana con lo ‘prohibido de lo prohibido’, es decir el postre, parten con la casilla del dulce ya marcada. Por consiguiente, ese postre matinal regularía la sensación de hambre para todo el día”, explica.

Eso sí, advierte que lo mejor para mantener la línea es abstenerse de tomar postre en cada comida y en su lugar reemplazarlo, por ejemplo, con un té verde.

Respecto a los llamados platos “light”, Saldmann dice que no siempre son la mejor opción cuando de cuidar la línea se trata. ¿La razón? La cantidad de comida que traen a veces es tan poca, que terminan por desencadenar un apetito enorme muchas veces imposible de controlar.

Por esto, su sugerencia es recurrir a alimentos que tienen la capacidad de producir mucha sensación de saciedad, pero que aportan una tasa muy baja de calorías, como las callampas, los tomates o las papas al vapor. “Una ensalada compuesta con estos alimentos, presentada en una gran ensaladera y sazonada con hierbas frescas y una pizca de vinagre balsámico representa un aporte calórico reducido y originará una excelente sensación de saciedad”, asegura.

Finalmente, el médico indica que otro excelente método para perder peso sin esfuerzo es centrarse en el presente y fijarse en aquellos detalles que mejoran las sensaciones de bienestar. “Si engulles de forma mecánica la comida mientras piensas en otra cosa, corres el riesgo de ingerir demasiados alimentos (…) No hay nada más triste -y malo para la salud- que tomar calorías y coger kilos comiendo platos que no merecen la pena”, concluye.

_________________________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos