Medicina natural, actualidad y economía

Graves problemas económicos y sociales que experimenta Chile en que sus causas no son analizadas en profundidad. El tema de la generación de empleos y de ingresos es fundamental

También lo es el tema de la vivienda. Desde luego muchos otros.

En varios artículos anteriores he señalado la necesidad de hacer un profundo diagnóstico de los problemas que enfrenta nuestro país, especialmente en los temas económicos y sociales. Llegar a conocer sus causas y consecuencias, como también hacer prognosis, es decir qué sucedería si no se toman medidas correctivas.

Desgraciadamente en Chile abandonamos nuestra planificación del desarrollo, que tanto nos sirvió en el pasado; desgraciadamente la planificación se la asocia al socialismo, lo que no es necesariamente verdad. Con la planificación es muy probable que se hubiera conseguido una mejor distribución del ingreso y tendríamos una menor y no creciente delincuencia.

Hoy  aparece en El Mercurio en la primera página de su cuerpo C, un largo artículo que se titula “Comercio ambulante se extiende desde el corazón de Santiago entre anuncios de fiscalizaciones y permisos”. Es interesante analizarlo. Posee un rico contenido en cuanto a las características del problema.

Días atrás leí una de las cartas dirigidas al director de este diario, en que el remitente se quejaba de la administración del Metro porque no se controlaba la venta de productos en sus trenes como también en los pasillos de acceso a las estaciones. El Metro dispone de guardias que incluso portan arma, pero poco actúan. El hacerlo no es fácil, genera violencia contra vendedores y de estos contra los guardias; hay tristes experiencias.

Días atrás observé que en Providencia, entre la estación Tobalaba  del Metro y la escalera mecánica de uno de los acceso a Cordillera Center, que la calle estaba llena de vendedores. Me impresionó que una señora tuviera para la venta dos pequeñas bolsas de paltas a dos mil pesos cada una. En genera,l pocas personas les compran. No hace mucho recuerdo que nadie estaba vendiendo; la vigilancia de carabineros y personal de la Municipalidad de Providencia estaban presentes para impedir que se instalaran los vendedores.

Providencia es una comuna que tiene recursos financieros, personal de vigilancia y disponibilidad relativamente buena de carabineros. Es interesante saber por qué ahora no se actúa contra estos vendedores. Será por sentimientos humanitarios de una alcaldesa de derecha o el actuar puede generar serios conflictos sociales.

Muchos de los que participan en estas ventas lo hacen para obtener un mínimo de ingreso para su subsistencia. Seguramente los guardias están conscientes de ello. Como seguramente lo están los carabineros que tienen que actuar en este terreno o bien en la frontera del norte contra los inmigrantes, a veces mujeres solas con su o sus hijos; no pocas de esas personas son cultas y respetuosas, especialmente en las venezolanas. Cómo impedirles los carabineros a que pasen la frontera a personas que vienen en graves condiciones de salud y una vez que ingresan cómo expulsarlas; ellos no están facultados para esto último y además, seguramente no lo desean hacer, por lógicas razones; sentimientos humanos. Alto riesgo de muerte de los expulsados o de los que se les impide el ingreso.

Dos temas importantes se hacen presente hoy, uno de causas nacionales y otro de causas externas, imposible de eliminarlas como es la inmigración ilegal. No así las causas nacionales, especialmente representadas por la falta de empleo y la carencia de una política en el tema, que parece que nadie o muy pocos la consideran necesaria y menos imprescindible.

Cabe preguntarse, cuánto de la delincuencia creciente es consecuencia de la imposibilidad de obtener un trabajo digno. Cuánta población joven de las poblaciones se ven motivadas a incorporarse al reparto de la droga en su propia población. Sería interesante investigar sobre este tema.

Volviendo al comercio de ambulantes del “corazón de Santiago”, como lo menciona el artículo de El Mercurio; éste cruza el tema de empleo para fuerza de trabajo nacional, con los inmigrantes, especialmente haitianos, que buscan una fuente de ingresos para sus supervivencias. Se han producido encuentros violentos entre organizaciones informales de vendedores chilenos y de haitianos. Esos combates parece que se pretende ocultarlos. Por otra parte en esos sectores de gran presencia de vendedores clandestinos, se hace presente la delincuencia, parte de ella violenta.

Por otra parte, es conocida la situación en uno de los puentes del Mapocho que favorece el acceso a la Vega Central; allí se instalan delincuentes que asaltan a personas que circulan por él. Ellos son detenidos por carabineros, pero a los pocos días vuelven a hacerse presente. No pocos de esos asaltantes han sido detenidos decenas de veces, pero rápidamente la Justicia los deja en libertad.

No olvidemos que Chile es uno de los país que más porcentajes de su población está detenida en cárceles.

La nueva alcaldesa de Santiago ha planteado ampliar en unos 1000 cupos los permisos para la venta callejera, sin duda medida que muy poco mejora la situación existente. Puede sí servir para que la venta callejera se extienda a otros barrios y con ello arrastre a muchos otros que se incorporen a este mercado callejero sin poseer los permisos legales. Se sabe lo que ha ido sucediendo con las ferias libres, con locales autorizados a los que se le agregan los llamados “coleros”, que compiten con los autorizados, que tienen mayores costos tanto por sus inversiones en instalaciones, como por el cumplimiento de otras regulaciones y desde ya, los pagos a las municipalidades por sus derechos de vendedores formales.

En un país desarrollado, y quizás en todos los países, es una obligación del Estado generar empleo a quien quiera trabajar. En dos formas, ya sea estableciendo políticas que permitan o motiven al sector privado crear empleo o bien, el Estado mismo, lo contrata para generar servicios e inversiones que no perjudiquen a la actividad privada.

Recuerdo el caso de Suecia que para enfrentar la crisis económica mundial de comienzos de los años 30 del siglo pasado, generó empleo en reforestación y en fabricar adoquines. De esas actividades se contribuyó a crear su gran actividad forestal, que no sólo condujo a la generación de madera y celulosa, sino que también a desarrollar la industria de la maquinaria forestal, transformándose posteriormente en importante exportadores de esta maquinaria. Después de la crisis mundial, Suecia fue exportadora de adoquines especialmente a países europeos.

Sin duda una de las causas importantes del desempleo en Chile es el debilitamiento de la industria manufacturera, muchas de sus ramas han prácticamente desaparecido en nuestro país. Cabe mencionar entre estas a las actividades textiles y de la confección, a las de cuero y calzado, a las metalmecánicas y lo que es sorprendente a la manufactura del cobre. Cabe recordar entre otras a MADECO creada por CORFO y después en democracia ser privatizada. También tuvimos a Cobre Cerrillos que también desapareció. Hoy nos abastecemos de cobre elaborado en el exterior.

Cuánto se ha hablado de fomentar la exportación de materias primas más elaboradas. En torno a eso, retrocedemos cada vez más. Mucho de ello proviene de una deficiente política cambiaria y de negociaciones internacionales conducentes a rebajas o eliminación de aranceles. Tristeza trae recordar la centenaria industria de Paños de Tomé y el golpe económico y social que su cierre originó a esa ciudad sureña, sede de la industria.

Triste es recorrer sectores cercanos a la gran industria textil que tuvimos en Chile donde quedan las buenas viviendas que tenían para sus empleados y obreros. Industrias además con sólidos sindicatos.

Triste también recordar el término de Bata en Chile, con su gran curtiembre y su fábrica de calzado, empresa en que sus trabajadores constituían sólidos sindicatos. A la empresa Bata en Chile se le recuerda también por el apoyo que le dio al deporte. Ahora la marca persiste en el mercado, pero trae calzado elaborado en el exterior. Algo parecido pasó con Calzados Guante, empresa chilena, que paulatinamente se fue abasteciendo en mayor proporción con el producto elaborado en el exterior, hasta no hace mucho empezar a abastecerse solo del extranjero.

Otro rubro que fue muy importante en la generación de empleo fue el de la confección, que ocupaba empleo especialmente femenino. Parece increíble que Chile haya pasado a ser un importante importador de ropa usada.

Recientemente se cerró una fábrica de conteiner refrigerados, establecida en el puerto de San Antonio; era de propiedad extranjera. Ello sucedió a pesar de la fuerte demanda que el país tiene de ese producto especialmente para las exportaciones de frutas.

Muchos más ejemplos pueden darse de cierre de empresas manufactureras, que en general son importantes demandantes de mano de obra y de generación de ocupación estable.

______________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos