Medicina natural, actualidad y economía

Importancia para Chile de una Constitución gestada a través de una Asamblea Constituyente, pero muy difícil de lograr

Para muchos la sociedad chilena está cerca de una crisis o en plena crisis.. Eso se puede apreciar por diversos síntomas. Están afectados dos grandes pilares de una sociedad, una de ellos es el de los valores y el otro, la familia. La droga y la delincuencia; la falta de oportunidades de un trabajo digno, son otros serios problemas que se retroalimentan con los el debilitamiento de los dos pilares antes mencionados, los valores y la familia.

Es preocupante la imagen o la calificación que hace la opinión pública de la Justicia, de los partidos políticos y de los políticos en general. Indiscutiblemente la justicia es otro de los pilares básicos de una sociedad.

Para el tema político y para materias fundamentales para mejorar valores, se hace necesario que el país llegue a tener una Constitución que refleje la voluntad de la ciudadanía. Es indiscutible que la Constitución es la base fundamental del Estado y ella debe nacer con el pleno respaldo de su población; sólo así puede tener su sólido reconocimiento y un fundado respeto. Desgraciadamente parece no haber conciencia generalizada de ello.

Recientemente, en un programa radial de la Cooperativa, oí a un distinguido militante de la Democracia Cristiana, de amplia trayectoria pública, señalar que nuestra actual constitución no debiera modificarse ya que había recibido modificaciones difíciles de conseguir y con ello se había logrado algo bastante perfecto. Rebatió a otro participante que sostenía que debiera llegarse a una nueva constitución a base de una Asamblea Constituyente. Me extrañaron las palabras de este distinguido abogado y hombre público de la Democracia Cristiana, lo que en parte me han motivado a escribir estas líneas.

Recuerdo que durante el Gobierno Militar me correspondió participar en un encuentro de democratacristianos y simpatizantes para analizar políticas futuras de desarrollo cuando quedara atrás el Gobierno Militar; participé especialmente en los temas relacionados con el sector agrícola, como también en asambleas amplias. Planteé entre mis inquietudes, frente a consultas sobre temas prioritarios, con respuestas escritas, que consideraba fundamental la necesidad de que en la esperada futura democracia se partiera con una Asamblea Constituyente para establecer la nueva constitución. Mi planteamiento no mereció mayor consideración en quien dirigía la reunión.

Creo que muchos estamos conscientes de que se nos impuso una constitución a base de un espurio proceso, llevado a cabo por el Cobierno Militar. Convendría recordar que el Golpe Militar eliminó la antigua Constitución y creó un Consejo de Estado para que preparara una nueva. A este Consejo fueron invitados los ex Presidentes de la República, Jorge Alessandri Rodríguez y Eduardo Frei Montalva; el primero aceptó participar y asumir su Presidencia, en cambio Eduardo Frei, como era de esperar, no quiso integrarse. Frei Montalva sin dudas era un auténtico demócrata y un gran estadista; seguramente debe haber estimado que se le pretendía utilizar.

Parece que las grandes mayorías se han olvidado de lo que debe ser una constitución de un país democrático. No olvidemos que la constitución que hoy tenemos en Chile aparece publicada, después de las últimas modificaciones, mediante una ley del Presidente Ricardo Lagos Escobar, quien fuera ejemplo en la lucha por recuperar la democracia

Es conveniente recordar el destino del proyecto de Constitución que entregara el Consejo de Estado presidido por Jorge Alessandri Rodriguez, proyecto que fue el fruto del trabajo de muchos participantes y del de varias comisiones, durante años. Pero no puede considerarse que esta participación constituía una representación amplia de la sociedad chilena y menos de las ideologías de los diferentes grupos. Sin embargo fue el fruto de una interesante aunque sesgada representación. A pesar de ello, el proyecto fruto del trabajo del Consejo de Estado, fue modificado en unos pocos días por una minoría, la que originó la versión que fuera llevado posteriormente a un discutible proceso plebiscitario.

Se supo de la molestia que las modificaciones de última hora originó en el entonces Presidente del Consejo de Estado, Jorge Alessandro Rodríguez.

Así fue el origen de nuestra constitución; extraña que no pocos se llenan la boca con ella y que incluso la reconocen y valoran. A algunos se les puede considerar políticos importantes de la sociedad chilena actual, incluso identificados con los valores del socialismo cristiano; no extraña que ella tenga el respaldo de gran parte de la Derecha chilena.

Me parece conveniente presentar partes importantes del decreto por el que se puso finalmente en vigencia. Interesantes son especialmente sus considerandos.

“TEXTO DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA DE CHILE”

Santiago, 21 de octubre de 1980. Hoy decreto lo que sigue:

Núm. 1.150. Visto: lo dispuesto por los decretos leyes N°s. 1 y 128, de 1973; 527, de 1974;3.464 y 3.465, de 1980; y

Considerando:

Que la H. Junta de Gobierno aprobó una nueva Constitución Política de la República de Chile, sometiendo su texto a ratificación plebiscitaria;

Que para tal efecto la H. Junta de Gobierno convocó a la Nación toda a plebiscito para el 11 de septiembre de 1980;

Que la voluntad soberana nacional mayoritariamente manifestada en un acto libre, secreto e informado, se pronunció aprobando la Carta Fundamental que le fuera propuesta;

Que el Colegio Escrutador Nacional ha remitido el Acta del escrutinio general de la República que contiene el resultado oficial y definitivo del plebiscito y en que consta la aprobación mayoritaria del pueblo de Chile al nuevo texto Constitucional.

Con el mérito de estos antecedentes e invocando el nombre de Dios Todopoderoso.

Decreto:

Téngase por aprobada la Constitución política de la República de Chile cuyo texto Oficial es el siguiente:

A continuación venían los 14 Capítulos con sus correspondientes 120 artículos, más las Disposiciones Transitorias que fueron 30. Después de este conjunto de disposiciones, termina el Decreto señalando

Regístrese en la Contraloría General de la República, publíquese en Diario Oficial e insértese en la Recopilación Oficial de dicha Contraloría. AGUSTO PINOCHET UGARTE, General del Ejército, Presidente de la República. JOSÉ T. MERINO CASTRO, Almirante Comandante en Jefe de la Armada. CÉSAR MENDOZA DURÁN, General Director de Carabineros, FERNANDO MATHEI AUBEL, General del Aire, Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea. Sergio Fernández Fernández, Ministro del Interior y siguen 15 ministros más.

Lo que transcribo a US, para su conocimiento. Mario Duvauchelle Rodríguaz, Capitán de Navío JT, Secretario de Legislación de la Junta de Gobierno.

Tómese razón, comuníquese, regístrese y publíquese. AUGUSTO PINOCHET UGARTE, General del EJÉRCITO, Presidente de la República, Sergio Fernández Fernández, Ministro del Interior. Mónica Madariaga Gutiérrez, Ministro de Justicia.

Lo que transcribo a Ud. para su conocimiento. Saluda a Ud. Juan Ignacio García Rodríguez, Subsecretario del Interior Suplente.

Algunos le han dado mucha importancia a las modificaciones que se han logrado a esta primera versión, pero debe tenerse presente lo difícil que es modificarla en materias de fondo. Esta Constitución establece que el proyecto de su reforma necesita ser aprobado en cada Cámara con el voto conforme de las tres quintas partes (60 %) de los diputados y los senadores en ejercicio para una gama amplia de capítulos, y para los capítulos más importantes, entre los que está el que se refiere a Reforma Constitucional, se requiere la aprobación de los dos tercios de los parlamentarios en ejercicio (66,7%).

Debe tenerse presente que con el sistema electoral binomial, un poco más de un tercio del electorado pueda elegir a la mitad de los parlamentarios; se tiende a producir en la realidad un empate, así que lograr los 3/5 o los 2/3 de los parlamentarios en ejercicio para un reforma, para modificaciones fundamentales, se hace prácticamente imposible, si éstas perjudican a minorías hoy favorecidas por sus disposiciones.

Se ha ido creando un ambiente a favor de una nueva Constitución generada por una Asamblea Constituyente, a cuya defensa se han ido logrando apoyo de muchas personalidades. Pero llegar una Constitución que refleje la voluntad de la ciudadanía, se hace tremendamente difícil, pero no por ello no debiera de seguirse en esta lucha.

Para mí un ejemplo de un buen sistema de gestación de una constitución, fue la elaboración del Estatuto de la Universidad de Chile, de fines de los años 60. Se constituyó un Congreso Transitorio con representación triestamental. En el sector académico se eligieron congresales nacionales, por sedes regionales y por facultades. Lo que aprobara ese Congreso con una clara mayoría, quedaba a firme, en cambio las mayorías con menores respaldo, se llevaban a plebiscito.

Me correspondió ser uno de los congresales de la Sede de Santiago; pude apreciar la forma como se trabajó, con grandes debates encabezados por unos pocos distinguidos académicos representantes de las dos grandes tendencias que se captaban en su seno, para después de amplios debates y de trabajo en comisiones, se llegaba a las votaciones. Finalmente ello culminó con el pronunciamiento final plebiscitario, para aquellos contenidos que no lograron en el Congreso las mayorías requeridas.

Se pueden dar muchos argumentos a favor de una Asamblea Constituyente, entre los cuales está el que cada corriente importante, cada línea de pensamiento o ideológica, buscará a sus mejores representantes para defender sus ideales, sus principios, a diferencia de un parlamento, que se constituye principlmente por quienes tienen más capacidad para captar votos.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos