Medicina natural, actualidad y economía

Interesante artículo sobre alimentación y el refuerzo del sistema inmunológico publicado por la revista “Ya” de El Mercurio del 7 de abril de 2020

Artículo preparado por Catalina Claussen Sagner (revista Ya – El Mercurio) se inicia así:

“Alimentación:

CÓMO FORTALECER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

La base está en una buena alimentación, ejercitarse, establecer horarios y controlar el estrés. Según expertos en nutrición, este es el momento indicado para mejorar hábitos alimentarios y proteger al organismo contra enfermedades o virus”.

Acompaña las dos primeras páginas  una hermosa fotografía en colores con un grupo de frutas y hortalizas de muy distintos colores.

El artículo se basa principalmente en entrevista a 5 damas profesionales. Ellas son por orden de presentación:

  • Eliana Reyes
    Nutrióloga y académica de la U. de Los Andes
  • Sylvia Cruchet
    Pediatra y profesora titular del INTA. U. de Chile
  • Mónica Manrique
    Nutrióloga clínica Meds
  • María Teresa Román
    Nutrióloga UC.

Creo conveniente presentar textualmente el primer párrafo de su contenido y hacer un breve comentario:

Comer frutas, verduras, beber agua o (y) consumir vitamina C. Estas son algunas de las recomendaciones que se pueden leer a diario en distinto portales web. Aunque todas sirven para mejorar el sistema inmunológico, distintos expertos en nutrición coinciden en que no hay alimentos específicos que ayuden a mejorar la función inmunológica, la clave es tener alimentación balanceada. Eliminar los productos ultraprocesados, el azúcar, las grasas saturadas y harinas blancas es fundamental. Esto, combinado con buenos  hábitos  en la rutina – como hacer ejercicios, dormir bien, tener horarios y evitar el estrés – ayudará a fortalecer el organismo ante diferentes virus o enfermedades.


Comentario de R. Chateauneuf.  Interesante contenido, aunque yo tengo algunas observaciones: no comparto la afirmación tan absoluta “que no hay alimentos específicos que ayuden a mejorar la función inmunológica..”. Hay alimentos que contribuyen a reforzar el sistema inmunológico y hay otros que lo dañan como el azúcar blanca o refinado y las harinas refinadas de cereales. También debe destacarse la sal que no se menciona que lo debilita, lo que no es muy conocido; yo lo supe no hace mucho.

EN CHILE TENEMOS EL ABSURDO QUE LOS RECOMENDADOS, LA AZÚCAR RUBIA Y EL PAN INTEGRAL, TENGAN PRECIOS SUPERIORES A LOS PRECIOS DE LA AZÚCAR BLANCA Y DEL PLAN BLANCO, AMBOS PRODUCTOS REFINADOS DE COSTOS MAYORES A LOS NO REFINADOS.

DEBIÉRAMOS FOMENTAR EL CONSUMO DE LOS NO REFINADOS. BIEN PODRÍAMOS PRODUCIR AZÚCAR DE REMOLACHA NO REFINADA A TRAVÉS DE UN PROCESO MUCHO MÁS SIMPLE E INCLUSO MENOS CONTAMINANTE AMBIENTAL, Y EL PAN INTEGRAL TANTO EN LA INDUSTRIA DE LA PANIFICACIÓN COMO EN LAS PEQUEÑAS INDUSTRIAS, EN AMASANDERÍAS QUE SON PEQUEÑAS EMPRESAS.

En cuanto a los alimentos ultraprocesados, creo más conveniente reducirlos grandemente; a veces estamos obligados a consumirlos por diferentes razones.

Extraigo planteamientos que me han parecido más importantes de las nutricionistas mencionadas

  • Eliana Reyes destaca la importancia de una dieta variada que incluya los alimentos saludables especialmente frutas y verduras. Yo agregaría preferentemente crudas. La gente que se alimenta mal son de más riesgo, como las obesas que se ha probado que tienen menos inmunidad.
  • Mónica Manrique menciona que la dieta ideal es la europea llamada “mediterránea“. Esta consiste principalmente en consumir los siguientes alimentos:
    1. Cinco porciones diarias de frutas y verdura de diferentes colores.
      _________
      Nota mía : debieran ser crudas en lo posible; es conveniente precisar que significa una porción y cómo repartirlas en el día.
    2. Consumir legumbres como porotos, lentejas y garbanzos, al menos dos veces a la semana por su contenido de proteínas y fibra que estimulan el sistema digestivo y ayuda al sistema inmunológico.
    3. Granos integrales, como el arroz y la pasta integran. Nota. Debe entenderse que lo granos son de cereales.
    4. Frutos secos como nueces, almendras y avellanas. No maní.
    5. Semillas, porque protegen el sistema inmunes porque protegen el sistema inmune al mejorar la función del tubo digestivo.
      _________
      Nota mía : Conviene dar ejemplos de semillas, pues las legumbres secas y los cereales son semillas; debo agregar que sé que se recomiendan semillas como las de uva, manzana, pera y damasco entre otras por ser anticancerígenas.
    6. Todos los lácteos que contengan probióticos, como algunos tipos de yogur.
    7. Aceite de oliva, porque es uno de los alimentos que ayudan al buen funcionamiento del organismo.
      _________
      Nota mía : Además tiene alto contenido de Omega 3.
    8. Pescado, mínimo dos veces a la semana porque contiene Omega 3 y vitamina E.
    9. Consumir 1,5 a 2 litros de agua durante el día.

Aunque el pollo y las carnes rojas también forman parte de la dieta saludable, la doctora Manrique explica que estas últimas las recomienda solo dos veces a la semana, porque el exceso produce un efecto inflamatorio que altera al sistema defensivo. Por otro lado, aportan proteína de alta calidad y microelementos como el fierro y la vitamina B12, que son bueno para el sistema inmunológico. Nota. El aporte es de proteína animal de mejor composición de aminoácidos y además hierro asimilable. El hierro que aportan los vegetales es en general poco asimilable, salvo el de la soya.

  • María Teresa Román expresa que el principal aporte de una dieta balanceada son sus vitaminas, minerales y antioxidantes, estos últimos se encuentra principalmente en las frutas y verduras. Las más importantes son la vitamina A (verduras – hortalizas-.de color naranja como zapallo y zanahorias), la C (cítricos como naranja limones y kiwis, la E (aceite de oliva y pescado como el salmón), Omega 3 (frutos secos, pescado y aceite de oliva) y zinc (carne roja, huevo y lácteos).
  • Importante lo que señala la doctora Román “Si uno tiene una alimentación saludable no es necesario consumirlas – las vitaminas – apartes como suplemento.
  • Además en el artículo se señala: “En general las distintas especialistas en nutrición no recomiendan tomar suplementos, como vitaminas y minerales si es que una persona sana tiene una alimentación equilibrada”

Silvia Cruchet destaca que las vitaminas más importantes para la inmunidad son la C y la D. La primera se encuentra en varias frutas y la segunda se les obtiene del sol con exposición prudente a él; en niños puede necesitarse suplementos. También aconseja consumir lácteos, porque la mayoría está suplementado con vitamina D. Además señala que como suplemento podría consumirse diariamente los probióticos, porque aportan bacterias que estimulan la respuesta inmunológica. Es importante asegurarse que el producto los contenga. Se indica cuáles son los cinco más importantes.

_____________

Otras ideas interesantes que se señalan en el artículo, se reitera que lo principal es comer saludable. Además que es importante  tener un tubo digestivo sano, contribuye a ello no consumir alimentos que producen inflamación en todo el organismo. Se indican los siguientes:

  • La azúcar y todos los alimentos que lo contengan, como helados, galletas, manjar, chocolate, bebidas; se agrega alcohol aunque no siempre contenga azúcar.
  • Grasas saturadas, todas las de origen animal, la mayonesa, la manteca de origen animal incluidas las mantequillas
  • Carnes procesadas. Salchichas, chorizos, embutidos, hamburguesas.
  • Productos ultraprocesados, los que tienen bajo contenidos de fibras, azúcares y muchas veces contienen grasas oxigenadas. Ramitas, papas fritas, galletas, etc.
  • Volver a comidas naturales, saludables y preparadas en casa.

 

OTRAS FORMAS DE MEJORAR EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

  • Hacer ejercicio una hora. Con ello mantener la masa muscular y la capacidad aeróbica.
  • Importante es establecer una rutina diaria y respetar las horas d las comidas.
  • Dormir bien entre 7 y 8 horas. Al dormir menos se disminuyen los niveles de anticuerpos.
  • El estrés altera el sistema inmunológico. Relacionado con el estrés están los deseos de comer harinas, dulces y grasas. El crónico  aumenta los niveles de cortisol, la hormona del estrés, lo que genera aumento del apetito por todo lo que tenga harinas y azúcares como helados, galletas y papas fritas.
  • Lo importante ante un estrés crónico es tener una buena alimentación y mantener la calma. Se recomienda meditar unos 10 minutos diarios con música especial, con eso se mejoran las ondas cerebrales y con ello disminuye el estrés y se genera calma. La causa es que bajarían los niveles de cortisol.

 

Termina el artículo con esta frase. “Es fundamental poner atención a estos cuatro factores: alimentación, actividad física, orden y el manejo del estrés

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos