Medicina natural, actualidad y economía

La actividad física es muy importante para la salud y reduce el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer

En el diario de El Mercurio del 17 de mayo de 2016, se presenta un interesante artículo que se titula “El ejercicio reduce el riesgo de desarrollar 13 tipos de cáncer”. El artículo se basa principalmente en una investigación realizada por el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. sobre una población de unos 1,44 millones de personas con un seguimiento 11 años.

El ejercicio serviría para prevenir y controlar varios tipos de cáncer.

En las actividades se mencionan: nadar, trotar o caminar a un ritmo moderado a intenso, andar en bicicleta, tres a cinco veces por semana, Se recomiendan unas dos horas y media semanales.

Los efectos de las actividades físicas son algo diferentes por tipos de cáncer. Para los de pulmón, de hígado o de riñón los riesgos se reducen a lo menos en un 20%.

Lo investigado confirma y aporta nuevos datos a los ya conocidos beneficios de mantener una vida activa.

Me permito señalar que estos cánceres de pulmón, hígado y riñón son de órganos purificadores del cuerpo humano.

“Además de prevenir tumores a nivel pulmonar, hepático y renal, el ejercicio se asocia a menos cáncer de colon, mama y endometrio. También se observaron reducciones de riesgo en adenocarcinoma de esófago, cáncer gástrico y leucemia, así como en tumores de cabeza y cuello, de recto y vejiga”.

En el artículo, se señala que el beneficio estaría dado por varios factores. “En general, las personas que hacen actividad física tienden a tener hábitos más saludables como mejor alimentación, no fuman y no beben en exceso, que son factores esenciales para desarrollar cáncer”. Además se señala que “la actividad física favorece el metabolismo del cuerpo y su sistema inmunológico, reduce fenómenos inflamatorios y controla la producción de hormonas”.

En mi opinión un factor importante sería el estímulo del ejercicio a la oxigenación del organismo y por ello debería ser aconsejable hacerlo en presencia de un buen aire. En contaminación ambiental es probable que los beneficios puedan ser menores y aún la actividad ser perjudicial. Se verá que el efecto del sol podría ser perjudicial.

Cabe señalar que procesos inflamatorios favorecen la generación de cánceres y el reforzamiento del sistema inmunológico evita que estos se hagan presente e incluso contribuyen a su sanación.

Se informa que los investigadores detectaron una disminución del riesgo para los cánceres siguientes: esófago (-42%), hígado (-27%), pulmón (-26%), riñón (-23%), estómago (-22%), endometrio (-21%), sangre (-20%), colon (-16%) y seno (-10%).

En la mayoría de los casos, la relación entre actividad física y disminución del riesgo de cáncer se mantuvo sin importar el peso de la persona y si era o no fumadora.

Para el total de cánceres, la baja del riesgo resultado de ejercicio fue de 7%.

Llama la atención el que “las actividades físicas fueron relacionadas con un aumento de 5% del riesgo de cáncer de próstata y de 27% de melanoma, un cáncer agresivo de la piel, sobre todo en las regiones más soleadas de Estados Unidos”.

Es probable que el alto aumento de riesgo de melanoma puede estar relacionado con que la actividad física se haga en una proporción alta en un medio asoleado. El melanoma es un tipo de cáncer de piel.

Se presenta a continuación el artículo de El Mercurio a que se ha hecho mención, como también el documento que pudo conseguirse de Emol, que aparece con su identificación que permite rescatarlo por Internet.

Primer documento

Artículo de El Mercurio del 17 de mayo de 2016. En VIDA. CIENCIA . TECNOLOGÍA

Actividades como nadar, trotar o caminar a un ritmo moderado a intenso, tres a cinco veces por semana, ofrecen un amplio beneficio a nivel de salud

Dos horas y media de actividad semanal:

El ejercicio reduce el riesgo de desarrollar 13 tipos de cáncer

Los datos confirman que la actividad física es clave en programas de prevención y control.

Basta caminar, correr o nadar de manera moderada a intensa unos 150 minutos a la semana, para que la posibilidad de desarrollar un cáncer de pulmón, de hígado o riñón se reduzca en al menos, un 20%. Y algo similar ocurre con otra docena de tumores frente a los que la actividad física ejerce un rol protector,

Un nuevo estudio – realizado por el Instituto Nacional del Cáncer (INC) de EE.UU. – confirma y aporta nuevos datos a los ya conocidos beneficios de mantener una vida activa. Algo que no se cumple allá ni aquí; el 59% de la población estadounidense es sedentaria, lo mismo que casi el 90% de los chilenos.

De allí que investigadores del INC reunieran datos de 1,4 millones de personas, de 19 a 98 años, a quienes se siguió durante un promedio de 11 años para conocer el impacto que su estilo de vida tiene en su salud.

Y la respuesta fue clara: a mayor nivel de actividad física, menor riesgo de padecer cáncer.

“Se sabe que la actividad física reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y de muerte por todas las causas, y nuestro estudio demuestra que también está asociada con riesgos más bajos de muchos tipos de cáncer”, precisa el doctor Steven Moore, autor del estudio publicado ayer en Jama Internal Medicine.

“Nuestros resultados apoyan que estas asociaciones pueden generalizarse a poblaciones diferentes, incluso a gente con sobrepeso o a o a personas obesas, o a quines tienen antecedentes de tabaquismo”, agregó.

Además de prevenir tumores a nivel pulmonar, hepático y renal, el ejercicio se asocia a menos cáncer de colon, mama y endometrio. También se observaron reducciones de riesgo en adenocarcinoma de esófago, cáncer gástrico y leucemia, así como en tumores de cabeza y cuello, de recto y vejiga.

El beneficio está dado por varios factores. “En general, las personas que hacen actividad física tienden a tener hábitos más saludables como mejor alimentación, no fuman y no beben en exceso, que son factores esenciales para desarrollar cáncer”, precisa la doctora Mahecha, dermatóloga de la Clínica Meds y miembro del comité ejecutivo de la Coalición Mover.

Además favorece el metabolismo del cuerpo y su sistema inmune(inmunológico), reduce fenómenos inflamatorios y controla la producción de hormonas.

Por lo anterior, el ejercicio no solo funciona a nivel de prevención primara – prevenir que aparezca un tumor -, también hay evidencia de que funciona a nivel de prevención secundaria. “El ejercicio en pacientes que han tenido cáncer mejora la sobrevida, reduce la fatiga y el dolor, y mejora el ánimo, el sueño y la auto estima”, agrega la doctora Mahecha.

Para Moore, esta evidencia reafirma la necesidad de “promover la actividad física en la consulta”

Un cuadro central en el artículo es el siguiente

Enfermedad
El cáncer está entre las principales causas de morbi-mortalidad global: cada año surgen 14 millones de nuevos casos. Para 2030 se estima que esta cifra se duplicará.

Segundo documento

WASHINGTON.- Mantener una actividad física, entre moderada y constante, permitiría reducir el riesgo de 13 tipos de cáncer, según un estudio publicado en Estados Unidos.

Se estima que 51% de los adultos en ese país y 31% en el mundo no hacen el mínimo de ejercicio recomendado para estar en buenas condiciones de salud, según subrayan los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer, de Estados Unidos, cuyo estudio aparece en línea en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense, en la sección de medicina interna.

Se trata de caminar, de correr, de nadar o incluso de andar en bicicleta en un ritmo que puede ir de pausado a intenso durante 150 minutos por semana, precisan los especialistas.

Cientos de estudios hechos anteriormente analizaron el vínculo entre actividad física y reducción del riesgo de desarrollar cáncer de colon, de seno y de endometrio, membrana mucosa de la cavidad del útero. Pero los resultados no fueron concluyentes para los otros tipos de tumores debido al pequeño número de participantes en las investigaciones, según también apuntan los investigadores.

En rigor, los autores del estudio trabajaron con datos provenientes de 1,44 millones de personas de entre 19 y 98 años en Estados Unidos y Europa. Los participantes fueron seguidos durante 11 años en promedio, un periodo durante el cual 187.000 nuevos casos de cáncer fueron diagnosticados.

El estudio no solamente confirmó la relación puesta ya en evidencia entre un grado sostenido de ejercicio y la baja notable del riesgo del cáncer colorrectal, de seno y de endometrio, sino también de diez otros tumores.

Así, los investigadores detectaron una disminución del riesgo para los cánceres siguientes: esófago (-42%), hígado (-27%), pulmón (-26%), riñón (-23%), estómago (-22%), endometrio (-21%), sangre (-20%), colon (-16%) y seno (-10%).

En la mayoría de los casos, la relación entre actividad física y disminución del riesgo de cáncer se mantuvo sin importar el peso de la persona y si era o no fumadora.

Para el total de cánceres, la baja del riesgo resultado de ejercicio fue de 7%.

“Nuestros resultados muestran que la relación entre ejercicio y reducción del riesgo de cáncer puede ser generalizada en diferentes grupos de personas, incluidas aquellas con sobrepeso y que han fumado”, explicó el doctor Steven Moore, investigador del instituto y principal autor.

Por el contrario, las actividades físicas fueron relacionadas con un aumento de 5% del riesgo de cáncer de próstata y de 27% de melanoma, un cáncer agresivo de la piel, sobre todo en las regiones más soleadas de Estados Unidos

Fuente: Emol.com – http://www.emol.com/noticias/Tendencias/2016/05/16/803086/Otra-razon-para-practicarlo-el-ejercicio-reduce-el-riesgo-de-desarrollar-13-tipos-de-cancer.html

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos