Medicina natural, actualidad y economía

Los transgénicos en el Parlamento

Senadores de cuatro partidos respaldaron el proyecto de ley que fue presentado en el Parlamento y que pretende regular la producción y el cultivo de vegetales transgénicos (OMG) en Chile.

Rolando Chateauneuf

Conviene recordar que en el país sólo se permite producir semillas transgénicas para la exportación, cultivos que deben cumplir una serie de exigencias. Además, está permitido importar productos transgénicos, que no pueden usarse para reproducción vegetal, sino que sólo para consumo humano o animal. Hasta el momento no se exige que el producto, en su etiquetado, indique que es transgénico o que tiene componentes con esa característica.

Importantes sectores de la producción agrícola y de venta de semillas destacan el valor de que se puedan usar semillas transgénicas para la producción en el país. Se destaca su importancia para reducir costos y mejorar calidad, con lo que se puede competir mejor en mercados nacionales y extranjeros. Además, si se desea producir bioenergéticos o biocombustibles, una interesante futura actividad agrícola y necesaria para el país, se requerirá utilizar semillas transgénicas para que ello tenga más posibilidades de ser viable.

El proyecto de Ley, presentado por el senador Alberto Espina, contempla medidas de bioseguridad que protejan la agricultura tradicional y la orgánica, para evitar contaminaciones por cruzamientos. Se protegen también los centros de origen y de diversidad genética al prohibir cultivos de transgénicos que puedan intercambiar genes con especies nativas como la papa en la zona de Chiloé. También contempla tratamientos especiales a áreas protegidas, como los parques nacionales y otros tipos de reservas y sectores sometidos a protección.

Se considera que el país tiene experiencia en controlar disposiciones restrictivas que aseguren que éstas se puedan cumplir. El tema en este aspecto merece mayor análisis, ya que se tienen tristes experiencias como son la corta de alerces en la X región y las dificultades para el estricto cumplimientos de las vedas de productos del mar. En este caso la filtración que se presente tiene efectos prácticamente irreversibles

Distinto es el caso de la positiva experiencia en la producción de semillas transgénicas que se cultivan en semilleros fáciles de controlar y por empresas que, en general, dan garantías de cumplimiento por sus conocimientos, por su preocupación, por el prestigio de que gozan, y por sus responsabilidades.

Algunas reservas

Sectores empresariales agrícolas tendrían reservas en cuanto a que el país podría ver dañada su imagen de producir alimentos sanos y limpios, con la introducción de estos cultivos. Estas inquietudes surgen especialmente en el sector frutícola. Debe tenerse en cuenta que un importante mercado para nuestras frutas son países europeos, bastante celosos en cuanto a los transgénicos y preocupados por la inocuidad de los alimentos que importan.

Es probable que se vean nuevas controversias entre la agricultura de exportación, especialmente de frutas y hortalizas, con la agricultura orientada al abastecimiento local.

Quedan otros frentes de controversia importantes. Los medioambientalistas y los sectores preocupados de temas alimentarios, pues no es lo mismo que se autoricen importaciones de transgénicos que se comercializan como tales y que su condición de OMG pueda saberse o se le exija en su presentación, especialmente en etiquetado, que genes de transgénicos se proyecten a la agricultura tradicional incorporándose por cruzamientos incluso a especies y variedades nativas o que las semillas transgénicas se comercialicen simplemente como semillas que se crean corrientes. Se puede considerar así como riesgo de que gran parte de la agricultura sea, en un sentido figurado, como “contaminada” con la transgenia.

Un importante frente opositor seguramente surgirá más adelante con gran intensidad de los medioambientalistas.

La alimentación

La versión actual del proyecto no contempla la obligación de señalar en el etiquetado la condición de transgénico. Es importante que el senador Espina, promotor de este proyecto, no se oponga a que esta exigencia se estableciese.

De todos modos, la exigencia del etiquetado que señale la presencia de transgenia en un alimento, debe ser en lo posible inmediata, y ser tenor de una legislación o reglamentación más simple y fácil de justificar. Su fundamento es el de informar al consumidor acerca de lo que está ingiriendo.

Conveniencia y factibilidad de que se legisle.

El debate que se deberá generar va a ser de mucha importancia. Seguramente será enriquecido con muchos antecedentes, en pro y en contra. Debe hacerse un estudio amplio de las legislaciones y reglamentaciones de muchos países, recogerse muchas experiencias. También habrá que hacer profundos estudios económicos y ambientales que no sólo consideren situaciones actuales sino que proyecciones a un largo futuro. Un tema complejo será la apreciación de riesgos.

Se debe tener conciencia de que es difícil llegar a que se termine legislando. La experiencia sobre proyectos de ley en este tipo de materias, demuestra que termina sin legislarse, no tanto sólo por la complejidad del tema, sino por sus materias que son permanentemente postergadas por otras iniciativas legales, temporalmente prioritarias y más fáciles y urgentes de aprobar.

Parece conveniente mencionar que durante el gobierno del presidente Lagos se intentó legislar sobre el tema. Se instauró una Comisión Nacional de Biotecnología que preparó un proyecto de ley, que finalmente no fue presentado al Parlamento. La razón habría sido la falta de consenso dentro de los sectores exportadores.

Fecha: 26 de noviembre de 2006

Escriba un comentario

Una respuesta

  1. Estimado Don Rolando: acabo de imprimir el artículo del dolar conversado ayer para leerlo con calma. Pero no pude dejar de leer el artículo de los transgénicos..

    Al terminar de leerlo me vino la siguiente reflexión.

    Se ha prohibido la producción CON semillas transgénicas por la duda que existiría respecto de su real efecto en el ecosistema o en otras especies. Dudas científicas, razonables o no. Pero ante la duda me abstengo, fue un principio precautorio, qué se yo.
    Sin embargo ante la duda, también científica, de si la píldora del día después es o no abortiva (que mata a un ser humano, una semilla para otros) no existe el mismo principio.
    Espero poder continuar leyendo sus artículos y aportarle comentarios, si le parece.

    atentamente,

    Carlos Andrés Vives

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos