Medicina natural, actualidad y economía

Momentos no gratos para Chile: promesas que no se cumplen, debilitamiento de las organizaciones sindicales, despidos masivos de funcionarios públicos frente a la sádica alegría de los que despiden y riesgoso trato a nuestros pueblos indígenas

El Presidente de la República pierde apoyo y prestigio en el electorado. De los resultados más negativos es su pérdida de credibilidad. Varias promesas se han dejado de cumplir, a lo menos en lo que creyeron muchos de los electores. Si se considera la letra chica de las promesas, puede ser que su incumplimiento no sea tan claro.

Un par de huelgas legales las de Farmacias Ahumada y del Metro se debilitan o fracasan contribuyendo a ello como contra o rompe huelgas alumnos universitarios.

Despidos masivos de funcionarios públicos en algunos casos con sádica alegría de los que despiden.

Vergonzosa situación en Isla de Pascua, que proyecta una negativa imagen de Chile en su trato con los pueblos originarios.

De esto se menciona más en el resto del texto.

Promesas incumplidas. Tuvo especial actualidad el dejar de cumplir la promesa del presidente Piñera de establecer “un dólar firme y estable para el país”, promesa que también la asumió su ministro de Agricultura. Se siguen teniendo los efectos negativos del bajo valor de la divisa y de su inestabilidad, situación que bastante lo he comentado en otros artículos. Distinguidos y auténticos empresarios, la mayoría de ellos de derecha, han hecho sentir su queja. El daño que se ha provocado y se seguirá haciendo a Chile es inmenso. Se continúan cerrando industrias con la generación de desempleos; recientemente el efecto se hizo sentir en la ya deteriorada economía de Arica.

Hoy toma especialmente actualidad la despedida masiva de funcionarios públicos, muchos de ellos con buenas calificaciones y experiencias. Muchos de los despedidos han sufrido y llorado. He tenido la triste noticia de que mientras unos sufren, no pocos de los que despiden se sienten felices e incluso cantan. Hubo una promesa presidencial sobre el tema que no se ha cumplido. No sólo muchos se han despedido sino que además el trato que se les ha dado en varios casos va contra la dignidad humana. No pocos parecen haber sido alejados por mandos medios contra la voluntad de sus superiores; hay casos que estarían siendo reconsiderados. Estos últimos días he conocido de casos dramáticos tanto en regiones como en Santiago. Muchos de ellos casi sin indemnizaciones y con tratos vergonzosos.

Tiempo atrás conocí el caso del Instituto de Investigaciones Agropecuarias, el famoso INIA, donde fueron destituidos de la noche a la mañana valiosos y prestigiados investigadores. A algunos se les impidió incluso a entrar a sus oficinas y se les suspendió sus tradicionales contactos por internet a través de sus correos electrónicos institucionales; el trato fue distinto entre las diferentes estaciones experimentales en que trabajaban los investigadores. Espero en pocos día más escribir un artículo dedicado al INIA, institución con la que tuve muchas relaciones en mi vida profesional y académica, aunque nunca fui profesional de la institución.

He tenido experiencias en mi vida en que he visto que cuando mediocres llegan a cargos directivos, se desprenden de dependientes capaces. Parecen hacerlo ya sea porque los opacan o porque tienen miedo a los debates y a los encuentros, pues los que hay que alejar saben tratar temas importantes con mucha más seriedad, madurez y profundidad que los que llegan a los cargos directivos, sin los méritos suficientes en moralidad, capacidad y experiencia.

Los cambios de gobierno mucho se prestan para que enemistades personales se transformen en eliminaciones de valiosos empleados.

Una familiar muy cercana me contaba que en una empresa donde ella trabajaba, de capitales extranjeros, por razones de fuerza mayor, se tuvo que reducir sus actividades. Los que ahí trabajaban sabían que a no pocos se despedirían. Ella me cuenta que cuando el jefe le entrega la notificación de despido, a él le temblaba la mano. A los que se despidieron no sólo le respetaron todos sus derechos, sino que les dieron mucho más. En la empresa privada, por razones obvias, menos se despide a los más capaces, a los que son más útiles. Pero ello también ha cambiado; frente a la abundancia de recursos humanos capaces se alejan a los de más altas rentas para reemplazarlos por gente joven con rentas sensiblemente menores.

Otra promesa incumplida. Se ofreció eliminar el 7 % que de los ingresos de los jubilados que va a salud. Ofrecimiento que a mi juicio se puede decir que tuvo una razón esencialmente demagógica, para conseguir votos al igual como fue la confianza que se trató de dar a los empleados públicos de estabilidad; dos promesas para conseguir votos.

Personalmente he sido contrario a dejar de efectuar estos cobros, ya que salud necesita cada vez más de recursos. A mi juicio no deben mejorarse ingresos de sectores más pobres a costa de los fondos que recibe el sector salud. Esos mejoramientos deben provenir de otras fuentes que contribuyan a una mejora en la distribución del ingreso.

Otro tema que me ha preocupado es el de dos huelgas legales. Una, la de los trabajadores de Farmacias Ahumada y la otra la del Metro, la de sus conductores a tiempo completo. Una empresa privada y una pública.

Impresiona la poca información periodística que se aporta a la sociedad; por ahí se conocieron marginalmente lo pedido por los trabajadores de farmacia, no se veía nada exagerado para los inicios de una negociación. Las remuneraciones en las farmacias de las cadenas parecen bajísimas y los ingresos de sus vendedores pasan a depender principalmente del esfuerzo que ellos hagan para que el cliente compre los medicamentos más caros y/o los que les otorguen más márgenes a la cadena.

Farmacias Ahumada fue una de las tres cadenas que aparecieron coludidas en los precios de un importante paquete de medicamentos y fue nada menos que ésta la que delató el hecho posiblemente para tener menores sanciones, antes de ser sorprendidos. Después los culpables terminaron vendiendo la red de empresas, que estaba ligada además a varias cadenas de otros importantes rubros.

Entiendo que Farmacias Ahumada ahora pertenecen al capital extranjero.

Las bajas rentas fijas obligan al necesitado trabajador a tener procedimientos éticamente discutibles, a forzarlos a un comportamiento que podría considerarse amoral. La huelga se fue aparentemente debilitando y hoy no se sabe si el conflicto se superó positivamente o los trabajadores perdieron su batalla y su organización fue debilitada o destruida. La cadena anunciaba que sus farmacias estaban siendo atendidas por estudiantes universitarios. Se motiva así a que la juventud se incorpore a la triste tareas de rompe huelgas.

El caso del Metro me pareció algo similar; esto en una empresa del Estado. Parecían muy justas las peticiones de los huelguistas, pero las negociaciones se mostraron dirigidas por la empresa como para llegar al paro. Nuevamente se usan a alumnos de universidades que a tiempo parcial cumplían la función de conductores, para que reemplacen a los profesionales a tiempo completo. A los estudiantes universitarios se les motiva o se les fuerza a que actúen como rompe huelgas; qué triste efecto en la formación de nuestros futuros profesionales. También se dice que se improvisan conductores, incluso utilizando a ingenieros y otros empleados del mismo Metro. He sabido que el golpe económico a la empresa ha sido altísimo.

Sólo una línea se paraliza totalmente, que afecta a uno de los sectores más populares del sur de Santiago. Las protestas de sus alcaldes se hacen sentir. Sólo una semana dura esta suspensión.

Iniciado el paro legal la empresa suspende las conversaciones y anuncia una suspensión total de los servicio para el domingo pasado, para anteayer. Repentinamente se hace andar a la Línea 1; da la sensación para apoyar al partido final de la competencia de fútbol, en la que la Universidad Católica era casi seguro que obtenía el campeonato. Sabemos que muchos altos personeros de Gobierno están ligados o son egresados de esa casa de estudios de denominación católica.

Cuántos jubilados no pudieron el domingo viajar en el Metro con la tarifa rebajada. Eso parece que no tiene importancia. Se hace un gasto inmenso para “derrotar” a los trabajadores “enemigos”, a pesar que un alto ejecutivo se expresa que todos ellos constituyen una gran familia. La solidaridad de otros gremios del transporte es posible que se manifieste de hecho, originando daños económicos aún mayores a nuestra sociedad, pero sí demostrando valores solidarios.

Va ser interesante que se haga una auditoria a esta empresa del Estado para que se determine el costo económico financiero de este modo de actuar, a lo que se suma el daño del rompimiento de las relaciones humanas que debe existir en una empresa para el éxito de ella, para la felicidad o satisfacción de los que ahí laboren y para que se trabaje por su progreso.

He tenido antecedentes de que los costos superan lejos lo que se negó a sus trabajadores, a lo que debe sumarse el inmenso daño a las relaciones sociales internas y a amplios sectores poblacionales de menores recursos.

Es increíble que declarada la huelga, unilateralmente se cortaron las conversaciones. Lo que era una justa lucha laboral se iría aparentemente trasformando en una guerra mortal.

Tema aparte es lo sucedido en Rapa Nui, en nuestra Isla de Pascua, orgullo nacional. Pascuenses y carabineros heridos para cumplir la ley impuesta a una sociedad distinta, a uno de nuestros pueblos originarios. El pueblo pascuense ha sufrido mucho en su vida; primero llevados por contratos falsos como esclavos a trabajar al Perú a las guaneras, fueron muy pocos los que volvieron y según parece trajeron la lepra a la Isla, enfermedad ya erradicada en ese territorio. La Isla fue después arrendada con sus pobladores, poco menos que como esclavos, a compañías extranjeras, para después la Marina hacerse cargo de ella; se dice que a veces a los pascuenses se les azotaba, sanción que no existía en la ley chilena.

En los años 60 trabajando yo en CORFO conocí tristes experiencias, sobre las cuales pienso escribir algo más en unos días. Conocí tratos vergonzosos hacia ellos, que me correspondió denunciar a los menos a dos ministros del Gobierno del Presidente Freo Montalva. Conocí al Padre Sebastián y supe de él directamente su preocupación por el alcoholismo que entonces se iniciaba. Hoy se habla de alcoholismo y drogas como enfermedades sociales alimentadas por los continentales. Parte de la violencia y de los lamentables conflictos con carabineros pueden tener esa causa como una de las principales.

El daño internacional para Chile es inmenso. Ya estamos siendo denunciados a organismos internacionales de derechos humanos. Al parecer, a lo menos algo importante de lo que piden los pascuenses es razonable y justo. Ellos quieren la Isla para ellos, la ley establece que sólo ellos pueden ser propietarios, pero sin embargo CORFO en su fiebre privatizadora del Gobierno Militar vende su hostería que finalmente entiendo que queda en manos de inversionistas extranjeros. Creo que pudo buscarse soluciones pacíficas, el reconocimiento de la propiedad de pascuenses y por ello otorgarles parte minoritaria de las utilidades que el hotel genera, hasta que esa inversión sea totalmente amortizada. Nuevas negociaciones podrían hacerse sobre nuevas inversiones.

El Gobierno actúa con violencia, al parecer legalmente; pero cuántas obligaciones legales no se cumplen en el continente. Cómo venden en las principales calles y avenidas vendedores clandestinos; cuántos manejan a altas velocidades sin ser sancionados; cómo circulan vehículos generando ruidos molestos sin que nadie los sanciones, cómo se eligen y se han elegidos parlamentarios sin cumplir las exigencias constitucionales de residencia. Como quedan impunes pederastas inclusos ligados a organizaciones religiosas.

La justicia debiera aplicar sanciones, pero ya casi no se ven carabineros en las calles controlando las disposiciones del tránsito. No se debiera tener consideraciones más moderadas frente a los pueblos originarios que tienen otras características en sus sociedades, que en no pocos casos tienen más valores que nuestra sociedad tradicional.

Es preocupante que estemos dividiendo a nuestra sociedad y dando base a mayores y crecientes odiosidades. Peligroso que se pierda credibilidad en nuestras autoridades superiores.

Escriba un comentario

Una respuesta

  1. Muy completo y clarisimo. Muy interesante tu posicion bien definida y eso me gusta mucho.
    Sin ser exactamente iguales, los problemas son muy similares por aqui en Europa. Encontré una semejanza en cuanto al servicio minimo de transporte en periodo de huelgas. Lamentablemente los usuarios estaban muy contentos. Ahora ya comienzan a tomar conciencia. Veo que se acrecientan las desigualdades como aqui y con ello las injusticias sociales. En el lugar donde vivo, Chile y los chilenos estan muy bien considerados, como pueblo. Espero que se integre a ese gobierno gente de una mayor eficacia, credibilidad y experiencia.Tengo entendido que fuentes de recursos financieros existen, con los cuales se podria mejorar los ingresos de los sectores mas pobres. Alguien me envio una nota diciendome que en Chile habia mucho dinero y que no se sabe de donde viene.
    En todo caso es notorio que la tendencia mundial no es de planificar para un desarrollo equilibrado tomando en cuenta de manera responsable el aspecto social en su integralidad, dentro de la economia. Seguramente los programas existen, pero no se aplican.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos