Medicina natural, actualidad y economía

Nuestros economistas. Algunos aspectos de la actual crisis mundial; los pronósticos con visiones estrechas, fallan.

Con este título, “Nuestros economistas” El Mercurio publica la carta enviada por el economista Camilo Carrasco Alfonso. Ese breve documento me ha impresionado; creo que refleja varias realidades: no es fácil hacer pronósticos en aspectos económicos, los mejores pronósticos vienen de los que tienen visiones más holísticas. Me parece conveniente presentar textualmente la carta y después hacer algunos comentarios.

La carta dice así:

“Señor Director:

En el año 2008 hubiera que otorgar el premio “¿por qué no te callas?, creo que una votación cercana al 100% declararía ganador a nuestro selecto grupo de economistas que, a mi juicio, no pierde oportunidad de ilustrarnos con sus pobremente respaldados pronósticos, a través de los medios. Para muestra por ahora, sólo dos “botones”.

Hace menos de tres meses, el 29 de septiembre. Jorge Desormeaux exponía en una conferencia sobre su nueva visión macroeconómica nacional e internacional, que los precios mundiales de las materias primas se debilitarían, “pero en el caso del petróleo es probable que una caída del precio conduzca a una reducción de la oferta por parte de la OPEP, de modo que no cabe esperar un alivio sustancial respecto del escenario base (US$ 115 por barril)”.Entiendo que en estos días el precio se acerca a los US$ 30 el barril, a pesar de los recortes de producción de la OPEP.

Hace un mes y medio, el 9 de noviembre, el gobierno chino anunció un plan de rescate de US$ 586 mil millones. Al día subsiguiente, Vittorio Corbo, “el mejor de todos”, como decía Lagos, nos subió el ánimo asegurándonos que “cuando la gente pensaba que el cobre se iba para abajo, ahora está la certeza de que hay un piso, una suerte de equilibrio para que aquel valor que yo estimo estará en torno a los US$ 2 la libra”. (“El Mercurio”, 11 de noviembre de 2008). Sin comentarios.

CAMILO CARRASCO ALFONSO
Economista”

No es fácil hacer pronósticos económicos y más aún por economistas de visiones relativamente estrechas. Años atrás oí un comentarios sobre las grandes diferencias entre los precios internacionales pronosticados por el Banco Mundial, con toda su riqueza de profesionales y de información, y los precios que en la realidad se iban presentando.

Me recuerdan estas opiniones de economistas, otras más delicadas cuando a comienzos de los años 80 el dólar estaba congelado en $ 39, lo estuvo caso tres años; economistas destacados de gobierno militar aseguraron que ese valor se mantendría por lo menos 10 años. ¿Cuántos se arruinaron al creer que eso era verdad?. Sin duda que eso era distinto, ya que el Gobierno en cierto modo daba una seguridad en ello. Realmente ¿cómo podía esperarse que eso se diera, frente a la recesión nacional entonces en marcha y ante esa inmensa deuda externa privada que el modelo neoliberal había generado o hasta promovido?. Se decía que “el país debía aprovechar el ahorro externo”, sin tener mayor preocupación hacia donde se dirigían esos ingresos de divisas proveniente del endeudamiento externo privado y especialmente del mundo financiero. Se iban preferentemente al consumo, no a la inversión.

No era importante la deuda externa, ya que mayoritariamente era privada y el privado sabía lo que hacía. Si llegase a fracasar era culpa del privado y no afectaba al Estado. Pero que pasó en la realidad; cuando un banco privada enfrentaba una difícil situación, los acreedores externos hicieron saber que la deuda era de Chile y que si no se hacía responsable, no habría nuevos financiamientos externos. En un día la deuda privada pasó a la responsabilidad del estado.

Eran economistas dogmáticos del neoliberalismo. Dentro de ellos estaba uno que quería levantar la Línea 2 del Metro porque era antieconómica y aún decía que si ellos hubieran estado en el Gobierno, no habrían construido la Línea 1.

Varias lecciones se pueden sacar de esto. Que buenos pronósticos se obtienen de quienes tiene una amplia visión, que no están sesgados en posiciones económicas dogmáticas como los monetaristas. Corbo y Desormeaux fueron o son hombres del Banco Central autónomo, parecen esencialmente monetaristas. Es extraño que nunca un Ricardo French Davis de visión más amplia ha sido aceptado para ser directivo del Banco Central.

Qué distintos fueron los pronósticos dados por Ricardo Claro, hombre muy informado, de gran experiencia y un gran estudioso; él anunció la gravedad de esta crisis que la veía iniciarse, muy superior y de más extensión de lo que habitualmente se decía.

Me parece importante hacer buenos diagnósticos, de ahondar más en las causas profundas de la gran crisis y del conjunto de factores que influyen, algunos imprevisibles. El conflicto israelí palestino, ya está repercutiendo en el precio del petróleo. Ayer superó los US$ 40 el barril..

Creo que una de las grandes causas de la crisis mundial actual no es la crisis financiera de las hipotecas con débil garantía de los EE UU. Ésa fue sólo una chispa que detonó y mostró una campo propicio para extenderse. Más seria es su crisis automotriz. Pero hay causas, a mi juicio más profundas, como el impacto mundial de la expansión productiva y exportadora de China, que fue dañando en su base a las economías más desarrolladas, por el liberalismo económico financiero que ha acompañado a la globalización. China aprovechó esta realidad, pero también la recesión mundial que ella misma ha contribuido a crear para su propio beneficio, hoy le está cobrando la cuenta. La globalización, la apertura al comercio mundial y a los movimientos de capitales, dejan un vacío, ya que no se permite que el recurso humano se pueda con libertad moverse.

La plena apertura exterior se puede demostrar teóricamente que generaría más producción mundial y más bienestar generalizado. Para ello es necesario que los beneficio sean compartidos. Las grandes potencias en expansión gracias a sus buenos gobiernos y a una mano de obra barata, no pueden seguir expandiendo sus exportaciones, si con ellas han ido dañando las economía de sus compradores, que terminan reduciendo sus adquisiciones.
Sobre esta materia tengo la intención de referirme más adelante en otro artículo.

Escriba un comentario

Una respuesta

  1. Respecto de los economistas, respaldo el comentario de Roberto Fantuzzi : ” Estoy por pedir la devolución de la plata ” a todas las Escuelas de Economía. Todos los pronósticos de los economistan han resultado equivocados ( Comentario en Radio Cooperativa ). Nunca he visto a un Guru comentar los errores de sus proyecciones. Creo que hablan con el respaldo de los diarios, pero sin derecho a comentarios. Es claro que todas las proyecciones que hacen desconocen la economía real y se sustentan en esquemas teóricos, con alta dosis de ideología liberal extrema. Estamos inmersos en una verdadera ” Teología de la ultra libertad “, que se cae a pedazos hoy día, pero que no abandona las mentes de tantos Corbo, Caballero, Sebastian Edwars, Buchi, De Gregorio, etc. Felicito a Camilo Carrasco por su carta. Oviamente, no tuvo mayor eco en la prensa ni en otros medios de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos