Medicina natural, actualidad y economía

Nuevamente observamos que a un ciudadano chileno se les rechaza su ingreso a España. Ahora estaríamos en un caso más grave aún, con la esposa chilena de un ciudadano español que debió viajar un poco antes por motivo de salud

Se aprecia que se repiten estos rechazos y ahora nada menos que a una señora chilena casada con español. Él viajó a su madre patria un poco antes por motivos de salud. Estaba programado que ella viajaría un mes y medio después. No bastó que  llevase su libreta de matrimonio chilena, como se le habría informado en Chile. Requeriría de la española, que la burocracia demoraba 6 meses en otorgarla.

Qué triste caso es el que hoy se presenta en el diario El Mercurio en “Línea Directa”.

Recuerdo que tiempo atrás se le negó la pasada  en tránsito a una persona que estaba invitada a otro país europeo. Esa noticia entonces estuvo asociada a otra en la que se señalaba que Brasil estaba adoptando tratamientos discriminatorios a españoles que pretendían entrar al país latinoamericano similares a los que aplicaba España con ciudadanos brasileños. Lo que podríamos llamar el principio de reciprocidad.

Uno debiera preguntarse si Chile no debiera hacer lo mismo. Hemos sido un país que ha dado amplia apertura a los inmigrantes ibéricos a nuestro territorio sin mayores exigencias y hemos entregado grandes empresas nacionales como ENDESA a capitales españoles. Esos capitales han pasado a ser nada menos que dueños de parte importante de los derechos de aguas disponibles en Chile. Puede esperarse que los españoles radicados en Chile hagan sentir sus molestias por estos procedimientos; mucho se ha hablado de la doble nacionalidad entre estos dos pueblos.

Ojalá el Gobierno de Chile actúe frente a esto.

Incorporo a continuación la información que nos entrega nuestro decano de la prensa, que es una periódico indiscutiblemente muy prudente.

El caso de Valentina Alvarado:
Le impidieron ingresar a Madrid porque no comprobó su matrimonio con un español

Antes de viajar consultó cuáles papeles necesitaba. No obstante, en el Consulado en Chile afirman que no retiró los documentos necesarios a tiempo, los que habrían evitado el rechazo.  

La chilena Valentina Alvarado se casó con el ciudadano español Francisco de Migues el 7 de febrero de 2012 en Chile. Según contó a Línea Directa, llevaron los papeles al Consulado en Santiago para legalizar su unión frente a las autoridades de la península. Por motivos de salud, su marido debía volar a España el 7 de abril y ella lo seguiría el 22 de mayo.

Consultó en la oficina diplomática sobre cuáles documentos debía llevar consigo y, como cuenta, le respondieron que bastaba con un certificado y/o la libreta española de matrimonio. Sin embargo, esta última no se encontraría lista en menos de seis meses.

Preguntó en la oficina de visados y una funcionaria le indicó que, al no contar con ella, bastaría con portar un certificado de empadronamiento original de su esposo (precisando que él vive en España) más la libreta de matrimonio chilena.

De vuelta al país

No obstante, al llegar al aeropuerto de Barajas, en Policía Internacional le retuvieron el pasaporte y no la dejaron ingresar por no cumplir con los requisitos. Entretanto, su padre se comunicó con el cónsul de España en Santiago, quien le indicó que tenía el certificado requerido. Pero como el papel no llegó a tiempo, la enviaron en un avión de vuelta a Chile.

Según nos respondió Álvaro García Díaz, canciller del Consulado General de España en Santiago, al tratar de ingresar a España la reclamante mostró una libreta de matrimonio expedida por las autoridades chilenas, documentación que no sirve para acreditar el vínculo con el cónyuge español.

Precisa que, como le indicaron acá en Chile, debía portar la Partida Literal de Matrimonio, con una validez máxima de expedición de tres meses. Añade que en el caso que estuviese emitida por el Registro Civil de Chile debe hallarse legalizada, lo que no es necesario si la partida es expedida por el Consulado.

Afirma que cuando la requirente presentó la solicitud de inscripción de matrimonio le dijeron que tardaría unos seis meses. “Sin embargo, teniendo en consideración su viaje a España, este Consulado efectuó la inscripción y emitió la libreta de matrimonio el 4 de mayo de 2012, estando a partir de esta fecha los documentos a disposición de doña Valentina, quien no pasó a buscarlos antes de efectuar su viaje y con los que no hubiese tenido ningún problema en su entrada. Los mismos no fueron retirados hasta el día 25 de mayo de 2012”, afirma el canciller.

Precisa que el día del rechazo, a las 15:00 horas de Chile, estableció contacto con el Puesto Fronterizo Madrid-Barajas, donde le confirmaron que a la pasajera se le había abierto un “expediente de inadmisión” por carecer de documentación que probara su relación con el ciudadano español.

Para probarla se remitió a la oficina de control en Madrid una copia del requerido papel que consta en su Registro Civil, documento que la solicitante debía haber recogido antes de viajar, argumenta.

“Lamentablemente no pudo autorizarse la entrada por haber salido doña Valentina, con destino a Buenos Aires, antes de recibir el fax remitido por este Consulado”, concluye.

CONFIADA

“Con mi marido fuimos en tres oportunidades antes de que él partiera y siempre se nos dijo que no tendría problemas”, asegura la afectada.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos