Medicina natural, actualidad y economía

“Pareciera que no existe el coraje de defender la producción chilena”, lo dice gerente general de empresa extranjera que produce en Chile bolas de acero para la molienda de minerales

En mi opinión, muy acertada expresión de quien dirige una empresa extranjera en Chile que produce esas bolas de acero y que está próxima a cerrarse por la desleal competencia de las bolas importadas desde China.

He escrito antes sobre este tema. Parece increíble que la comisión anti distorsión de precios del Banco Central dilate decisiones básicas para proteger que en Chile se siga produciendo este importante insumo para la minería.

Amarga ver cómo la política económica chilena siga destruyendo la industria manufacturera local.

Al expresar este importante gerente “Pareciera que no existe el coraje de defender la producción chilena”, daría para entrever que somos cobardes para enfrentar la penetración china en la economía nacional.

Es increíble el poder de nuestro Banco Central para actuar en esta forma. Está comprobado el dumping (venta a pérdida) que hace China para penetrar en Chile con sus producciones. Primero los impuestos antidumping establecidos en el pasado fueron de niveles muy inferiores a los recomendados por serios estudios. Y ahora postergamos decisiones con fundados respaldos, postergaciones no justificadas y además en inciertos plazos.

Para qué decir su no intervención del Estado en la política cambiaria. En largos periodos de buen precio del cobre, el dólar baja a niveles alarmantes. Podríamos perfectamente sostener el precio de la divisa comprando dólares y formando fondos soberanos que pueden tener dos justificaciones, una para enfrentar en el futuro una baja del precio internacional del metal rojo y el otro, estar conscientes de que al exportar cobre, estamos exportando no solo un producto sino que también patrimonio nacional ya que está saliendo un recurso natural no renovable.

Parece que en Chile hemos perdido estadistas que nos gobiernen. Estamos gobernados sin visión de futuro. No sabemos a dónde vamos a llegar.

Parecemos incapaces de medir la profundidad de nuestra crisis social y de sus causas. Como hemos trasformado ocupación formal en informal. No somos capaces de crear empleo para la nueva fuerza de trabajo que llega al mercado. Cuánta de ella se trasforma en delincuentes o penetran al círculo de la droga y a reforzar su poder económico; mucha otra copa la venta callejera ilegal.

Muy interesante es el  reciente artículo que publica el diario El Mercurio de Santiago, del 19 de octubre. Se titula “Moly.Cop y disputa por dumping ‘Pareciera que no existe el coraje de defender la producción chilena’”

Antes de su título está esta leyenda. ENTREVISTA CON GUSTAVO ALCÁZAR, GERENTE GENERAL DE LA COMPAÑÍA

El autor de artículo es Tomás Vergara P.

Me parece conveniente presentar su contenido por párrafos y hacer sus comentarios.

Después de su título viene esta leyenda Pese a que se habrían comprobado prácticas desleales en el mercado de la bolas de acero, las autoridades desestimaron tomar medidas provisorias”.

A continuación viene su contenido básico. Consta de dos partes, una primera que podría considerarse introductoria y una segunda que cubre la entrevista al Gerente General quien responde a cinco preguntas.

Además destaca en negrita en el centro de artículo dos contenidos que paso a señalar:

“La gente olvida que compramos nuestra materia prima en Chile, que se produce en CAP Acero. Si nos vamos de espalda, CAP Acero también”

“El fallo es incomprensible. Se advierte que hay dumping de tres empresas, pero, sin embargo, la comisión deniega las medidas”

Breve comentario mío. Son dos planteamientos a mi juicio muy importantes, Después serán analizados en mis comentarios.

Primera parte.

    A comienzos de este mes, la comisión antidistorsión de precios del Banco Central, volvió a dar un portazo a las pretensiones de Moly-Cop, firma que presentó un recurso de reposición en contra de la recomendación de la comisión de no implementar medidas provisorias para la importación de bolas de hacer para la molienda que son traídas desde China, insumo que resulta clave para la industria minera.

    No es la primera vez que la firma local – de capitales norteamericanos –da esta pelea: en 2019 consiguió que se aplicara una tasa de 5,6%, por la misma razón, sin embargo, esta vez, pese a que los investigadores acogieron los argumentos, no se han tomado medidas, esperando a lo que suceda en la audiencia final que debe ocurrir en noviembre.

    Desde la compañía dicen estar desconcertados y advierten del crítico momento por el que atraviesan los productores locales, donde de las tres que existían además de Moly-Cop, una quebró, otra está cerca de un proceso de probable liquidación, y la otra decidió firmar un acuerdo con productores chinos.

Comentarios. Entiendo que cuando se aplicó la tasa de 5,6%, hubo recomendaciones por una tasa bastante mayor, superior al doble de la que se estableció. Preocupante la demora en tomar decisiones. También preocupante que hubiese en Chile cuatro empresas que producían este importante insumo minero. Podría pensarse en la conveniencia de una gran empresa que tuviese las economías de escala, con lo cual se podría entrar a vender en los mercados internacionales, incluso a costos marginales. Triste captar la situación de esa tres otras empresa, una cerrada, otra por cerrar y la tercera unirse al que podría llamarse el enemigo.

Siendo Chile un país minero y dentro de ese rubro gran productor de hierro, qué importante es dar mayor valor agregado a nuestras exportaciones, como podría ser la colocación de las bolas de acero en el exterior. Habiendo una fuerte demanda interna, lograr una gran capacidad productiva nacional con economías de escala, lo que permitiría tener muy bajos costos de producción que facilitarían sus colocaciones en el extranjero.

 

Segunda parte , la de las entrevistas.

Se presenta la pregunta y la respuesta; después algunos comentarios personales.

Como ya lo he señalado anteriormente, son cinco preguntas.

Primero presentaré el tenor de ellas:

  1. ¿Cómo se toman las decisiones en la comisión.
  2. ¿Qué medidas son las que pide Moly-Cop?
  3. De no lograr medidas definitivas, ¿corre peligro el futuro de la empresa?
  4. ¿Temen un efecto en el empleo?
  5. ¿Qué tanto les afectan los plazos de investigación?

 

Como ya lo anuncié, presento cada pregunta seguida de la respuesta. Y después un breve comentario mío

  1. ¿Cómo se toman las decisiones en la comisión.

    “El fallo es incomprensible. Al leer la decisión, se advierte que hay dumping de tres empresas, que hay daño y que hay causalidad, pero sin embargo, la comisión deniega las medidas. Es incoherente con su propio racionamiento, y eso nos llama mucho la atención”.

    “La argumentación es vaga respecto a lo macizo del dosier de documentación y pruebas que hemos presentado a la comisión, lo que nos deja perplejos, confundidos respecto de qué es lo que está motivando a la comisión en términos de proteger la industria nacional de prácticas que no son de libre comercio”.

Comentario. Sin duda sería conveniente conocer la respuesta a esta crítica por parte de la comisión. No he tenido la oportunidad de conocerla.

2.¿Qué medidas son las que pide Moly-Cop?

    “Nosotros nunca hemos pedido un proteccionismo como en Argentina, que genera ineficiencia, subsidios entre sectores económicos, donde el que tiene capacidad de lobby más importante es el que se llega el agua a su molino, generando un modelo de protección que no se rige por las leyes del libre mercado. Lo que pedimos es la implementación de derechos aduaneros compensatorios que eliminen la distorsión que genera el dumping en la actividad económica de Chile”.

    “Este no es un tema de falta de capacidad técnica o calidad de productos, es simplemente que tenemos que lidiar con la legislación y estándares del país y los chinos no, porque están llenos de subsidios cruzados, que parten desde la fabricación de sus materias primas y siguen con la fabricación de productos terminados. Pareciera que no existe el coraje de realmente defender la producción chilena. No se trata de un proteccionismo añejo, sino que de emparejar la cancha”.

Comentario. Fuerte la expresión que “pareciera que no existe el coraje de realmente defender la producción chilena”. Si fuera así, a quién temerle; sería probablemente a China, país que mucho protege su economía, tanto a las producciones de sus empresas privadas como a las del Estado. Ha tenido además una política cambiaria y arancelaria que le ha permitido acumular grandes reservas de divisas que se han transformado  en préstamos a otros países, y más recientemente en estratégicas inversiones directas en el extranjero.

China  ha tenido una política de desarrollo con visión de largo plazo. No se puede olvidar su inmediato reconocimiento de gobierno de la dictadura militar chilena en 1973, seguramente por asegurar su abastecimiento de cobre.

Este país oriental ha logrado tener un gran poder político en la economía internacional; por otra parte muy bien ha sabido aprovechar la política de globalización mundial.

  1. De no lograr medidas definitivas, ¿corre peligro el futuro de la empresa?

    “Efectivamente. Vamos a seguir dando la pelea, somos extremadamente eficientes, pero estamos aburridos de que nos amarren un brazo; a la larga, eso nos terminará por desestabilizar. Hemos optado por la eficiencia de la producción nacional, por empleos de calidad y el virtuosismo de hacer en Chile, pero Moly-Cop también pertenece a un grupo internacional; si esto sigue por mucho tiempo, nuestros dueños van a preferir producir en otra parte”.

    “Si se trata de buscar, entre comillas, economías donde se pueda producir más barato por tener una mano de obra más barata, costos energéticos más baratos, legislaciones medioambientales y de derechos de los trabajadores más febles, no tenemos ningún problema, pero nos la jugamos por la industria en Chile”.

Comentario. Dos ideas importantes emanan de esta respuesta, una que seguirán luchando por continuar en Chile y la otra, una amenaza de si no se mejora la situación, establecerse en otro país.

Lamentablemente observo con pesimismo la situación. En el Chile de hoy parece no haber en el Gobierno preocupación por la industria manufacturera; cuántas empresas en estos rubros se han cerrado. Es una lástima lo que se prevé, especialmente si se considera que esta actividad de producir insumos para nuestra minería debería apoyarse; es importante que esta actividad industrial que contacta la minería del hierro, que es importante en nuestro país, con el abastecimiento de las distintas actividades mineras que necesitan de la molienda de las extracciones primarias de minerales. En mi opinión este rubro debería llegar a ser más que un abastecedor interno, proyectar su producción a los mercados internacionales por su capacidad de producir a bajos costo las bolas de acero derivado de las economías de escala.

4. ¿Temen un efecto en el empleo?

    “Si bien en Moly-Cop no trabaja mucha gente, estamos con menos de 200 personas, la gente olvida que compramos nuestra materia prima en Chile, que se produce en CAP Aceros. Nosotros representamos más del 50% de sus ventas, si nos vamos de espalda, acto seguido, CAP Aceros también se va de espalda y estamos hablando de más de 2.400 trabajadores, al que se debe sumar el ecosistema que genera la industria metalmecánica, entonces el impacto en el empleo será catastrófico”.

    “Las quiebras no se avisan, ocurren en cualquier momento, y ya está el caso de Maersk, otros productores, de Iansa, que de un día para otro tiene que cerrar, y cuando eso ocurra, será irreversible”.

Comentario. Lo que se plantea es gravísimo. Ello me llevó a informarme del caso de Maersk; tema sumamente interesante fue el cierre de una gran planta que estableció esta firma en San Antonio, Chile, para la fabricación de containers refrigerados. Este cierre afectó a unas 1.200 familias; las causas de su paralización serían varias pero entre otras está que sería de menor costo para la firma la fabricación de ese producto en China entre otras razones por en ese país tener una mano de obra mucho más barata y sin posibilidades de huelgas y otros conflictos laborales. Además se menciona el dumping de los productos chinos para entrar a nuestro país.

También es preocupante el riesgo que se presenta en Chile por el eventual cierre de CAP Aceros, por las importaciones sustitutas de productos chilenos provenientes del país oriental.

Se menciona el cierre repentino de la planta de IANSA de Los Ángeles; pero este caso es algo distinto, ya que el costo de la azúcar de remolacha es mayor que el proveniente de la azúcar de caña, por lo que el cultivo de la remolacha en Chile requiere de un trato especial; en este caso no es el dumping el culpable. El riesgo de que Iansa deje de producir azúcar en Chile está latente.

  1. ¿Qué tanto les afectan los plazos de investigación?

    “La audiencia pública debiese ser en noviembre, y el veredicto se define un mes después, por lo que esperamos que sea antes de fin de año, pero el plazo se puede extender hasta abril. El problema es que, si se toman medidas posteriores, los contratos ya están firmados. Hay licitaciones en curso, por lo que hay un daño permanente. En toneladas que se negocian estos meses son entre 70 y 100 mil toneladas, tomando las oportunidades de negocio que hay en el mercado y que en volumen representan varios cientos de millones de dólares”.

Comentarios. Estos temas el Gobierno debiera resolverlos oportunamente. Se ve claro en este caso. Debemos comprender que esta planta está en riesgo de paralizar y con ello comprometería la supervivencia de CAP Aceros.

 

Comentarios finales.

Es preocupante como ha sido afectada en Chile la industria manufacturera, tan importante en la generación de empleo. Cómo se han reducido las actividades de diferentes sectores de esa industria. Pueden mencionarse el sector textil, el del cuero y calzado, el metalmecánico, el de la confección de ropa, incluso el de materiales de la construcción, hasta se ha cerrado una moderna planta de elaboración de ceránica. Ya el cobre no se elabora en Chile y nos abastecemos de productos importados. Cuánto hablamos de agregarle valor a nuestras exportaciones de productos primarios y hemos terminado importando el cobre elaborado.

Parece increíble que tengamos grandes importaciones de ropa usada.

Ahora estamos en riesgo de dejar de producir en Chile las bolas de acero para la minería; qué importante es su producción. Elaboramos el hierro para ello y reforzamos el uso en la minería de insumos de origen nacional. Podríamos razonablemente ser exportadores de bolas de acero.

Preocupante la noticia del riesgo de que la histórica CAP estatal, posteriormente privatizada, la hoy llamada CAP Aceros, se cierre.

Cuánta capacidad de empleo hemos perdido.

Pero todo lo anterior parece no preocupar a Chile. A su Gobierno, a sus universidades.

Parece que estamos felices con la globalización. Felices con tener un dólar por largos periodos a muy bajo precio gracias al alto precio del cobre. Así podemos comprar automóviles baratos y muchos otros bienes que nos llegan del exterior, especialmente de China.

No hemos sido capaces de analizar a fondo las causas de la gran crisis social y económica que afecta al país.

El caso de la industria de las bolas de acero puede ser un ejemplo más.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos