Medicina natural, actualidad y economía

Preocupante las fallas éticas en los deportes. Debiéramos buscar caminos para desalentarlas y para que se refuerce la caballerosidad deportiva.

Recientemente comenté en sentido crítico como el equipo de futbol francés ganó el partido de clasificación para el mundial con un gol facilitado por el uso previo de su mano por el jugador, que acomodó el balón para marcar el gol de la victoria. La grabación del partido repartió por el mundo la prueba; no podía ocultarse el hecho. Yo esperaba que Francia renunciara a ese mal habido triunfo, y pidiera que el partido se repitiera; sólo ella podía hacerlo, había precedencia al respecto. Lamentablemente eso no aconteció a pesar de que el jugador que hizo la infracción deseaba que eso sucediese.

Qué importante es que en distintas actividades, para instituciones como las universidades y para diferentes profesiones, y en especial en la política, se refuercen los valores éticos. En la salud y en la educación sería muy importante, que al enfermo y al estudiante se les considere más como tales y menos como clientes, como fuentes de financiamiento para grandes inversiones, para alcanzar altas rentabilidades o para conseguir elevadas rentas profesionales

Señalo más adelante algunos otros tristes ejemplos en el campo de los deportes y planteo ideas para alentar actitudes distintas en este terreno.

Recuerdo esos días en torno al escándalo de la bengala y el Cóndor Roja; yo estaba haciendo entonces una consultoría en República Dominicana; uno de los profesionales locales, con quien me tocó trabajar y de quien me hice bastante amigo, nos comentó antes del partido algo así: “a estos chilenos hay que tenerles miedo, quizás qué van a hacer para ganar el partido”. Esas palabras me produjeron extrañeza, no sabía que se tuviese esa opinión sobre nosotros y me pregunté hasta dónde esos juicios pudiesen ser más generalizados.

Al día siguiente se lamentó que nuestro equipo hubiese tenido esa agresión; estando en territorio extranjero sentí indignación por ese aparente accidente que había sufrido ese tan extraordinario jugador; uno llegaba a justificar que el equipo se hubiese retirado de la cancha. Ese acto pudo tener gravísimas consecuencias en un estadio de alta concurrencia y con un público enardecido. Afortunadamente nada grave pasó..

Las primeras críticas surgían por el retiro del equipo. Nada se sabía todavía del problema de fondo. Terminó mi misión en República Dominicana y bastante tiempo después recordé las expresiones de ese profesional dominicano. No sé cuál habrá sido su reacción posterior cuando se supo la verdad; a lo mejor no le llamó mayormente la atención, pues esperaba alguna intervención irregular de los chilenos para el difícil triunfo aspirado por el equipo, confirmando su expresión con esa interrogante inicial.

En esa oportunidad Chile fue seriamente sancionado, no sólo con la pérdida de los puntos, sino con mucho más. Nunca supe si otros jugadores estuvieron realmente involucrados en los hechos y hasta dónde directivos técnicos se prestaron a ello. El país fue sancionado fuertemente como también a nuestro excelente arquero Cóndor que se le perdió para siempre como jugador..

Maradona se jacta del gol con la mano que le marcó al equipo inglés en un campeonato mundial, penetración que parecía haber sido hecha con un golpe de cabeza. La televisión mostró después la verdad. No recibió sanción y posiblemente muchos celebraron su habilidad y su picardía delictual. Siguió en carrera sin castigo, quizás hasta con admiración de muchos; hoy es nada menos que el Director Técnico de la Selección Argentina. .

Pocas veces he asistido a partido de fútbol a los estadios. Recuerdo de joven haber visto a un jugador, quien después llegara a ser un Director Técnico importante, cómo, dándole la espalda al árbitro, acomodaba con sus dos manos la pelota para facilitar una jugada. Al parecer lo hacia por gracia, por “pícaro”; cometer un pequeño delito y que no lo pillaran”.

Asistí como padre de familia a competencias de natación de nuestros hijos y veía con molestia como no se respetaban las edades de las categoría, con el objeto de los que actuaban irregularmente se vieran favorecidos. Qué mal ejemplo se daba con ello y además, posiblemente también, se perjudicaba psicológicamente a los que competían reglamentariamente al ser superados en forma injusta por otros.

También recuerdo que jugadores chilenos fueron sorprendidos con documentación falsa para poder participar con edades superiores a las máximas exigidas. Se puede decir que los menos culpables eran los muchachos, los grandes responsables fueron los dirigentes del sistema, que además de alterar la justicia deportiva, enseñaban o alentaban a delinquir. Gran responsabilidad de los dirigentes, no sólo porque alteraban legítimos resultados potenciales, sino por el efecto en la formación de los muchachos, al hacerlos cómplices de delito. Fue sin duda una actitud que nos desprestigió.

Está siendo común los llamados “piscinazos” de los jugadores de fútbol para generar los penales u otros cobros que le favorezcan a su equipo. Este delito ya se le considera merecedor de pena, pero siempre que el árbitro lo sorprenda y lo decida sancionar en el momento.

Me llamó la atención y no puedo dejar de manifestar mi desagrado, cuando el Director Técnico, de prestigio internacional, extranjero, de uno de los equipos de futbol profesional más importantes de la Primera División, en una entrevista, más bien respaldase la actitud de uno de sus jugadores que engaña árbitro para lograr el cobro de un penal en un partido amistoso; al delito le rebajaba el calificativo de tal para más bien elevarlo al positivo valor de la picardía, que debe tener un jugador. Me agradó que un comentarista de televisión criticase esas palabras del DT; pero sólo una opinión crítica llegó a mi conocimiento. Me adhiero a ella.

Es comprensible que se cometan otras faltas, por ejemplo que con la vehemencia del juego lleguen los participantes a agredirse. Es conveniente estimular a que esto no suceda, pero no es aceptable ni respaldable la acción intencionada del jugador para engañar al árbitro.

Hay que destacar que hay grandes jugadores que no tienen estos comportamientos. Ello debiera ser reconocido y se estimulen estas formas de proceder. Podrían establecerse premios especiales a los buenos deportistas, el premio a la ética deportiva. Debiera pensarse hasta dónde pudiésemos llegar a tener códigos de éticas para el deporte, en los que se precise cómo se debe proceder, que se ayude a crear conciencia sobre eso. No podría considerarse un juramento del deportista que nos representa al país.

Desgraciadamente parece que como se da en muchas otras actividades, “el fin justifica los medios”. Las aspiraciones por lucros excesivos o por rápidos enriquecimientos, pasan por encima de los valores éticos.

Estas faltas dañan con su efecto de demostración a la sociedad, sobre todo en deportes tan populares y especialmente lo hacen sobre la juventud..

Es hermosa esa costumbre de echar la pelota afuera para atender oportunamente a un jugador lesionado y que el equipo contrario después al reiniciar el juego con el lanzamiento lateral, entregue el balón al contrario. También lo es en el tenis, cuando el jugador contrario aplaude a su rival después que éste ha realizado una gran jugada.

Debiéramos hacer esfuerzos por mejorar los valores éticos en los diferentes frentes de acción, en las universidades, en el ejercicio de las profesiones, en la política especialmente. Importantes son los códigos de ética y los juramentos, como el hipocrático.
___________________

Escriba un comentario

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos