Medicina natural, actualidad y economía

¿Qué pasa con la salud pública chilena? El tema de las vacunas, del Hospital Universitario y de varias otras cosas. Debilitamiento de la ética profesional

Profunda inquietud crea el tema de las vacunas en Chile. Mientras se aprueba una ley con alto quórum parlamentario y después de un largo debate relacionado con las vacunas tradicionales usadas en Chile que utilizan el Timerosal, surgen fuertes críticas a este proyecto de ley que parecía sólo pendiente de su publicación. Pero aprobado el proyecto por amplia mayoría en el Poder Legislativo, se anuncia que el Ejecutivo lo vetará, posiblemente por razones justificadas.

Esto está generando una delicada polémica que puede repercutir en una disminución de población que se vacune y ello podría conducir a que enfermedades infecto contagiosas aumenten en su presencia, llegando hasta tener el carácter de epidemias.

Desgraciadamente, es probable que parte importante de nuestra población esté desorientada.

En muchas decisiones de alta política se debe tener muy en cuenta el mal menor. La vacunación en general sin duda que es altamente beneficiosa; el posible efecto negativo de estas vacunas que contienen el Timerosal parece dudoso, y de serlo, el daño sería menor que el dejar de vacunar.

Más adelante me refiero a: experiencias del pasado en el desarrollo de la salud pública; al interesante tema del Hospital Universitario como cúspide de un sistema nacional de salud pública; al contraste del desarrollo de las clínicas privadas con fines de lucro y el debilitamientos de los establecimientos públicos de salud, y a la pérdida de valores en torno a estos temas.

Chile se caracterizó por un Sistema Nacional de Salud que fue un verdadero modelo de desarrollo y de efectos positivos sobre la población. Se ha caracterizado por una amplia participación de la población, especialmente de embarazadas, madres y niños lactantes, y en general población infantil, en los beneficios de la medicina preventiva, donde la vacunación cumple una importante papel.

Capítulo aparte es la importancia que en el pasado llegó a tener la empresa estatal Laboratorio Chile y su relación con el Formulario Nacional que tanta importancia tuvo en nuestro país. El Gobierno o Dictadura Militar terminó con gran parte de ello. El Formulario Nacional fue una de las grandes conquistas para la salud pública chilena, impulsado por los grandes salubristas de antaño; fue una iniciativa reconocida internacionalmente.

Recuerdo en el pasado una campaña específica de vacunación contra la meningitis, superó la meta programada de vacunados en un tiempo inferior al previsto.

El Programa Nacional de Alimentación Complementaria, contribuyó en forma muy positiva a la ampliación de cobertura de la población objetivo en medicina preventiva, que es la más importante en una sociedad, porque por una parte evita el daño de la enfermedad en el individuo, y por otra sus costos financieros son notablemente inferiores que el de las atenciones curativas.

Recuerdo lo que planteaba un médico brasilero que vino al INTA a estudios de posgrado beneficiado con una beca de la Universidad de Naciones Unidas, de quien yo fui su tutor. El concluyó que en Chile se tenía un costo por persona similar al de Brasil, con resultados totalmente distintos; en muchos lugares del país hermano, la concurrencia de la población a los establecimientos de salud era esencialmente para atención curativa y muchos de ellos estaban subutilizados; en cambio en Chile, la concurrencia era principalmente para fines preventivos y los establecimientos trabajaban a toda marcha.

Hoy se ha creado un negativo temor al daño de la vacunación con el uso del Timerosal que contiene mercurio. Uno puede preguntarse, ¿es conveniente legislar sobre estas materias o simplemente el sistema de salud asesorado de la academia, vaya haciendo las investigaciones y los cambios más convenientes sin usar estas medidas legislativas que demoran las decisiones y desorientan a la población? Desgraciadamente las ambiciones políticas de figuración pueden hacer dudar a la población sobre tan delicados temas, como este de las vacunas con Timerosal.

Uno echa de menos en Chile a los grandes salubristas del pasado, a la presencia de nuestra Universidad de Chile y especialmente a la que fuera la famosa Escuela de Salud Pública, de prestigio no sólo nacional sino también internacional. Qué importante que el Ministro de Salud sea un salubrista de amplia experiencia o que tenga colaboradores directos de esas características.

El Hospital Universitario

La cúspide especialmente de la salud curativa debe ser el Hospital Universitario donde se atienden las mayores complejidades, se tiene a los mejores recursos humanos y donde se forman a los médicos y a otras profesionales relacionadas con la salud en sus carreras de pregrado y, en particular, en las especialidades y en los posgrados académicos; allí se avanza también en la investigación..

Los recursos financieros deben ser amplios para ese hospital. Hoy vemos la crisis que enfrenta el Hospital José Joaquín Aguirre de la Universidad de Chile, con riesgos de hipotecarse para poder sobrevivir o terminar privatizándose; el tema no es sólo culpa del actual gobierno sino que se arrastra desde que se le quitó en el Gobierno Militar a la Universidad de Chile su financiamiento basado en una ley especial y no de la dependencia cada año de la Ley del Presupuesto. Recordemos que la actual Constitución prohíbe que existan leyes que financien actividades específicas, salvo los recursos para las Fuerzas Armadas provenientes del 10% de las ventas de CODELCO.

Veo con amargura cómo se expanden las clínicas privadas y como languidecen los hospitales públicos. Cómo las clínicas privadas se llevan a los mejores especialistas, y no pocos de ellos para mantenerse en sus cargos con altas remuneraciones, deben cumplir metas de atenciones y lo que es más delicado, el de uso de infraestructuras y equipos que estén subutilizados, motivando a pacientes a que empleen servicios de discutida utilidad, pero que generan beneficios económicos a la empresa que los contrata.

El cumplimiento de las metas del AUGE hace que el sistema privado con fines de lucro contrate a los especialistas a remuneraciones muy superiores a la que puede pagar el sector público; el Estado paga al sector privado altas tarifas varias veces superiores a lo que asigna a su propio sistema hospitalario. Recientemente hemos conocido, por la escasez de especialistas en hospitales públicos, la contratación de especialistas extranjeros que no han aprobado los exámenes exigidos por nuestras disposiciones legales para trabajar en el sector público, medida que fue extrañamente respaldada por la Contraloría de la República. Paralelamente a esta situación, surge la noticia que sólo 1 de cada 5 médicos extranjeros que dan el examen reglamentario lo aprueba.

Cómo se oye la noticia de que el Gobierno paga a las clínicas privadas del orden de tres veces lo que asigna a los establecimientos del sector público por servicios similares. Agrava lo anterior, las enormes deudas que el Estado tiene con los hospitales públicos, los que a su vez adeudan cantidades importantes a sus proveedores, para poder sobrevivir, dañando con ello sus futuros abastecimientos y el monto de sus precios. .

Impresiona que este contraste entre las clínicas privadas y los hospitales públicos, se nos presente en forma parecida entre las universidades privadas con ocultos fines de lucro y las universidades del Estado; esto da para un extenso análisis,

Preocupa la pérdida de valores en los profesionales atraídos u obligados por el mercantilismo. Mucho se atribuye a estas motivaciones el alto costo de los estudios y de la obtención de especialidades, que los motiva a actitudes donde se hacen sentir más las motivaciones económicas. El paciente al igual que el alumno, pasan a ser los clientes de clínicas y de universidades. Cada vez más son los profesionales que caen en este sistema y eso hace temer que se debiliten aún más sus colegios profesionales en torno a los grandes valores éticos del pasado.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos