Medicina natural, actualidad y economía

Criticable medida la de aumentar el costo empresarial para contratar trabajadores con la creación de un 6% del costo de su mano de obra como aporte a la previsión

 

Posiblemente una de las causas principales de la crisis económica social que enfrenta Chile es la reducción de los contratos formales de trabajo con la desaparición paulatina de muchas actividades industriales de manufacturas a consecuencia de la competencia de los productos provenientes del exterior debido a dos factores importantes, uno el bajo valor del dólar motivado principalmente por el alza del precio del cobre y otro por los acuerdos comerciales que han ido rebajando los aranceles y con muchos países operar con aranceles nulos.

Ahora con pretender que la empresa haga un aporte a la previsión de sus trabajadores de un 6%, significa encarecer el costo  por trabajador que puede conducir a que las empresas paralicen y además buscar más sustitución de mano de obra por otros medios productivos.

Esto lo analizaré más en otros artículos, principalmente en torno a que toda o la mitad de ese pago vaya a un fondo de solidaridad para alimentar una jubilación básica a toda la población.

La gran industria textil ha desaparecido, como muchas otras entre las cuales puede señalarse las metal mecánicas, las de la confección, las de cuero y calzado y las de la línea blanca. Dentro de estas cabe destacar las manufacturas de cobre, que actualmente en gran parte han desaparecido y nos abastecemos del exterior.

Varias de esas empresas no han desaparecido del mercado, siguen haciéndolo pero elaborando sus productos en el extranjero y especialmente en China.

Se han cerrado manufacturas simbólicas como las de Bata, empresa que disponía en Chile de curtiembre y de fábrica de calzado. Esta empresa es extranjera. Ella sigue existiendo a base de la comercialización de productos importados.

Otro cierre simbólico ha sido el de Calzados Guante, empresa nacional, que paulatinamente fue reduciendo su producción nacional hasta hace poco tiempo cerrar su fabricación nacional que era productora ya solo de un 20% de sus ventas. Su abastecimiento externo fue aumentando paulatinamente hasta sustituir toda su producción nacional

La confección de vestuario ha experimentado el cierre de muchas empresas y el despido de importante cantidad de trabajadores, en especial de mujeres. Lo más grave que en el caso del vestuario, no solo se importan productos nuevos, sino que también ropa usada, que se trae a muy bajo costo y que incluso contribuye a la contaminación ambiental, ya que al importarse en fardos, deja mucho desechos que terminan en vertederos principalmente clandestinos. Llama la atención la importante presencia de nuevas tiendas que a muy bajo precio venden ropa importada.

No debe olvidarse que no hace mucho cerró una importante planta elaboradora de containers refrigerados en San Antonio, dejando sin trabajo formal a un importante número de trabajadores. Fabricar este producto es muy importante para un país que es gran exportador de frutas y verduras frescas que requieren ese equipo. Esa empresa era de capitales extranjeros que se establecieron en Chile posiblemente basados en que ubicada en un país tan importante exportador le daban ventajas económicas y además estabilidad normal derivada de una lógica protección nacional de un país exportador. Es muy probable que su cierre sea por la carencia de una política cambiaria que neutralice los efectos de las alzas del precio del cobre que han llevado el valor de la divisa a cerca de la mitad entre distintos momentos. La caída del valor de la divisa hace que se pueda importar a muy bajo costo, inferior al que se vende el producto nacional.

Otro caso digno de recordar es el de la industria en Chile de producción de bolas de acero para la molienda de minerales. Es muy racional que un país como el nuestro que posee minerales de hierro y producción de acero, gran demandante del insumo bolas de acero por su alta actividad minera, produzca en su territorio en altos volúmenes que favorecen economías de escala y en varias empresas que generan competencia de precios. Conviene hacer presente que fueron importaciones de bolas de acero proveniente de China, que la comisión técnica pertinente calificó de dumping por lo cual se justificaba aplicar un gravamen a las importaciones, pero China lo ha cuestionado  y en una ocasión habría logrado rebajarlo y en otro no aplicarlo. No es fácil oponerse al país oriental ya que sus represalias pueden perjudicar a nuestras exportaciones que significan valores muy superiores a los de las importaciones de bolas de acero. Una de las empresas que producen estas bolas de acero que exportan a Chile, es de capitales chilenos.

Lo anterior es consecuencias de la globalización en que muchas empresas externas se han ido a invertir a China, por su mano de obra eficiente y de muy bajo costo. Además el gobierno de ese país defiende sus mercados externos tanto de empresas del Estado como privadas nacionales o extranjeras.

El caso de Paños Oveja de Tomé es un triste ejemplo de empresas tradicionales chilenas, que han generados valiosos y prestigiados productos, incluso de exportación como en este caso sus casimires de oveja de muy buena calidad, han debido cerrar. Su término ha afectado seriamente a la población de esa ciudad tanto en lo económico como en lo social.

Conviene recordar cómo gobiernos de otras épocas impulsaron el establecimiento de industrias en ciudades de menor importancia económica y poblacional, como fueron las plantas de IANSA productoras de azúcar de remolacha. Un caso muy especial fue el de la planta de IANSA en Valdivia (Rapaco), que se instaló en esa zona por la crisis económica que entonces sufría.

Debe recordarse también el apoyo estatal a las armadurías de vehículos motorizados en Arica, a base entre otras medidas de actuar con una política arancelaria, que se mantenía mientras ellas fueran progresivamente incorporando en sus vehículos mayor componente nacional.

Triste fue la situación de Cerámicas Cordillera que paralizara su moderna maquinaria productora, para continuar como una nueva empresa solo comercializadora de productos venidos del exterior.

Uno de los problemas que sufría el país en el pasado era la concentración industrial en Santiago y Concepción que se pretendió reducir.

Hoy parece nada importar que terminen de producir, de perecer una o más empresa, como unas de ellas productoras de cobre elaborado. Triste muerte de MADECO, empresa creada por CORFO, y al igual que MADEMSA que después fueron vendidas a inversionistas privados, como podría considerarse un buen procedimiento.

 

Muchos otros ejemplos desgraciadamente podrían darse.

_________________________

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos