Medicina natural, actualidad y economía

Se requiere solución urgente al sistema de revisiones técnicas de los vehículos motorizados. Lo que hoy sucede, a lo menos en la Región Metropolitana, es una vergüenza nacional

Es indignante lo que acontece con estas revisiones y la pasividad del Gobierno frente a esa realidad. Ya tuvimos la triste experiencia del Registro Civil, con sus huelgas ilegales, que le dieron a amplios sectores de la sociedad, a nacionales y extranjeros, un trato vergonzoso. Por lo menos para ese tema existía la justificación de una huelga. Vimos tratos indignantes para tantas personas que esperaban horas y horas en ser atendidos. Algunos pasaban la noche entera a la espera no segura de lograr su objetivo.

Lo que está sucediendo con las revisiones técnicas, no tiene nombre. Qué falta de visión se está teniendo en día de hoy en los sectores responsables. Cada día el problema se agrava más.

El año pasado en el mes de enero en que tenía que hacer la revisión de mi auto, demoré alrededor de una hora en hacerlo. Este año traté de proceder igual y eran cuadras de vehículos esperando. Hoy día fue mi hijo temprano en la mañana a otra planta. La cola era de decenas de cuadras.

El daño que se hace es imperdonable; la pérdida de tiempo que significa llegar a cumplir el objetivo, con alta probabilidad que se pierdan horas sin que se logre lo perseguido. Las pérdidas de tiempo son irrecuperables, las angustias e incertidumbres son muy graves; pueden generar realmente trastornos mentales y de otra naturaleza que caigan en problemas ya de salud pública. Puede conducir a la violencia.

Cómo estas situaciones no pueden preverse. Qué pasa con tantos servicios responsables y con tantos profesionales con tantos títulos y tantos posgrados y especialidades. Hemos perdido todo sentido de la planificación.

La explicación sería una insuficiencia de plantas; a qué se debe eso. Cómo eso no puede ser previsto.

Si se pretende algo imposible, suspéndase la exigencia.

El origen parece haber sido el cierre de varias plantas sin prever los reemplazos de ellas y sumado a eso toda la expansión del parque automotor.

Cómo pueden mantenerse obligaciones imposibles de cumplirse. Es impresionante e indignante la pasividad de las autoridades; parece que no tuviéramos Gobierno. No se dan cuenta del problema. El Gobierno no tiene sistemas de inteligencia que capten la magnitud y gravedad del problema y la molestia de los ciudadanos.

Ya presentado el problema, hay soluciones inmediatas.

Suspéndanse exigencias que van más allá de sus posibilidades de solución. Hay que ser realista y tener un mínimo de criterio.

Estudiar las situaciones de oferta y de demanda y regular el sistema. Mientras la demanda sea mayor que la oferta, el tema no tiene solución.

Se establecieron anteriormente postergaciones tardías que han agravado las situaciones actuales, presionadas aún más ya que los permisos de circulación deben renovarse en marzo y para ello se requiere tener las revisiones aprobadas.

Son varias las medidas inmediatas que conduzcan a la pronta solución.

  • Por ejemplo, extender los plazos de los vencimientos y establecer permisos de circulación sin exigencia de revisión técnica por seis meses; es normal que los permisos se otorguen y cobren por semestres.
  • Que las plantas trabajen en las emergencias a horarios continuos, como las aduanas o los servicios sanitarios en los aeropuertos y carreteras. Mientras existan listas de espera sin atender, que se extiendan los horarios; se atienda también los días festivos.
  • Debería hacerse obligatorio un sistema de dar atención a las solicitudes de revisión con horarios específicos; se pueda pedir hora. De manera que el que lo solicite sepa que no durará más de una hora su revisión.
  • Extender la no exigencia inmediata a vehículos de menos de cinco años de antigüedad.
  • Autorizar los permisos de circulación, como situación de emergencia, a los vehículos que estén al día en sus revisiones regulares en talleres autorizados para cada marca.
  • Que las plantas tengan sus canchas de recepción de manera que el vehículo se estaciones hasta que sea atendido y no necesite instalarse por horas en colas de lento avance, que además de perder tiempo agravan la presencia de fuentes de contaminación con motores en marcha o en continuos procesos de detención y partida.

Qué fácil parece ser solucionar esta emergencia, sólo con usar criterio y que las autoridades desde las de más alto nivel actúen con realismo y sentido de responsabilidad.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos