Medicina natural, actualidad y economía

Tema de actualidad es el de la “Pensión Garantizada Universal” y especialmente algunos cuestionamientos a su financiamiento

El tema de la previsión merece un análisis profundo. Es fácil que el caiga en planteamientos populistas.

Uno de los que por más tiempo se ha captado es el “de no más AFP”. Sin duda el sistema imperante ha generado críticas que a lo menos tienen algo de justificación. Por una parte el sistema anunció jubilaciones muy superiores a las que se obtienen actualmente; se propició a través de anuncios sin mayores fundamentos, que crearon expectativas muy superiores a las realidades que se están viendo. Junto a ello, las AFP como empresas, han mostrado altas rentabilidades.

A lo menos se podría decir que hubo para crearlas, anuncios de expectativas muy superiores a la realidades. Además, lo que es más grave, que la imposición era de un porcentaje cerca de la mitad de la que existía en el sistema tradicional anterior. Eso fue una verdadera carnada para que los imponentes se trasladaran al nuevo sistema, al de las AFP. Además se anunció que más adelante el traslado iba a ser obligatorio.

Desde luego. A partir de su creación, los nuevos imponentes ya no podrían pertenecer al sistema anterior, al de las cajas de previsión.

Se supone que hubo una competencia entre las diferentes AFP, basadas en las comisiones que cobraban y los resultados sobre los fondos previsionales acumulados. Además el imponente podía cambiarse de AFP. Seguramente las que han cobrado comisiones más altas son las que han obtenido los mejores resultados para sus ahorrantes.

Sin duda dos pecados iniciales tuvo el sistema, uno el de ofrecer sin mayores bases realistas altas pensiones de jubilación y, el otro pecado, fue establecer una tasa de retención más baja, con lo cual el imponente recibía una remuneración neta mayor. Son pecados que tienen su costo.

En general, se reconoce que el sistema de las AFP tuvo buenos resultados para el imponente en el aumento del valor de los fondos recibidos.

Así se ha llegado al tema de actualidad que es el de la “Pensión Garantizada Universal” (PGU) y especialmente su financiamiento.

En el camino en que se va, da la impresión que el sistema al cual llegaríamos tendría dos componentes, uno es el PGU, una pensión básica mínima para todos los ciudadanos y otros componente basado en el ahorro previsional particular de cada ciudadano que podría encauzarse a través de algo parecido a la AFP o a ellas mismas, y alguna institución fiscal que se originaría, de características similares.

La PGU ha tenido gran respaldo político y sin duda es una iniciativa muy interesante. Se llegaría a que a futuro todo ciudadano después de una determinada edad recibiría una suma importante para sobrevivir, hubiera o no hubiera recibido remuneración en su vida activa.

Es de esperar que la PGU no reciba parte de los ahorros previsionales de los imponentes, sacrificando a quienes trabajan con remuneración y generando imposición, como se han manifestado parte importante de las ideas planteadas en otras iniciativas anteriores.

También se ha sugerido crear una imposición patronal, y que parte de ella vaya a un fondo solidario. Esas proposiciones no me gustan. Por una parte la imposición patronal crearía in mayor costo de la contratación formal, la que se debilitaría. Un gran problema en nuestro país es la alta y creciente participación del trabajo informal, que en alto porcentaje se traslada a la venta callejera. Además el no cumplirse oportunamente el aporte patronal, pasa a ser de menor gravedad que él no imponer el dinero que pertenece al trabajador

En mi opinión sería positivo financiar parte de la PGU con un porcentaje creciente de los ingresos fiscales por IVA. Asociado ello, una modificación del IVA que pueda no cobrase a productos de primera necesidad y establecer tasas mayores a los productos suntuarios, por ejemplo a los automóviles de lujo.

La reducción de los ingresos fiscales para el Presupuesto Nacional, podría reponerse e incluso ampliarse, con un aumento de las tasas impositivas a los contribuyente de mayores ingresos.

Financiar la GPU con parte del IVA obligaría a modificar la Constitución vigente, ya que ésta no permite impuestos para fines específicos, salvo en forma expresa con las ventas de CODELCO que en un 10% de ellas deben destinarse a la Fuerzas Armadas.

En el trámite parlamentario de la legislación para financiar la GPU se ha planteado, con amplio apoyo político, – en mi opinión fruto del populismo -, crear un impuesto al patrimonio de los más ricos ( y las más ricas en patrimonio). Ya la legislación en gestación ha tenido una aprobación casi plena de la Cámara de Diputadas y Diputados, con la oposición muy definida del Gobierno. Tener presente de no contar con el apoyo del Gobierno sería inconstitucional; se espera una participación menos populista en el Senado.

La presión por sacar adelante la GPU con su financiamiento de origen parlamentario, es fuerte; importante va ser la posición del Senado y finalmente la del Gobierno, si el Senado respalda la posición de la Cámara. Personeros del Gobierno han manifestado en que se va a considerarla inconstitucional.

El impuestos a los más ricos (llamados super ricos),merece un profundo análisis.

Un principio tributario es que el impuesto sea preferentemente al consumo y a la renta, no al capital. Al capital puede considerarse una expropiación. Por otra parte debe tenerse presente que el capital o patrimonio constituye un stock y no un flujo, como lo es la renta.

Determinar el capital a una fecha determinada es difícil, no es lo tradicional cuando todo funciona en el sistema comercial y tributario registrando ingresos y utilidades., para integrarse finalmente en una información anual, en gran parte para determinar tributos.

El impuesto al capital o patrimonio pasaría a ser incluso un impuesto a la plusvalía.

Además difícil de calcular, puede contribuir a que el “super rico” traslade patrimonios a otros lugares o inversiones difíciles o imposibles de calcular. Se dice que se habría aplicado en algunos países con resultados no positivos, y se estaría volviendo a no ser utilizado. Convendría tener una visión muy objetiva de los resultados que ha tenido su aplicación.

Creo que sería conveniente consultar a Impuestos Internos sobre el sistema, ya que si es difícil de determinar el monto de los nuevos tributos, se podría aumentar diluciones  junto con injusticia tributarias, algunos pagando lo justo y otros más hábiles menos.

Se dice que el sistema podría estimular la salida del país de capitales como también el traslado de patrimonios a familiares o a otras personas naturales o jurídicas.

Agregar un nuevo sub sistema de tributación, debería tener un profundo análisis inicial y tratar de conseguir para este agregado, un respaldo importante, no sólo de un populismo ocasional o temporal.

_____________________

 

 

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos