Una buena alimentación, similar a la “dieta mediterránea”, demuestra un positivo efecto para defenderse de la aparición del párkinson. Inquietud por la omisión del té verde

Interesante artículo presenta El Mercurio del 20 de agosto que se titula “Descubren que un tipo de dieta mediterránea puede ayudar  a mantener a raya al párkinson”.  Su autora es Janina Marcano.

Antecede al  título en letras menores “Estudio de Harvard evaluó a casi cincuenta mil personas”.

Nota. Los resultados de este estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard  (EE.UU), habrían sido publicado recientemente, el 19 de agosto de 2020, en la revista Neurology.

 

El artículo se inicia con el siguiente párrafo:

Uno de los principales problemas asociados al párkinson es que no existe una estrategia definida para prevenirlo, ni tampoco medicamentos que ayuden a frenarlo o curarlo”.

Nota de Chateauneuf.  Me preocupa que se ignore la valiosa información que se ha reunido en los últimos años respecto a los positivos resultados del consumo del té verde.

 

El párkinson presenta síntomas previos. Según los autores del  estudio, algunos de estos  son estreñimiento, somnolencia diurna, trastornos del sueño y depresión.

Otro interesante párrafo del artículo del diario es el siguiente:

Desde hace algunos años, se sabe que hay un conjunto de síntomas que son predictores del párkinson, es decir, que son un conjunto de manifestaciones que aumentan muchísimo el riesgo de tenerlo”, explica Carlos Juri, neurólogo especialista en trastornos del movimiento de la Red de Salud UC Christus.

En la investigación se evaluó a 47.679 personas a las que se les preguntó sobre su dieta diaria cada cuatro años a partir de 1980. Además en 2012 se les consultó si habían presentado alguna de las dos afecciones que son más comunes  en los pacientes que luego son diagnosticados con párkinson: estreñimiento o algún trastorno del sueño que implica agitarse o hacer movimientos mientras duermen.

Luego, los investigadores analizaron qué tanto habían seguido los participantes la dieta mediterránea alternativa,  la cual es similar a la tradicional, pero incluye solo cereales y granos integrales y no considera lácteos. Ambas fomentan el consumo de frutas, verduras, legumbres y desaconsejan una alta ingesta de carnes rojas. 

El estudio permitió concluir que quienes se adhirieron más a la alimentación recomendada, tenían 33% menos probabilidades de presentar tres o más de los síntomas que preceden al párkinson.

Lo anterior querría poder decir que disminuiría el riesgo de sufrir párkinson.

El artículo de El Mercurio señala expresamente:

Los especialistas consultados creen que los hallazgos son una `fuerte evidencia´ de que una buena dieta puede ser un factor de protección frente a esta patología. 

Opiniones de los especialistas consultados:

  • Los mecanismos podrían ser varios. “Una alimentación saludable protege a las células neuronales en términos generales, es decir les permite enfrentar mejor cualquier estrés del sistema”, explica Pedro Chana, neurólogo del centro de párkinson de la Clínica Alemana.
  • Claudio Hertz, director dl Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNM), cree que la clave también podría en estar en ciertos componentes de la mayoría de los alimentos saludables.
  • “Tienen aceites esenciales y vitaminas que tendrían un papel en la protección de las neuronas frente a ciertos daños”, comenta Hertz.
  • “Por otro lado, comer esta dieta finalmente es dejar de consumir aceites suprasaturados o químicos, moléculas que producen estrés oxidativo, lo cual se sabe que está totalmente relacionado a la enfermedad , añade.
  • Los especialistas creen que el mensaje es claro, cuidar el envejecimiento a través de la dieta parece ser también una forma de proteger el cerebro, coinciden.

 

Termino este artículo señalando mi preocupación por la omisión que se hace del efecto del té verde sobre el cerebro, para enfrentar enfermedades que se generan en ese órgano. Espero en fecha próxima presentar un artículo sobre este tema.

 

¿Algo que decir? comparta con nosotros un mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aún no hay comentarios para este artículo.