Medicina natural, actualidad y economía

Votos de chilenos residentes en el exterior. El tema sigue pendiente y considero que siguen válidas inquietudes que escribí el 1 de diciembre de 2010

Ya llevamos años discutiendo este tema. Fue lamentable la posición mayoritaria de la nueva derecha chilena que ha tramitado permanentemente esta aprobación; se echa de menos esos grandes estadistas de la derecha del pasado.

Se quiso condicionar este derecho a voto a exigencias ridículas, al parecer con dos intenciones. O permitir el derecho a voto con exigencias que sesgan la representación política a favor preferentemente de sectores de altos ingresos, especialmente de empresarios con relaciones internacionales, o bien, aparentar una voluntad de autorizar a que los extranjeros voten, pero poner obstáculos para que esta decisión no se concrete. Esto último se ha logrado hasta hoy.

Recuerdo hace algún tiempo que el presidente Piñera, respaldando la posición adoptada por Allamand, defendió la idea de mantener una exigencia, pero señalo que ésta podría ser sólo la de estar inscrito en el consulado respectivo. Eso no puede considerarse una exigencia propiamente tal sino que es parte del cumplimiento de la obligación lógica electoral general para votar la de estar inscrito en alguna mesa electoral.

La oposición ha sido favorable a la autorización sin restricciones específicas. Renovación Nacional aparece con parte de ella de una posición más abierta y la UDI más ampliamente negativa.

El tema se asocia en varios aspectos a la modificación del sistema electoral parlamentario binomial. La demora en decidir algo tan simple como el voto en el extranjero, hace pensar que modificar el sistema binominal se hace por ahora casi imposible durante este gobierno.

Presento más adelante lo que escribí a fines del 2010; conviene recordarlo. También presento un interesante artículo rescatado de Internet en que se hace una interesante información histórica.

Esto es parte de lo que publiqué en mi página web en el 1 de diciembre de 2010

Es una lástima que el voto del chileno en el exterior se condicione a que ese ciudadano “incompleto” deba haber tenido una permanencia mínima en Chile de determinados meses. Los “estadistas” del actual Gobierno entran a negociar si es un lapso de 12 meses en diez años (10%), que ahora se rebajaría a cinco meses en ocho años (5,2%). Ya ha bajado el Gobierno a casi la mitad la exigencia sin mayor negociación. Por qué no se sigue negociando para tender al 0 %. Será materia de negociación o de criterio.

Sistema engorroso. Sería más fácil hacerlo por días y no por meses; ¿tendrán que ser meses calendarios completos o se podrán sumar días de dos meses seguidos? ¿Cómo se consideran los meses, de 31 días, de 30, de 28 ó de 29? ¿Los cálculos se tendrán que hacer para cada votación? ¿Qué pasa si hay una segunda vuelta y en el lapso entre ellas se pierden los derechos? ¿Quién califica a quienes tienen derechos? ¿Quién es responsable de los errores voluntarios o involuntarios que se cometan? ¿Cómo reaccionará ese ciudadano que tenga derechos y que los pierda? Esto me parece increíble, tanto en su fondo como en su forma. Por un día más en el extranjero o un día menos en Chile se pueda perder el derecho a ser un auténtico ciudadano chileno, con plenos derechos cívicos.

Sabias y maduras democracias europeas dan voto a sus ciudadanos en el extranjero, aunque ellos tengan la doble nacionalidad. Incluso tienen derecho ciudadanos descendientes que nunca han estado en el país europeo.

Qué importante es tener chilenos dispersos en el mundo entero que se sientan ciudadanos plenos. Cuánto nos pueden ayudar todos aquellos que a la distancia se consideren más chilenos. Posiblemente se preocuparán más de su lejana patria. Seguramente más banderas chilenas apoyarán a nuestros deportistas en sus competencias en el exterior.

Cómo estarán calculando estos “neoestadistas” la forma en que afecta cualquiera reducción en estas exigencias sobre la votación de la “neoderecha” chilena. Cómo se echa de menos a los grandes políticos de la Derecha de la antigua democracia, que miraban más el bien de Chile que los mezquinos intereses electorales. No olvidemos cómo se le fue dando derechos políticos a la mujer y cómo también se les dio a los analfabetos. Qué importante es tener una auténtica y plena democracia.

En mi opinión esto debiera ser materia de Constitución y/o de plebiscito. Estoy seguro que si eso se consulta al pueblo ciudadano chileno, por gran mayoría se aprobaría sin más requisitos que inscribirse en el Consulado más cercano a su residencia en el país extranjero.

 

En la búsqueda de antecedentes al respecto me he encontrado con un interesante artículo en Internet, titulado:

“Promesas 21 de mayo: Voto de chilenos en el exterior”

http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/discurso-21-de-mayo/promesas-21-de-mayo-voto-de-chilenos-en-el-extranjero/2013-05-12/201017.html

Más adelante presento el artículo in extenso. De él se deduce claramente que la oposición es partidaria del derecho a voto sin más restricciones que la inscripción en el consulado más cercano. Esta posición también fue respaldada por Allamand como candidato. Además posteriormente se menciona el respaldo del presidente Piñera.

Tengamos presente que Allamand y parte importante de Renovación Nacional ha sido partidaria de una modificación del sistema electoral denominado binominal

Se presenta la indiferencia de Longueira con el tema cuando expresa que sus preocupaciones son otras: “A mí me importa que voten los que viven en Chile, porque estamos con un problema mayor, que no están votando ni los que viven en Chile, así es que la pega mía es que voten los que estamos en nuestro país“.

Se dan resultados de dos encuestas en que aparece como mayoría el voto en el extranjero. En la última encuesta se hace mayoritaria la votación sin más exigencia que la inscripción consular.

La autorización sería para elección presidencial y opara plebiscitos nacionales.

El Gobierno es partidario de dar derecho a sufragio a quienes mantengan un “vínculo” con el país.

Desde la oposición rechazan la idea de poner condiciones.

Publicado: Martes 21 de mayo de 2013 | Autor: Cooperativa.cl

La dificultad de definir en qué consiste el “vínculo” que pide Sebastián Piñera ha atentado contra la posibilidad de avanzar en esta promesa pendiente.

Reitero hoy día una convicción personal: soy partidario de darle derecho a voto a los chilenos que residen en el extranjero, en la medida que mantengan un compromiso y sentido de pertenencia con nuestro país y se establezca un sistema de inscripción y votación que garantice la limpieza y transparencia del proceso electoral“, dijo el Presidente Sebastián Piñera en su discurso ante el Congreso el 21 de mayo de 2010.

La Constitución chilena establece el derecho a sufragio de todos sus ciudadanos, pero ello no es posible para los connacionales que residen en el extranjero, excepto si vienen al país a ejercer su derecho. La Carta Fundamental no establece el modo y las circunstancias en las que podrían los ciudadanos chilenos sufragar estando fuera del país.

El proyecto

El Gobierno ingresó un proyecto al Congreso el 1 de diciembre de 2010, en el que advierte que “nuestro ordenamiento no contempla la forma y los casos en que los ciudadanos chilenos puedan participar en elecciones desde el extranjero. Ahora bien, este Gobierno cumpliendo con uno de los 75 compromisos adoptados con el país durante la última campaña presidencial, y con el objeto de revitalizar la democracia, quiere cubrir ese vacío legal, permitiendo a los ciudadanos que residen fuera del territorio nacional participar en igualdad de condiciones con los residentes del país, en procesos eleccionarios, siempre sujeto a ciertas condicioes“.

Se estima que actualmente hay alrededor de ochocientos mil chilenos residiendo en el extranjero, principalmente en Argentina, Estados Unidos y Europa, quienes se ven impedidos de ejercer su derecho a sufragio desde el extranjero. Lo anterior es una preocupación para este co legislador. Es necesario hacer partícipes de nuestra democracia a aquellos chilenos que, fuera de nuestro territorio nacional, aún se encuentren vinculados con nuestro país. Los mecanismos que permitirán establecer la existencia de esa vinculación serán materia de legislación orgánica constitucional“, indica el texto.

En cuanto a la exigencia de vinculación, ésta se encuentra íntimamente ligada con la función política que implica el pertenecer al cuerpo electoral de un país. Si un chileno residente en el extranjero se encuentra aún vinculado a su país, éste naturalmente siente preocupación por los destinos de Chile y, por ende, puede asumir plenamente la responsabilidad que implica el participar de una elección“, consideraba el Gobierno.

El derecho a votar de los ciudadanos que residen en el extranjero, ya sea de manera transitoria o permanente, constituye, en general, una práctica reciente a nivel internacional (…) Adicionalmente, en el ámbito del Derecho Comparado, la mayoría de los países que hoy permiten el voto desde el extranjero a sus conciudadanos, imponen restricciones para ejercerlo. (…) La mayoría de los Estados que han concedido el voto en el extranjero lo han hecho con un propósito específico, incluso más allá que tan solo generar más espacios de participación política. Asimismo, la mayoría de estos países han establecido ciertos requisitos para que uno de sus nacionales pueda votar fuera del país. Dichos requisitos buscan generar algún grado de vinculación con el país. Países que han abierto totalmente el voto a sus nacionales en el extranjero lo han hecho con el propósito de generar lazos entre la comunidad en el extranjero y su país. Sin embargo, en muchos de esos casos la participación política no ha sido realmente significativa“, se argumentaba.

El proyecto de reforma constitucional, suscrito por el Presidente Piñera y los ministros Hinzpeter (entonces titular de Interior) y Larroulet, propone, en concreto, introducir un nuevo inciso cuarto al artículo 13 de la Constitución, para que éste señale que: “Los ciudadanos con derecho a sufragio que se encuentren fuera del país y mantengan vínculos con Chile podrán sufragar desde el extranjero en las elecciones y plebiscitos que establezca una ley orgánica constitucional. Dicha ley establecerá también las condiciones y formas en que se ejercerá este derecho y regulará las circunstancias que constituyen tal vinculación“.

La discusión

El debate público en torno a este proyecto de ley ha sido recurrente a lo largo de los tres años del Gobierno de Sebastián Piñera, y ya que el oficialismo y la oposición coinciden en la importancia de dar el derecho a voto a los connacionales que residen fuera de Chile, la discusión se ha trabado a raíz de las condiciones que definirían el “vínculo” demandado por el Ejecutivo.

Podemos discutir qué significa un vínculo, cómo se mide un vínculo, pero creo que todos estamos de acuerdo en que lo menos que se le pude pedir a un ciudadano para decidir con su voto los destinos de ese país es que tenga un vínculo con su propio país“, ha dicho el Presidente Piñera, en una postura que ha sido compartida en el oficialismo, especialmente desde la UDI.

La Concertación, en tanto, ha criticado la postura del Gobierno, más aun en el contexto del debate que permitió la aprobación de la Ley de Inscripción Automátiva y el Voto Voluntario.

El Gobierno está poniendo requisitos imposibles, por ejemplo que tengan que estar seis meses (en Chile) en los últimos 10 años los chilenos que viven en el extranjero“, alegaba en noviembre de 2010 el senador DC Patricio Walker.

Luego el Gobierno propusorebajar a cinco meses(continuos o discontinuos) de permanencia en el país durante los últimos ocho años el mentado vínculo.

Una encuesta de la empresa Ipsos publicada en abril de 2011 mostró que el 76,2 por ciento de los chilenos estaba a favor del voto de los chilenos en el extranjero. Del total de consultados el 47,5 por ciento se declaró a favor sin condiciones y el 28,7 por ciento apoyo la medida, pero condicionada. Un 23,5 por ciento de los chilenos rechaza el sufragio de quienes residen en el extranjero.

Otra encuesta de Imaginacción, la Universidad Técnica Federico Santa María y Radio Cooperativa de mayo de 2011 mostraba que el 69,8 por ciento de los consultados apoyaba el voto chileno el extranjero; un 12,3 por ciento con “requisitos adicionales”, mientras un 17,9 por ciento creía que “ningún chileno en el exterior” debe poder sufragar.

La senadora DC y ex canciller Soledad Alvear ha sido una de las principales figuras políticas de oposición que ha abogado por el voto de los chilenos en el exterior sin condiciones: “La Constitución Política del Estado establece con absoluta claridad que tienen derecho a voto todos los chilenos, independiente si viven dentro o fuera del país, y lo único que falta para que los chilenos que viven fuera de nuestro país voten es que exista una ley orgánica que establezca la forma en que ese ejercicio de sufragio se va a ejercer“, decía Alvear en diciembre de 2012 tras reunirse con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y presentarle, junto a la senadora Isabel Allende (PS), un proyecto de ley en tal sentido.

Cuando votamos la inscripción automática y el voto voluntario -donde iba incluido el voto de los chilenos en el exterior- se nos dijo que para apurar el proyecto y se alcanzara a votar en las municipales con voto voluntario, se dejara el voto de chilenos en el exterior afuera para votarlo inmediatamente después, y no ha pasado“, alegaba también Alvear recién en abril pasado.

¿Ahora sí?

En los últimos días el tema ha vuelto a la palestra. En una entrevista radial el Presidente Piñera insistió en que él es “partidario del voto en el extranjero”, pero “la discusión es si deben votar todos o quienes tienen un vínculo con Chile, acotó.

El candidato presidencial de Renovación Nacional, Andrés Allamand, dijo ser “firme partidario de facilitar al máximo el voto de chilenos en el extranjero”, proponiendo como “único requisito” el que “esos chilenos se acerquen a las embajadas y consulados y se inscriban en un registro, diciendo que quieren votar en nuestras elecciones“.

Hasta ahora, por distintas razones, esto no ha sido posible sacarlo adelante“, pero “hay muchas personas de nuestra nacionalidad que hoy día trabajan o estudian o se encuentran en el extranjero“, advirtió Allamand, que incluyó este tema en su batería de proyectos de reforma constitucional que plantea en campaña.

A 10 meses de que finalice el Gobierno de Sebastián Piñera, desde el Ejecutivo parecen haber flexibilizado su postura original. En tal sentido el ministro Chadwick indicó que el Mandatario tiene “intención y voluntad” para sacar adelante el proyecto.

Una de las posibilidades de avance podría darse sobre la base de exigir la inscripción electoral como modo de establecer un vínculo de los chilenos en el extranjero para efectos de ejercer su derecho a voto“, explicó Chadwick, en una idea similar a la expresada por Allamand.

El abanderado de la UDI, Pablo Longueira, explicitó que sus preocupaciones son otras: “A mí me importa que voten los que viven en Chile, porque estamos con un problema mayor, que no están votando ni los que viven en Chile, así es que la pega mía es que voten los que estamos en nuestro país“, sentenció.

Debemos lograr de una vez por todas que los chilenos en el exterior puedan votar“, declaró, en tanto, la candidata del PS, el PPD y el MAS, Michelle Bachelet, al ser proclamada candidata de dichas colectividades el sábado 13 de abril en un acto en el Teatro Caupolicán.

Escriba un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, soy Rolando Chateauneuf.

Dentro de mi blog podrá encontrar contenidos  relacionados a:

Alimentación y nutrición, Ética y valores. Cáncer. Constitución. Cultura ecuestre. Economía y Desarrollo. Dólar. Inversiones extranjeras, Medicina natural (Plantas medicinales). Política agrícola. Universidad de Chile.

Para ubicar los artículos por temas, descienda por esta columna hasta alcanzar a Categorías y ahí pinchar la que le interese.

Buscador
Categorías
Archivos
Archivos
Enlaces externos